Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por Camilo MURILLO otros tiempos. ERANaños atrás, en Exactamente veinte 1950. Acababa de Después, junto á un actorcete que empezaba y que se apodaba Tony Leblanc, había interpretado una versión de La Revoltosa de inusitada permanencia- -meses y meses- -en uno de los más populares cines de Madrid: el Postas. (En aquel film, por cierto, actuaba Mario Berriatúa, recientemente fallecido también. En dos palabras: aquella starlette de tan meteóricos principios se llamaba Carmen García Galisteo; por nombre artístico Carmen Sevilla. ¡Ah, bueno! E n el equipo venía también un cantante guipuzcoano, al que todo el mundo hacía poco caso. Todo el mundo menos yo. Porque, al igual que aquel heterogéneo equipo de rodaje, lo acababa de llegar a Sevilla. Pero desde Francia, adonde había marchado con una compañía de arte popular andaluz, de chavalillos cómo se decía entonces, que encabezaba Maruja Bustos, entonces una niña de doce años. Y en Francia me había dado cuenta de la musitada popularidad de Luis Mariano. Caminaba uno por La Canebiére, de Marsella, e iba uno materialmente oyendo a Luis Mariano en todos los altavoces de los grandes almacenes, en todos los tocadiscos tragaperras: La belle dé Cadix a des yeux de velours, la belle de Cadix jamáis eut qu un amour... 0 llegar a Sevilla, a rodar exteriores, el equipo de El sueño de Andalucía presididos por un gran señor del cine, uno de los pocos que en el cine ha habido, llamado Enrique Domínguez Rodiño, de familia estrechamente vinculada a Sevilla, maestro de periodistas, que h a b í a c o n s e g u i d o entrevistar a Hindemburg- Sie stod ein Glückpilz Es usted un tío con suerte le dijo el ayudante del mariscal- -y descubrir el emplazamiento exacto de la tumba de Ángel Ganivet, con lápida escrita en caracteres cirílicos. En el equipo figuraba mucha gente. Fernando Sancho- -que entonces aún no era famoso en Italia- Maruja Díaz, que hacía un papel cómico secundario; el incomparable Maurice ¡Baquet, polifacético mago francés de la risa; Antonio Casal, Pepe Nieto, que estaba poco más o menos igual de joven que hoy... Y a la cabeza del reparto una chiquilla nacida en Heliópoüs y a quien sacaron de pila EstreUita Castro y Antonio Olmedo, inolvidable director de A B C de Sevilla. Era hija de Antonio García Padilla, el autor de La Tarara y Patio moro y nieta de Dpn Cecilio el de Triana. La acompañaba Su madre, doña Flora, una de las mujeres más bellas que ha producido Andalucía. La muchacha acababa de protagonizar una película al lado de Jorge Negrete, que entonces, y antes de inventarse la palabra fan ya provocaba conflictos de orden público en las calles. Se titulaba el film Jalisco canta en Sevilla Parte de la acción de la película se desarrollaba en la Maestranza de Sevilla, por lo que toe apresuré a poner en contacto al grupo de producción con mi entrañable colaborador Rafael Belmonte (hermano de Juan) hoy doctor en Medicina y en Flamencología. De ahí vino mi amistad con Luis Mariano, pese a que- -el cine es así de ilógico- -las escenas de toros se rodaran en la vecina Carmona y de la Maestranza se aprovechara poco más de la fachada, a fin de rodar a Luis vestido de matador que salía en triunfo por la Puerta del Príncipe entonando Ole, torero La amistad culminó con un cocido, Un cocido sevillano- -para el gran Luis Mariano pareado que improvisó inmediatamente, con Su inaudita facilidad para el verso, Rafael, que se celebró en mi casa de la calle Bailen y que sufragamos a escote el hoy doctor Belmonte y yo. Mariano rió hasta saltársele las lágrimas, comió cocido y pringa como el primero y se puso como el Quico de calamares, fritos por mi madre, a los que, sin embargo, como buen vasco, continuaba llamando chipirones. Asistieron a tan histórico ágape, además de su secretaria Micheline y su chófer y hombre de confianza, Patchi, mi deliciosa amiga Carmen Sevilla: y su prima, Aurora Galisteo, asombrosa belleza rubia, a la que entonces no podía ni pasársele por las mientes qué ¡años después, y bajo el nombre de Aurora de Alba, se convertiría también en estrella de cine y terminaría su cartera feliz- mente casada con un hotelero en la idílica Taormina. Efectivamente, el cantante se llamaba Luis Mariano González García y había nacido en Irún. Yo vi sus documentos
 // Cambio Nodo4-Sevilla