Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 11 D E M A Y O D E 1979. P A G 1 5 ANDALUCÍA AL DÍA Adiós a nuestros adioses Pues si. Los adioses, nuestros adioses, se están perdiendo. Como tantas otras cosas, claro. Y eso que ei pueblo andaluz siempre fue exageradamente saludable. Entiéndase: muy amigo del saludo. Sin embargo, ya las personas, si se saludan, no se saludan como lo hicieron toda la vida de Dios. Y no solamente se está perdiendo el saludo en las grandes ciudades, sino que también está a punto de desaparecer del mapa en los pueblos pequeños y, lo que es peor, en el mismísimo campo. Y eso que el campo siempre tuvo la boca bien abierta para el salud Sobre todo, en los tiempos ya lejanos donde los campesinos, al cruzarse por hijuelas, trochas o veredas, se decían: -A la paz de Dios. Que Dios le guarde, amigo. Era como un rite que ya pasó a la historia. Como pasó también el gesto respetuoso del aldeano, que se quitaba con toda reverencia el sombrero al oír el toque de oración. No hace muchos días contemplé sin asombrarme- -porque uno ya no se asombra de nada- -el cruce de dos muchachos, cada uno cabalgante en su moto, que al verse se dijeron: E ¡el- ¡Aja; Se habían saludado. Era como un adiós la antigua, pero con urgencia de motores. También reconozco que lo del saludo en otro tiempo resultaba a veces empachoso. Sobre todo para los niños que, teledirigidos por los mayores, obedecían con automatismo de marionetas. -Saluda a doña Jacinta, Pepito. Pepito, coloradito de vergüenza, aunque muy redicho, decía: ¿Cómo está usted, doña Jacinta? Yo, bien, gracias a Dios. Me llamo Pepito, para servir a Dios y a usted... Pero también existían personas que se hacían simpáticas solamente por esto, porque eran amigos de saludar. Recuerdo a un buen señor, más cumplido que un luto él, que saludaba a todo el que se encontraba en sus paseos por el pueblo. Mucha gente de la nueva generación, cuando este hombre andaba y a viejecito, ni le conocía. Pero le agradaban sus saludos. No podía pasar delante de una persona sin saludarle. De ta! forma que, cuando ya tenía casi perdida la vista, el buen señor le decía adiós incluso a los árboles. Se cuenta que en cierta ocasión viajó a Sevilla y, al pasar por la calle Sierpes (las ocho más o menos de la mañana) fue repartiendo sombrerazos y buenos días a todo ei que se tropezaba, sin que nadie, o casi nadie, le contestara Y hasta oyó a sus espaldas comentarios como este: ¡Valiente cateto de pueblol Y el cateto se llevó un sofocón de padre y muy saludo suyo. Porque en el pueblo- -y esto persiste todavía- -no se cruza la gente, en sus amaneceres de cales y tejadillos, sin desearse buenos días o, cuando menos, decirse adiós. Ese adiós que en los primeros años de la República se intentó sustituir por salud a instancia de algunos políticos avanzados de izquierda- Izquierda. Por cierto, que en Utrera se cruzó uno de estos jóvenes revolucionarotes con don Enrique Sampedro, hombre chapado a la antigua y de bastante gracejo, y al verla le dijo: -Salú. ¡Dolores! -le contestó éste sin Inmutarse. -Oiga, don Enrique- -protestó el muchacho- que yo no me llamo Dolores. -N i yo me llamo Salud, mi arma. Últimamente, los adioses no se están perdiendo por vía de la política; pero se están perdiendo. La gente cada vez se saluda menos. Incluso en los pueblos. Y no digamos en las grandes capitales, donde se tropiezan dos personas dentro de un ascensor o en la escalera de un bloque de pisos, y no se dicen ni pescáo frito Y esto no debe ser. No es bonito, vamos. Sobre todo en esta Andalucía, tan abierta y tan acogedora de siempre. Entre otras cosas, porque un buen saludo, como una buena tapa de jamón, jamás le sentó mal a nadie. Salvador DE QUINTA DESCANSE: HOLMES VIGILA. Desde hace más de cien años, Holmes se dedica a la elaboración de sistemas de seguridad integra! para comercio, industria, banca o viviendas. Protección integra! significa todo un sistema creado especialmente para cada caso; con equipos electrónicos para la detección de cualquier intruso, dentro o fuera de las horas de trabajo. Deje que Holmes vigile su negocio, Vd. ya hace bastante con preocuparse de su buena marcha. Holmes Ibérica. Sistemas de seguridad. En Córdoba: HOLMES IBÉRICA, S. A. Joaquín López Huid. 4 Tel. 23 24 03 En Sevilla: ILNAVASA. Plaza Nueva, 13- Tel. 21 45 10 en jerez de la Frontera: SETECO. Edificio Jerez, 74 Tel. 33 36 12 Otro caso de incompatibilidad CÓRDOBA: CRISTINA BENDALA (PSA) SE DA DE BAJA COMO ARQUITECTO PARA SEGUIR COMO CONCEJAL J o d r a l Gutiérrez aún l o está pensando Cristina Bendala García (PSA) concejal del Ayuntamiento de Córdoba y ar- OFRECEMOS Alquiler de palas cargadoras y carretillas elevadoras, con o sin conductor. Información: Telfs. 3 7 5 2 0 0 6 0 6 724 780 318 Sevilla Maquinarias Aspe, S. A. quitecto, recibió idéntica comunicación que su compañero señor Jodral (UCD) del Colegio de Arquitectos, comunicándole la incompatibilidad del desempeño profesional libre con el cargo de concejal. Mientras el señor Jodral Gutiérrez, como informábamos, estudia el problema, Cristina Bendala ha decidido darse de baja como miembro del Colegio de Arquitectos para continuar como concejal del Ayuntamiento de Córdoba. Este Ayuntamiento celebrará hoy sesión permanente, en la que entre otros temas se va a someter a aprobación uno que viene siendo polémico, el de la ayuda o subvención a la empresa de la plaza de toros para conseguir una popularización en los precios y un mayor rango artístico en los carteles en la próxima Feria. Por un sector se mantiene el criterio de que no ha de otorgarse esta subvención, teniendo en cuenta que el Municipio se enfrenta con otros problemas de urgente solución. LÓPEZ CANSINOS QUINA SANTA CATALINA y sus productos Lleve a sus hijos al Parque de María Luisa. Enséñeles cuanto representa para su salud y para su orgullo de sevillano. MANUEL SORIANO CRUZADO COMERCIAL SORCRU Avenida Pino Montano, 130. Telf. 365239. SEVILLA
 // Cambio Nodo4-Sevilla