Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HIJOS ADOPTIVOS DE SEVILLA POR E N R I Q U E B A R R E R O FERNANDO BARÓN, CONDE DE C 0 L 0 MBI En 1915, como premio a su proyecto de Reforma de Sevilla, ante la Exposición Iberoamericana. En él había propuesto la adquisición del palacio de San Telmo para atenciones de la Ciudad. famoso Plan de Sánchez Dalp, de 1912; las reformas del alcalde Antonio Halcón, del mismo año 1912; las del alcalde Hoyuela, de 1917, planeadas por J u a n Talavera; la de R o dríguez de la Borbolla, etc. Reformas, por otra parte, extraordinariamente necesarias no sólo como preparación de la futura exposición, que iba paulatinamente retrasándose, sino c o m o respuesta a la insostenible situación urbanística e higiénica que se daba en Sevilla. presta al proyecto del conde de C o l o m b i ¡a mayor difusión, y de todas aquellas inquietudes surge el definitivo concurso para el proyecto del Alfonso XIII, que constituye una de las más inmediatas realizaciones del plan de reformas que comentamos... EL NOMBRAMIENTO DE HIJO ADOPTIVO El expediente en el que consta el nombramiento es bien breve. Sólo aparece certificación del acuerdo adoptado en la sesión de 13 de agosto de 1915, en la que se efectúa el nombramiento, en premio a sus merecimientos indiscutibles y al probado amor a la c i u dad del conde de C o l o m b i y la carta de agradecimiento del conde, afirmando que nunca hubo esfuerzo más pródigamente recompensado, ni distinción más profundamente agradecida, efectuando fervientes votos por el engrandecimiento de Sevilla, a q u i e n siempre amé- -dice- -c o n el acendrado amor de un hijo. Hay que acudir a las actas capitulares para conocer más detalles sobre el acuerdo. El alcalde, marqués de Torrenueva, después de significar la gratitud que debe el Ayuntamiento a cuantas personas ofrendaron a Sevilla su amor ciudadano, aportando estudios, antecedentes y opiniones para la obra común, hasta llegar a la memoria suscrita por el conde de C o l o m b i afirma que la había hecho suya y que, de acuerdo con el dictamen de la Comisión de Hacienda, procedía hacer uso de la autorización concedida por las leyes de 24 de julio de 1914, imponiendo con carácter transitorio los arbitrios permitidos, emitiendo deuda municipal hasta el máximo de treinta y tres millones de pesetas, y aprobando el correspondiente presupuesto extraordinario. A l propio tiempo se creaba una comisión llamada de L a Reforma bajo la presidencia del propio alcalde, y compuesta de seis concejales, seis vocales del Comité de la Exposición y tres vecinos de Sevilla, nombrados por el Ayuntamiento. Finalmente, después de hacer ponderación de los méritos del trabajo del conde de C o lombi propuso que se le nombrara hijo adoptivo y predilecto a cuya petición se adhirieron varios capitulares juzgándola premio merecido a su improba labor. El Ayuntamiento acordó todo lo propuesto c o n el voto en contra del concejal Gutiérrez Echevarría, no obstante hacer protesta de su afán encaminado a la prosperidad de la Ciudad. Desde la perspectiva de nuestras actuales inquietudes, resulta sugerente la propuesta que el conde de C o l o m b i efectuaba tantos años atrás, sobre la adquisición del palacio de San Telmo, para atenciones de la Ciudad. Una propuesta que. desgraciadamente, no llegó a realizarse, c o m o se realizó, por ejemplo, la de la construcción del gran hotel. Hay que pensar, sin embargo, que todavía estamos a tiempo de hacerlo. Pero hay otra cosa importante: al considerar y recordar el nombre de Fernando Barón y de aquellos otros que, en los comienzos del siglo vivían tan apasionadamente las ansias reformistas de la C i u d a d tendríamos que preguntarnos si no estamos ahora en otro momento en que deberíamos ilusionarnos de nuevo con una nueva reforma de Sevilla 11 LA R E F O R M A D E SEVILLA, D E L C O N D E DE COLOMBI. ANTECEDENTES En los buenos estudios que ya existen sobre el urbanismo sevillano del primer cuarto del siglo XX y sobre el desarrollo y antecedentes de la Exposición Iberoamericana de 1929, se detallan con profusión las circunstancias y contenido de la memoria sobre la reforma de Sevilla que publicó en 1915 el conde de C o íombí, y que le granjeó- -aunque esto no se diga en tales estudios- -el título de hijo adoptivo de SevillaSintetizando muy brevemente estos antecedentes, puede decirse que el trabajo de Fernando Barón forma parte del conjunto de estudios que se efectuó por aquellos años, dentro de lo que se ha denominado, muy gráficamente, la fiebre de las reformas, que se produjo en la ciudad en dicho período. Entre ellos pueden anotarse, prescindiendo de antedecentes más remotos, de finales del XIX, los trabajos presentados al concurso de anteproyectos de reformas, ideado por Alejandro Guichot, en 1904; el proyecto de e x p a n sión del Este, de Aníbal González, en 1911; el CONTENIDO DE LA REFORMA El conde de C o l o m b i trataba con su reforma de justificar la conveniencia del Decreto de 24 de agosto de 1914, que facultaba al Ayuntamiento para recaudar arbitrios extraordinarios, pretendiendo demostrar cómo tales arbitrios podían ser adecuado instrumento para la realización de las reformasque necesitaba la Ciudad. Parte de la idea realista de que la exposición no podría celebrarse hasta que Sevilla hubiese resuelto sus problemas urbanos de sanidad, higiene y ornato, y elabora su plan en varios capítulos fundamentales: Abastecimiento de aguas y alcantarillado, creación de mercados y escuelas, apertura de vías, obras de urbanización, tanto interiores como exteriores y obras de la futura exposición, proponiendo un gran hotel junto a la Fábrica de Tabacos y la adquisición para Sevilla del palacio de San Telmo, a fin de albergar determinados servicios públicos. C o m o entre paréntesis hay que decir que el Ateneo, que vive por aquellos años una época esplendorosa, ya había convocado, en 1914, un concurso para un anteproyecto de hotel en los jardines de Eslava: posteriormente Fernando Barón, conde de Colombi.
 // Cambio Nodo4-Sevilla