Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VÉRTICES DE LA TEMPORADA QUE PASO MIURA y II Por Luis BOLLAIN TyrlUKA se me está mostrando mucho más abierto y comunicativo de lo que yo suponía. Circunstancia que aprovecho- -abuso de bondad se llama esa figura- -para lanzarme por los vericuetos de estas preguntas de mala idea, acordes con el tema del dramatismo que traemos entre manos; ¿Busca Eduardo Míura al hacer la selección meter en sus reses una cierta dosis de dificultad para servir de este modc a la famosa leyenda negra que es, en definitiva- -al m e n o s para la masa- uno de los rasgos más característicos de esta ganadería? Añado puntualizando: ¿Siente el actual Eduardo Miura al compás de aquel abatimiento de su abuelo Eduardo cuando supo que Belmonte había dominado al toro berrendo de la corrida de Feria de Sevilla del año 14? Y aún resumo en pocas palabras: Que prefieres, Eduardo, ¿que llamen a tus toros los terribles miuras o que los llamen los eduarditos -Tan absurdo seria que yo en la tienta fuese en busca del toro difícil como que. no tuviera otra aspiración que la de encontrar el toro suave Ni dificultad a palo seco ni suavidad al desnudo. A lo que de verdad dirijo mis pasos es a la bravura Por eso hago la tienta pensando en la bravura... y nada más. No quiero para mí ni eduarditos ni terrorí- Un toro de Miura. Cuando se pregunta: ¿cómo debe ser el tipo del toro bravo? puede contestarse: ¡así! fieos miuras aunque éstos alimenten la no llevado hasta el límite de estimar que leyenda negra de Jos toros de la casa. el toro sale a la plaza a poder con el Claro que a pesar de que mis intenciones torero, y que si no puede con él ha ira van por donde te digo, no puedo evitar casado el toro... y ha fracasado el ganaque, de. vez en cuando, me salgan toros dero que lo crió. Quédense estos gestos que se acuerden del tío de las patillas -de vivo color, ciertamente- -para per- -Del tío que es el abuelo Eduar- fumar de romanticismo la historia de aquellos venerables ganaderos romántido en este caso. -Exactamente. Y con el que, por cier- cos a los que de manera tan magistral to, no comparto aquel sentimiento de describió nuestro gran amigo Luis Ferdesolación y derrota que tan abatido le nández Salcedo. Nosotros, con los pies dejó ai saber que Belmonte, en la famosa más asentados sobre la tierra, procureFeria de Sevilla del año 14, se había he- mos una fiesta española de la que no esté cho el amo de un toro pavoroso al que ausente nunca el clima de drama, pero mi abuelo consideraba poco menos que en la que tampoco falte el arte de torear invencible. Esto se acabó ya. Y en buena y de poder con los toros. Eduardo Miura llegó a mi casa con hora. Porque está muy bien- -antes io dije- -el dramatismo en la fiesta, pero puntualidad torera y ganadera a la una del mediodía. Y empezamos a charlar sobre nuestro tema del toro. Miento: lo que abrió plaza en la conversación fue... el tema de la gripe. Porque la muy picara, sin respetar jerarquías, se refugió en las tablas de la casa Miura y tiró su cornaíta al ganadero. Pero en seguida tomamos el aire de, lo taurino, y cuantío quisimos recordar, el reloj andaba ya muy cerca de las tres. Entonces se me ocurrió esta idea: ¿Te parece que llame a Pepe Luis, que vive aquí al lado, y nos vayamos los tres a comer en un restaurante del Parque? -Me parece superior. Pepe Luis es persona entrañable y muy ligada a mí, porque empezó su carrera de torero a la vez que yo comenzaba la de ganadero. Además, hace, mil años que no le echo la vista encima. Dicho y hecho. Y ya, con Peps Luis junto a nosotros; con un Pepe Luis, figura de ayer, que toreó muchos miuras durante su vida profesional, hablo así: -No revelo ningún secreto si digo que hoy las figuras no quieren tus t o r o s Eduardo. Pero no sólo es que no los quieren, es que consideran que el torera que los torea pierde categoría justamente, por torearlos. Lo mismito que antes. Igual que cuando, de cara a la FsrJH de Esos son los toros de Miura Eduardo lps señala desde su coche.
 // Cambio Nodo4-Sevilla