Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANTIGUO por Abel INFANZÓN VIEJO CRISTINA, NUEVO CRISTINA Sobre 1 proyecto y cuando estala el edificio recién cubiertas aguas hicimos esta comparación entre el viejo y el nuevo Hotel Cristina, que ahora ya, terminada la edificación, completamos. Gomo Ten en la comparación del antes y el después, aproximadamente nada ha cambiado. Los volúmenes se repiten aproximadamente y la masa de color también más o menos es la misma, por lo que no se ha producido una sustancial alteración del paisaje urbano en la Puerta de Jerez. Pero si se van fijando con más detalle, verán que hay bastantes diferencias entre el hotel absurdamente derribado para ser levantado igual y la parte del edificio que quedó en pie ¿no estaba en ruinas? y cuanto se ha construido de nueva planta. De entrada, el número de vanos en d chaflán de la fachada es bastante superior, y si quieren pueden entretenerse en contar el número de ventanas del antes y del después. De otro lado, el edificio ha perdido toda la gracia de la pérgola del ático, donde estaba la célebre Parrilla de Verano, ahora sustituida por una planta retranqueada visible desde la calle y por un castillete de maquinaria de ascensores. La riqueza de decoración de la fachada, muy del estilo de Ricardo Magdalena Gallifa, también se ha perdido. En fin... que es lo mismo pero no es lo mismo. Para curiosos y amantes de la ciudad, diremos que el viejo edificio era obra de Modesto López Otero y Ricardo Magdalena Gallifa, y qne fue terminado en 1829. OBLIGADO RECUERDO FERIAL DE LA PASARELA En comienzo de Feria es obligado el recuerdo a la Pasarela, que no fue más que un paso elevado de peatones, como se diría con lenguaje de hoy, para evitar atropellos en días de Feria. La Pasarela se inauguró en la Feria de 1896 y duró en pie hasta 1921, aunque ha permanecido (como las Puertas) en la toponimia popular de la ciudad para seguir designando el lugar donde se levantaba, en la actual plaza de Don Juan de Austria. Coetánea de la estructura metálica del Barranco (afortunadamente en pie) o de la cu- bierta de la estación de la Plaza de Armas, la Pasarela, de evidente recuerdo eiffeBano, fue diseñada no por un arquitecto, sino por un ingeniero, Dionisio Pérez Tobía, y fue fundida aquí en Sevilla, en los talleres de Pérez Hermanos, que estaban en la calle San Vicente. 9
 // Cambio Nodo4-Sevilla