Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ISl Como en su propia cuna, El no entiende nado de mecánica. N o sabe nada del coche de su padre Un 124. Lo único que nota es que los viajes no son como antes. Ya no llora a cada bache, ya no despierta sobresaltado por los ruidos, ya no se pone nervioso, ya no tiene que ir siempre en os brazos de mamá. Lo demás, que es difícil encontrar una transmisión tan suave y una mecánica tan robusta como las del 124, que su suspensión elimina los tramos difíciles, que no hay tranquilidad como ¡a de sus cuatro frenos de disco, todo eso es asunto de su padre. El sólo sabe que un 124 es una cosa agradable. N o hace falta ser un experto para disfrutar de un 124. Seat 124- Cada viaje, un paseí
 // Cambio Nodo4-Sevilla