Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 2 DE JUNIO DE 1983. PAG. 15 INTERNACIONAL Tras el acuerdo de Williamsburg Aun obteniendo fa mayoría natural Reagan espera que Mosca negocie desarme a largo plazo Previamente se supone que intensificará su ofensiva gandística e intentará movilizar la opinión pública propaNueva York. (De nuestro corresponsal. La conferencia de Williamsburg ha tenido la rara cualidad de dejar de acuerdo no sólo a los asistentes, sino también a los comentaristas, lo que tal vez sea m á s difícil. Todos ellos coinciden en que el resultado m á s importante de la cumbre fue político, no e c o n ó m i c o aunque el tema era- este. Concretamente, apun. tan a la unidad mostrada por los principales países europeos en seguir adelante con la instalación de sus euromisiles si no hay acuerdo sobre ellos en Ginebra. Incluso se han ganado el endose japonés. ¿Qué repercusiones puede tener a corto y largo plazo? Para Reagan, la cosa está clara: a corto plazo, los rusos arreciarán su campaña propagandística, elevarán el volumen de sus amenazas y multiplicarán sus presiones. A la larga, sin embargo, se aprestarán a negociar un desarme, al comprender que va en su provecho tanto o m á s que en el del Oeste. Esto es lo que dijo el presidente americano a un grupo de periodistas, con lo que se reunió ayer a comentar la recién terminada conferencia. En el futuro inmediato- -fueron sus palabras- -posiblemente les veamos elevar su retórica, destinada ai consumo interno y externo. Lúe. go, sin embargo, lo m á s probable es que decidan negociar. A u n q u e francamente rio creo que lo hagan hasta que no estén completamente convencidos de que en el Oeste estamos dispuestos a seguir adelante c o n el proyectado despliegue de nuestros cohetes LA ESTRATEGIA SOVIÉTICA- -Tiene sentido: ¿Para que van los rusos a desmontar sus SS- 20 ya instalados, y apuntando a Europa, a cambio de unos Pershing- 2 y misiles crucero americanos, todavía por instalar? Sobre todo si creen- -como han creído hasta ahora- -que pueden evitar la instalación de estos últimos movilizando la opinión pública europea contra ellos. Sería estúpido, y los tusos son todo menos eso. La unánime reafirmación de los planes occidentales en Williamsburg, sin embargo, desequilibra la estrategia soviética. El Oeste parece decidido a instalar sus euromisiles si no hay acuerdo en Gine. lira. ¿Qué va a hacer Moscú ante ello? Por lo pronto, como dice Reagan, redoblar sus campaña de propaganda y amenazas. Ya está en ello, aplicando todos os calificativos imaginables a esos pla ies- -que cuidadosa y erróneamente ta n de americanos cuando son de la entera Alianza- -y amenazando con Instalar por su parte cohetes en sus Estados satélites. Algo que los expertos dudan. Moscú no tiene la suficiente confianza en sus satélites como para dejar armas tan peligrosas en su territorio. Y vemos, al mismo tiempo, una removilización de todas las fuerzas antinucleares en Europa occidental. Pero, ¿qué hará el Kremlin si llega noviembre y el Oeste sigue adelante con sus planes? Pues ya hay expertos americanos por Europa buscan, do lugares de emplazamiento a los nuevos misiles. Reagan piensa que el realismo se impondrá en M o s c ú y que los rusos decidirán negociar en serio en Ginebra, ya sota r e las propuestas norteamericanas sobre la mesa, ya sobre otras que ellos presenten. Pero en eso Reagan puede equivocarse. Por desgracia la historia no avala sus predicciones en e s t e campo. La historia reciente muestra que M o s c ú no suele ceder en la mesa de negociaciones, ni siquiera para ganar por otra parte. Sobre todo cuando andan por medio cosas que considera vitales para el mantenimiento de su seguridad y de su imperio. Los occidentales solemos t e n e r la memoria corta- -al revés que los rusos- pero un vistazo a las pasadas décadas arroja que varias veces Moscú rechazó la oferta dé cooperación de ancha base que le ofrecía Washington por pura desconfianza. -José María CARRASCAL. Los peronistas podrían quedarse sin formar Gobierno en Argentina Buenos Aires. (De nuestro corresponsal. El proyecto de ley electoral está inquietando profundamente a la masa peronista. El meollo de la cuestión se dice en dos palabras: Por todas las encuestas y cálculos, se da como seguro que el partido Justicialista logre un 40 por ciento de votos a favor del total del electorado. Queda, por consiguiente, un 60 por ciento que no comulga con la doctrina peronista. Si los partidos que integran ese 60 por ciento resuelven no apoyar a la. minoría más numerosa, o sea, al peronismo, y eligen, por su cuenta para jefe del Estado a determinada figura, ajena a la comunión de la señora de Perón al frente, resulta que el tan esperado y seguro primer mandatario justicialista no cuaja y la ilusión se desvanece. Ante esta posible realidad, no quieran ustedes saber con qué dudas e inquietudes se está moviendo, en este momento, el vasto mundo que tuvo y tiene a Perón por guia. Nosotros estamos seriamente preocupados- -dicen- porque interpretamos, a través de un viejo principio, aceptado en la multipartidaria, que el que gana gobierna y el que pierda ayuda al ganador. Si la ley electoral tiende a desconocer la voluntad de una mayoría y le impide gobernar, nosotros interpretamos que esa es una ley que distorsiona la voluntad popular y justamente colisiona los principios de la democracia Se explica el estado de desasosiego de las huestes peronistas, ante algunas declaraciones de líderes de otros partidos. Pedro MASSA. Flash Hoy concluyen los debates parlamentarios en Atenas sobre la controvertida ley de sooiaHzación de las empresas públicas, defendida por el Gobierno y firmemente atacada por amplios sectores laborales, que estiman que ésta ley restringe el derecho de huelga. (Resumen de Efe. París: Asesinados dos policías en un control Dos policías fueron asesinados ayer en París por unos atracadores que huyeron en un coche y que aún no han podido ser detenidos. El hecho ocurrió mientras se efectuaba un control policial en las calles parisinas. Al llegar a la altura del control, los atracadores, que viajaban en un automóvil, dispararon sobre los agentes, que quedaron malheridos en el suelo. Los asesinos huyeron en el vehículo y, pese a la fuerte vigilancia que se ha desarrollado, aún no ha sido posible su detención. (Telefoto Ef
 // Cambio Nodo4-Sevilla