Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 14 DE MARZO DE 1981. PAG. 6 NUEVOS DETALLES DEL GOLPE No habría participado e n ef c o m p l o t inicial l a Familia Real no se movió de la Zarzuela Había un avión preparado por si Tejero aceptaba el exilio El general Torres Rojas sería fa autoridad esperada en el Conpeso Armada se encontró 7 a joya montada en el Congreso Madrid. (De nuestra Redacción. A ta espira) de latevestigaciertdei golpe -el 203 en un rankirtg dei goipismo militar español que, sir duda, no se remonta a ¡os tiempos de los comuneros- -le van saliendo íiecos. Flecos de impücados por acción o por omisión. Y flecos de enigmas que algún día tendrán luz. El país está en pleno síndrome 203 No se habla de otra cosa. A las redacciones de los periódicos llegan cartas, llamadas telefónicas de confidentes que se pasan de listos, rumores, preguntas. Yo sé de buena fuente que había un DC- 8 de las Fuerzas Aéreas Españolas, con los tanques llenos de combustible, los motores en marcha y la tripulación dentro, esperando a alguien el día 23 por ía tarde te dicen con voz de gran misterio. Indagas un poco y el asunto del avión queda aclarado: Sí, estaba en la base militar de Getafe. dispuesto por si el teniente coronel Tejero aceptaba la i- saüda de un exilio sin represalias, a cambio de deponer las armas y abandonar el Congreso... Esa fue ía propuesta que Armada te hizo en su pr mera conversación, aquella farde, por encargo del teniente señera! Gebeiras Gabeíras fo había consultado y contaba con la anuencia de la JUJEM y de la Zarzuela Pero Tejero dijo que ¡Ni hablar de marcharse Oíros, maliciosos, llegan a afirmar que rse DC- 8 estaba fletado para que saliesen de España, por si las cosas se ponían turto; as. la Reina, el Principe Felipe y las Infamas Elena y Cristina... ¡Vuelto a la indagación! Rotundo mentís. Nadie de la Familia Real, nadie, se movió del palacio ile 3 a Zarzuela, ni en ningún momento se junsó en esa eventualidad de un viaje relámpago La bolsa de rumores aumenta: -vHv. bo un inicial paso al frente en apoyo del golpe en el Regimiento 14 de Villávícíosa. el que tomo Prado del Rey? ¿Y en Sevilla? Una fuente del todo solvente en t i Ministeno de Defensa me responde para que responda: ¡Nada de natía: Tanto en Villaviciosa como en Sevilla lo que ocurrió fue, lisa y llanamente, que se puso en marcha la Alerta 2 Je la Operación Diana Esa alerta se inicio a las siete y cuarto de la tercie y se retiró a las nueve de la noche Prueba üe que ahí no hay culpables es que ninguno de los hombres que ordenaron la alertas o que la pusieron en marcha han sitio arrestados ni mucho menos procesados; Aún más, ha venido circulando la especie de que la Policía secuestró a un hijo de Tejero, como ingrediente de presión moral sobre el teniente coronel asaltante y que, como réplica defensiva, Tejero decidió resecuestrar a los líderes políticos y a Gutiérrez Mellado Al parecer se trata de la fantasía, fértil, de algún visionario, aficionado a lecturas de Guarnan el Bueno en Tarifa o de Moscarüó en ei Alcázar de Toledo ARMADA, PERPLEJO, SE OFRECE COMO MEDIADOR Por cinco minutos no se produjo fa toma de Madrid beiras, todavía en la incertidumbre de los primeros momentos, Armada se ofrecerá a ir al Congreso para tratar de disuadir a Tejero Y con este encargo se desplaza hasta el palacio de San Jerónimo. Tres veces habló Armada con Tejero cara a cara. Armada no logra que Tejero abandone el Congreso, ni que acepte la salida de España en el DC- 8 preparado. Pero tampoco Armada actúa en el Congreso como la autoridad... militar, por supuesto que se esperaba. Y a se ha sabido que entre ambos militares saltó la discrepancia cuando intercambiaron sus puntos de vista, de solución Las soluciones surgieron sobre el terreno: aprovechar la crisis institucional creada por Tejero y reeonducir Jos hilos salidos de madre hacia una solución que desde tiempo atrás fraguaba en su interior y expresaba en diálogos con diversos políticos civiles: un Gobierno amplio de gestión. Todo con la convicción de que se trata de un servicio leal ai Rey y a la Corona Prueba de ello es perplejidad cuando se le destituye en el cargo de segundo jefe del Estado Mayor del Ejército: Armada dirá entonces que él es un hombre del Rey, un monárquico convencido, que no cree haber hecho nada censurable. B Y que, sí ahora le destituyen, cuando se vea que él no ha hecho nada... tendrán que encomendarle un nuevo destino: Me gustaría la jefatura de Artillería. que está vacante ARMADA, ¿UN TRANVÍA EN MARCHA? en eJ complot Torres Rojas- San MartínMilans del Bosch- León Pfaarro, No se conocen- -públicamente, insisto- -conversaciones, en ese día 23, entre Armada y M i lans o entre Armada y Torres Rojas. Armada se encontró con la joya montada en el Congreso. Tejero había tenido la habilidad del cirujano que introduce el fino bisturí justo entre ios bordes de la brecha: el golpe de Tejero cae como una plomada en una situación de ritual de investidura cuando Suárez ya no es presidente del Gobierno i E l escrito de su cese estaba en el bolsillo del ministro de Justicia, para su difusión en el Boletín Oficial del Estado aquella misma tarde 23- F) y cuando Calvo Sotelo todavía no es presidente dei Gobierno. porque la votación no ha concluido Exactamente: en plena diana dei vacío del poder. La coyuntura mágica e irrepetible, que hace deseable la fruta prohibida de provocar un quiebro a la investidura presidencial. UN HOMBRE DE HIERRO Sin embargo Si hay, en todo el episodio 203 un par de incógnitas oscuras eobre las que estos días incide la investigación judicial: ¿Era o no era Armada la autoridad. militar, por supuesto que debia llegar al Congreso y decir lo que hay que hacer? Armada despachó, de trámite, con su jefe en el Estado Mayor, teniente general (iabeiras, alrededor de las cinco de la tarde. Y, estando en su despacho del palacio de Buenavista, se entera de los sucesos del Congreso, cuando empieza el asalto, a las 6,22, como casi todo el mundo. Acusa en ese momento una profunda sorpresa, incluso incredulidad ante la noticia, y aún más: cierta enfadada consternación. O es un actor digno de un Osear de Hollywood, o ciertamente le sorprende, de punta a punta E n su inmediata conversación con Ga- Aquí hay que decir que la destitución, el cese, de Armada ce produce no por decisión militar, sino política Es una orden del Gobierno- Laína Gafeiras se limita a aceptar lo que Je presentan ya hecho; pero tampoco partirá de él la orden de arresto, sino por mandato judicial. Militarmente, Armada queda disponible forzoso Nada más. La conversación con Laína, en el Ministerio del Interior, cuando Armada hace una severa crítica de la actuación del Rey y expone su teoría de solución... que podría ser incluso constitucional proponiéndose él como jefe de Gobierno, ante un Parlamento encañonado, provocará su fulminante cese. Es cierto que Armada pretendió visitar al Rey y actuar como mandatario suyo. Es cierto que no lo consiguió y que se movió sin respaldo de la Zarzuela por su cuenta y riesgo Pero también es cierto- -por lo visto y sabido públicamente, hasta ahora- que Armada no participó Hombre de elaboración mental lenta, pero segura, no es a golpe como se hace cargo de una situación; pero cuando lo logra, su visión de ios hechos y de las jugadas posibles es cabal, profunda, perfecta Y a partir de esa seguridad, Armada es un hombre firme y decidido a llegar hasta el final. Armada puede llegar a ser hombre de hierros, capaz de determinaciones inexorables, inclementes incluso, en situaciones límite Me ha. parecido siempre un hombre inteligente, reflexivo, secundario, sin alardes cara a la galería... inaprehensible por su interlocutor. muy reservado... nada fácil a la simpatía cordial y magnética. Mas capaz de convencer con el frío raciocinio que de suscitar entusiasmos o de prender los ánimos para la acción Se resistió a aceptar el cargo de segundo jefe del Estado Mayor del Ejército, quizá porque reclinaba de estar a las órdenes de Gabeiras. O quizá porque pensaba en un futuro golpe eficaz, en el que él Intervendría al mando de la División Acorazada de Seo de UrgeL desde una posición de fuerza. Así me han hablado del general Armada algunos observadores militares que le conocen de tiempo. Por esa lentitud en su proceso interior, y por esa necesidad de disponer de un cuadro preciso y total de los hechos antes de lanzarse a la acción, Armada sólo decidirá impersonar el golpe en su tercera visita a Tejero, el 23- F. Aquel pronto de Tejero en su conversación con Armada en el Congreso: ¡Para que Carrillo se siente en el Gobierno no he dado yo este golpe! zanja en seco toda posi-
 // Cambio Nodo4-Sevilla