Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 24 DE SEPTIEMBRE DE 1981. PAG. 27 RELIGIÓN LAS MISIONERAS DE LA DOCTRINA CRISTIANA SE FUNDARON HACE CIENTO TRES ANOS En una casa de la calle Guadalquivir, la madre Mercedes Trullas y el padre García Tejero crearon la Congregación Hoy jueves, día 24, festividad de Nuestra Señora de la Merced, se cumplen ciento tres años del nacimiento de la Congregación de Misioneras de la Doctrina Cristiana, que fundaron el padre filipense Francisco García Tejero y madre Mercedes Trullas y Soler. En la casa de la calle Almirante Mazarredo, donde hoy tienen las misioneras un preesoolar, reposan los restos de madre Mercedes, la fundadora. Hoy, como todos los años, las hermanas se darán cita allí para celebrar unos actos conmemorativos, cuyo broche de oro es una Eucaristía con una anticipación de vísperas solemnes. La hermana María Isabel Martin Rubio, estudiosa de la vida de los fundadores porque va a escribir sus biografías, nos ha hablado de madre Mercedes y el padre García Tejero. Los dos son desconocidos para la mayoría de los sevillanos, si bien Sevilla tiene que agradecer mucho a su obra. TE. -Nació el padre García Tejero en el pueblecito soriano de Garray, muy cerca de Nuimancia, en 1825. Muerta su madre pasó su infancia en Torrecilla con unos parientes. En aquellas fechas le sucedió un prodigio a Francisquito el bueno, como le llamaban sus convecinos. Un lobo que andaba suelto por la zona mató a una familia. Francisco se lo había encontrado y, creyendo que era un perro, había jugado con él. Su vocación fue muy temprana, siempre- afirmaba: Yo no puedo ser más que sacerdote A los nueve años su padre lo envía con un tío que tenía una tienda en Fuentes de Andalucía. A él no le gustaba el comercio y alentado por el párroco, que probó su vocación, vino a Sevilla dispuesto a ser sacerdote. Vivía en casa de un eclesiástico. Cuando era seminarista vinieron a Sevilla unos misioneros que iban a Indias. Francisco consultó el caso con su confesor que le dijo: Sevilla serán tus Indias Ya ordenado de sacerdote y cantada su primera misa decide entrar en el Oratorio de San Felipe Neri, de gran fama en la ciudad por la santidad y sabiduría de sus miembros. Al ser admitido el padre dijo: Ya tengo satisfechas todas mis aspiraciones. En el bienio progresista, el Oratorio fue desalojado y con motivo del cólera de 1854 el padre García Tejero ayudó a la feligresía de San Roque. SU ARMA: E L CATECISMO. -El padre García Tejero estaba convencido de que todos los males y vicios de la sociedad se deben a la falta de instrucción religiosa. Por eso, su arma en la lucha que ya ha entablado con la Obra Catequista, es el catecismo de Ripalda. Al morir pidió a sus hijas de la Doctrina Cristiana que pusiesen un catecismo en sus manos, catecismo que la Congregación conserva como una reliquia. Nada mas nacer, la Obra Catequista se extendió por todas partes para enseñar el catecismo. Mas de setenta personas se repartían diariamente por los corrales sevillanos. El padre García Tejero frecuentaba también correccionales, cárceles y el Hospital de las Cinco Llagas. Instaló una doctrina en la sala de Santa María MagdaleNO PODÍA S E R M A S QUE SACERDO- Hoy se cumple la efemérides na donde las jóvenes de mala vida se curaban de sus enfermedades. Una vez convertidas, el padre pretendía que fuesen recogidas por sus familias o personas religiosas para apartarlas del mal. Todos le aconsejaban que desistiese de su empeño. Viendo marchar a una de estas jóvenes decidió crear el padre Tejero la Casa de Arrepentidas, aunque tenga que mendigar de puerta en puerta toda la vida, buscando pan para estas infelices, con tal que no se pierdan Así en 1859 nace la Casa de Arrepentidas, y con madre Dolores Márquez funda el padre García Tejero la Congregación de Filipenses Hijas de María Dolorosa. La revolución de 1868 destierra a los padres del Oratorio. El padre García Tejero no llegó a marcharse al extranjero a causa de una enfermedad en la vista. Cuando se cura en Cádiz, vuelve a Sevilla pese al peligro. A su regreso la Obra Catequista ha desaparecido. Entonces concibe la fundación de las Misioneras de la Doctrina Cristiana, encargadas de la educación de niñas pobres y de la difusión del catecismo, ya que comprendió que su obra la llevarían mejor religiosas. Es entonces citando conoce a la madre Mercedes. EXPERIMENTADA EN SUFRIR. -Madre Mercedes Trullas y Soler nació en San Sebastián en 1843. Como su padre era médico militar, con dos años vino Mercedes a Sevilla, donde después desarrollaría su amorosa labor. Cuando tiene once años muere su madre, y luego sobre su padre caen pruebas muy fuertes que determinan su marcha al Hospital Militar de La Habana, donde muere a los pocos meses. Mercedes va a vivir con unos parientes a Barcelona, y estudia las carreras de Magisterio y Música. A los dieciséis años se casó con el navarro Juan García Lusarreta. La felicidad dura poco, pues, su marido se muere al poco tiempo de la boda. Mercedes llamada a otros desposorios más altos y a una maternidad espiritual mucho más grande, superó esta dura prueba y encontró su camino, la entrega a Dios. Como dice ella misma: Benditas penas y separaciones que me han hecho encontrarte a Ti Vuelve a Sevilla y quiere entrar como monja del convento dominico de Madre de Dios. Sólo le faltaba un documento para entrar cuando casualmente se encontró al padre Tejero. Eran los designios de Dios. Luego ella más tarde comentaría a las hermanas que creyó oír la voz de la Virgen que Je decía: Mercedes no aquí, sino allí Fundadores de la Doctrina Cristiana Madre Mercedes Trullas y Soler y el padre Francisco Garcia Tejero fueron los fundadores de la Congregación de Misioneras de la Doctrina Cristiana, que se oreó en una casa cuyo alquiler pagó el arzobispo Splnola, en 1878. Fotos Archivo ABC. N A C E LA CONGREGACIÓN. -Mercedes, ya dispuesta a entrar en clausura, fue a la iglesia del convento de Santa Isabel a ganar el Jubileo. Se acercó a confesar con el padre García Tejero, a quien expuso su decisión. El padre le dice que ve de Dios es ella la encargada de realizar su obra y después de exolieársela le pide que lo medite. Mercedes consultó a su director espiritual y buscó al padre para decirle: Cuente usted conmigo para su obra que estoy dispuesta a ayudarle con mi pobre trabajo Buscan casa para establecerse y el entonces párroco de San Lorenzo, Marcelo Spínola, les paga durante un año el alquiler de una casa en la calle Guadalquivir, donde el 24 de septiembre de 1878 nace la Congregación. SE AMPLÍAN CAS CLASES. -Luego se amplían las clases basta el grado de Magisterio a niñas acomodadas, a fin de lograr dinero para dar formación a las más necesitadas. Asimismo, las hermanas daban clase a adultos y acudían a dar doctrina a los corrales. Gran labor hizo madre Mercedes con las cigarreras, que la adoraban. Madre Mercedes tenía un gran corazón y mucho talento. El cardenal Ilundáin dijo de ella que era una de las inteligencias más claras que había conocido. Ella y sus hijas soportaban privaciones con la esperanza puesta en la Divina Providencia. De la calle Guadalquivir la Congregación pasó a la Plaza del Espíritu Santo y de allí a Mateos Gago hasta que en 1898 se trasladó a la calle Guzmán el Bueno, donde ha permanecido hasta hace unos años. Las reglas del Instituto fueron aprobadas por el arzobispo Lluoh en 1880 y el Papa Pío X aprobó en 1913 definitivamente las Constituciones. Actualmente la casa principal y el noviciado de Sevilla se encuentran en la avenida Padre García Tejero. Sus hijas trabajaron mucho para conseguir que con su nombre se rotulara esta calle en marzo de 1959. La casa general de las Misioneras de la Doctrina Cristiana está en Madrid, y ostenta el cargo de superiora general madre Gema de Jesús Barrera. La Congregación tiene casas en España, África y América y continúa sus actividades de catequesis y propagación evangélica. Gloria GAMITO. El teléfono de la Esperanza sí escucha tus problemas 25 09 50.
 // Cambio Nodo4-Sevilla