Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 9 D E O C T U B R E D E 1 S 75. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAGINA 19. sieteñal El público enardecido a c l a m ó al cadáver del diestro en una inenarrable vuelta a! ruedo, a hombros de sus comparteros, con salida por la puerta grande de la plaza madrileña Madrid. (De nuestra Redacción. En triunfo, como llegó a Ja liesta, se nos ha ido para siempre Antonio Bienvenida. Tarde torera, de espléndido otoño madrileño, incomparable marco de la más emotiva despedida que se haya podido dedicar jamás a torero alguno. L a multitud enardecida ya no había pomaestro sobre sus hombros. Cruzaron el porí dido contenerse, después de aguantar el tón de cuadrillas y aparecieron en el ruedo. martes por la noche más de ocho horas a Se iniciaba el último paseíllo. Los tendidos pie firme la llegada del cadáver a ¡a casa se presentaban repletos de público. La ova paterna de General Mola. Cuando le sacaron ción fue de gala como aquellas inolvidables de! furgón el gentío prorrumpió en una clade ¡las tardes de matador en solitario. A paso morosa ovación. Pero no sería más que un lento se inició una inenarrable vuelta al ruedo. pálido reflejo de lo sucedido ayer a ia hora ¡TORERO! ¡TORERO! -El público aclama anunciada para el entierro. ba a Antonio Bienvenida. Se coreaba, con Antes de cerrarse el féretro, sus hermavoces rajadas o por la e m o c i ó n ios grinos pusieron en sus manos una muleta totos, de ¡torero! ¡torero! ¡torero! Un cura, tora. A continuación se envolvió e! féretro ¡en un capote de paseo grana y oro, el co- en terrenos del 4 inició un responso. El público, por su cuenta, sin seguir indicacioJor de- los, toreros machos, y a hombros de nes ni orquestaciones fúnebres de ninguna sus hermanos y compañeros fue bajado a clase, empezó a rezar un padrenuestro anárl a calle. Esta vez la ovación fue de gala. Re- sonaron Jos gritos de ¡maestro! ¡torero! quico, sentido, auténtico, muy lejos del monótono bisbiseo de ¡gtesia. Unos iban por la s ¡caballero! mitad mientras los otros terminaban. Eran I EL ULTIMO PASEÍLLO. -La comitiva se diel eorazdn y el sentimiento quienes manrigió calle de Alcalá abajo hacia la Monudaban. jnenta! de las Ventas. E! atasco de automó; r NOVILLEROS ESPAÑOLES NO HM QUERIDO TOREAR EN T 0 ÜL 0 ÜSE Toulouse (Francia) 8. No habrá novillada, en Toulouse el domingo próximo. Los toreros Luis Francisco Esplá y Alvaro Márquez, así ccmo el rejoneador Manuel Vidrié, que figuraba con ellos en el cartel, se han negado a viajar a Francia, según informan los organizadores de la corrida. Inieialmente, esta novillada estaba prevista para el pasado domingo y había sido aplazada. -Efe. r M i r difíciles de roer, mientras ponían en bandeja a otros los dulces, comprendieron en silencio, la injusticia que habían cometido con un torero que durante más de treinta años había sido ejemplo de maestría, que nunca caía mal en ningún cartel, porque su nombre, cu historia y su torería eran garantía de profesionalidad, de perfecta dirección de lidia y colocación en el ruedo. Todo eso trataron de Ignorarlo determinados magnates de la fiesta durante muchos años. Antonio nadó contra ia corriente de unos pocos poderosos, mientras a su lado tenía lo más limpio, lo m á s puro de la fiesta, los que sostienen con su dinero el tinglado todo de este hermoso espectáculo. PERDÓN Y RECONCILIACIÓN. -La muerte, odiosa siempre, a veces trae consigo, aun a su pesar, la virtud de reconciliar a los hombres. Ayer se te entregaron todos, maestro, como en aquellas tardes en que la muleta se movía lenta, parsimoniosa, tersa, ante los pitones de las fieras. Ayer conseguiste que todos nos abrazáramos, unidos por el dolor tremendo de tu desaparición. Por una vez, la gran familia taurina se hermanó. De haberlo visto, darías por bien empleada esa muerte, que, pese a las mi! piruetas del destino, ha sido con su bárbaro contrasentido tan brutal como torera. Te has ¡do como viviste. Con la muleta en la mano. -Vicente ZABALA. viles era tremendo; en. la puerta de la plaza crespones negros entristecían la soleada fachada principal d e l coso. Por el patio de c a ballos, por donde entran los toreros, por donde tantas veces cruzó con paso firme e inconfundible, sonrisa abierta, el inolvidable diestro, entró el féretro. Sus compañeros porfiaban con los aficionados por llevar al Después de dar l a vuelta entera a! ruedo, entre una lluvia de flores y sombreros, esos sombreros que él siempre- devolvía y esas flores que nunca recogía, porque solía decir que las flores debían ser para las mujeres y para los muertos, pero nunca para los toreros, se siguió el ritual taurino de las tardas triunfales. Salieron a los medios en un último saludo de despedida, y desde allí se emprendió el camino recto de Ja puerta grande, la llamada puerta de Madrid, Ja que abre, en unión de la del Príncipe de ia Maestranza sevillana, ios caminos de la gloria torera. En estos momentos la emoción adquirió caracteres inenarrables. El llanto era casi genera! Se reanudaron los gritos de ¡torero! ¡maestro! y ¡caballero! que le han acompañado en este último desfile por su Madrid del alma, aunque él llevara siempre en un rincón de su corazón el recuerdo entrañable de la Sevilla de su niñez. Una hora d e s p u é s todo terminaba en ese reencuentro con los cuerpos de sus padres, de Manolo, de Rafael, de Pepote... Dios mío, ya hay más Bienvenidas en la fosa sacramental de Santa María que en la calle de General Mola. LOS AFICIONADOS Y LOS TOREROS. -Por una vez, toreros, aficionados, apoderados y empresarios han aparecido unidos, estrechamente vinculados en la emoción, en el llanto y en el dolor. Sabido es que se trata de intereses opuestos. Los aficionados madrileños s i e m p r e tuvieron especial predilección por Antonio Bienvenida. Favor ganado con su sangre y con más de cien actuaciones en la siempre temida plaza madrileña. Pero los llamados taurinos, las gentes del toro, no siempre estuvieron ai lado del maestro. Escocía demasiado su estilo torero y su estilo, el otro da caballero. Ayer, una ve ¡z más en los últimos tiempos, los taurinos se entregaron a los aficionados, les dieron la razón, contemplaron con sus propios ojos lo que es de verdad, sin cuento, un torero de masas. Y todos, hasta ios que le negaron contratos, los que le dieron durante los últimos años, ta un hombre de cincuenta años! los huesos m á s CRUZ JUAN N U Ñ E Z ROJA ALBLAIÓÍ DELICIAS 3 MARAÑA, 10,30 NOCHE, EN LA TORRE DE DON FABRIQUE Único recitas de músias tradicional jasonesa del famoso conjunto de percusionistas, voces y flauta A ELLA LE GUSTABA TANTO SU TRABAJO, QUE SE LO LLEVABA A LA CAMA... tasando Barbra SegaL SÁBADO 10,30 NOCHE Reales Alcázares (Salón Carlos V) petición del público, vuelve el CON NUEVO PROGRAMA I Sanje y adquisición de localidades: MINISTERIO BE EDUCACIÓN Y CIENCIA ti. Alfonso XII, 17, de 11 a 2 kGatitayelMo i
 // Cambio Nodo4-Sevilla