Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 2 DE JUNIO DE 1993. PAG. 41 DEBATES D E A B C Francisco Serafín Cerrillo, profesor de EGB defl colegio público Pío Xli de Sevilla especialista en Ciencias Sociales y secretario provincial de ANPE. Gonzá ¡e ¿Garda e catedrático de Química inorgánica en la Facultad de Química de í Universidad de Sevilla, de la que fue rector durante varios años. J o s é Tabeada Castiñelras es director del instituto Nacional de Bachillerato Martínez Montañés. El Gobierno tiene el proyecto futuro de incrementar el número de días lectivos de clase a lo largo del a ñ o Esta posibilidad sería posible a costa de una reducción de las vacaciones de los profesores, que desde siempre compensaban la escasez e c o n ó m i c a de sus sueldos con el tener m á s días libres a lo largo del a ñ o El problema de ia oposición de los profesores pasa de ser un tema laboral para convertirse en uno e c o n ó m i c o La disyuntiva se plantea entre un mejor sueldo o mantener el número de días de vacaciones a lo largo del a ñ o Con vistas al próximo curso el asunto pasa de tener una dimensión laboral o e c o n ó m i c a para afectar de lleno a miles de familias e s p a ñ o l a s ya que el proyecto abarca desde la EGB hasta la Universidad. Las vacaciones de los docentes De aquello de t e n e r m á s hambre que u n maestro de escuela se h a pasado a l tener m á s vacaciones que u n d o c e n t e Y l a verdad es que s i en l o p r i m e r o pudo haber mucho de r a z ó n en l o segundo no existe n i el m e n o r asomo de verdad, a l menos en l o que respecta a l nivel de l a E G B explica S e r a f í n C e r r i l l o Y l o peor de todo esto n o es que e l clim a se haya creado y mantenido dentro de diversos sectores de l a sociedad. L o que realmente molesta a l profesorado es que, en l a p r o p i a A d m i n i s t r a c i ó n y a ú n e n e l m i s m o M i n i s t e r i o de E d u c a c i ó n y Ciencia, en algunas ocasiones, cuando planteas cierto u p o de reivindicaciones, se te venga a recordar- -por l a autoridad competente de turno- que disfrutamos de largos p e r í o d o s vacaclonales, y que, e n t a l s i t u a c i ó n no d e b e r í a m o s exigir o t r a s cosas Así v i n o a o c u r r i r como otras veces, en l o s largos y recientes seriales de negociación que tuvieron lugar con motivo de l a r e e s t r u c t u r a c i ó n de las retribuciones complementarias, en febrero pasado. Hartos y a de recibir siempre las mismas bofetadas sobre este tema, proclamamos: Que no es e l profesorado quien tiene vacaciones. E s t a s corresponden a u n alumnado que, en l a legislación v i gente, p a r a cada nivel, tiene perfecta y claramente especificada l a d u r a c i ó n- -en jornadas lectivas- -de su calendario escolar, siendo l a s c a r a c t e r í s t i c a s de dedicación del personal docente distintas de las del resto de funcionarios. E l profesorado h a manifestado, con machacona insistencia, que él es u n funcionario d e l Estado, como cualquier otro, que quiere que se le considere como a t a l plenamente, en todos i o s deberes y derechos. N o obstante, u n elevado n ú m e r o de profesores de E G B verano tras verano, vacac i ó n tras v a c a c i ó n y d í a a d í a se dedican a realizar, a su cargo, inclusive, cursillos de actualización y perfeccionamiento que van a permitirse esa mayor f o r m a c i ó n O Pasa a la primera columna tie la página siguiente E l concepto de tiempo libre- -dice Francisco González García- de descanso, y las denominadas vacaciones, en l a U n í versidad son imposibles de comprender s i n o se conocen a fondo e l sistema de trabajo y las variadas actividades que ocupan a profesores y alumnos en u n a Universidad moderna. Pocas personas conocen l a extraordinar i a actividad que se desarrolla en las aulas, laboratorios, seminarios y bibliotecas de u n a F a c u l t a d moderna. Y es lamentable que los que menos saben de este quehacer sean c o n frecuencia los que difunden l a especie de que l a U n i v e r s i d a d viene a ser como u n a clase de e n t r e t e n! m i e n t o de alumnos y profesores, en el que nuestros j ó v e n e s p a s a r í a n unos a ñ o s alegres de su vida, sin esforzarse demasiado, oyendo cosas que les l l e v a r á n a l final a recibir unos t í t u l o s que no v a n a servir para mucho. L a U n i v e r s i d a d tiene parte de culpa en esta s i t u a c i ó n no sale a l a calle a exponer lo que hace, lo que es s u trabajo y su esfuerzo; no explica l a calidad é i n tensidad de su e m p e ñ o n i de sus frutos, no e n s e ñ a sus laboratorios llenos de alumnos unos, de graduados y profesores otros, experimentando, realizando investigación, formando doctores y especialistas en las grandes ramas de l a Ciencia moderna; no exhibe sus centenares de tesis doctorales, sus millares de a r t í c u l o s publicados cada a ñ o en las revistas internacionales n í a s exigentes en rigor y calidad, las innumerables obras especializadas, cada u n a de las cuales r e q u i r i ó millares de horas de esfuerzo abnegado y constante. H a c e n falta muchos d í a s de p u e r t a s a b i e r t a s y mucha i n f o r m a c i ó n fidedigna sobre ¡a Universidad. Nuestros estudiantes trabajan con dedicación probablemente superior a l a que se da en muchos otros p a í s e s de E u r o p a Y los horarios en c á t e d r a s y laboratorios comienzan a las nueve tle l a m a ñ a n a y duran todo el día. Nuestros becarios y doctorandos trabajan diez y doce horas diarias, y los profesores tienen horarios Q Pasa a la segunda columna de la página siguiente E n p r i m e r lugar, h a b r í a que p a r t i r d e l hecho de que e l elevado n ú m e r o de d í a s de vacaciones a l a ñ o de que actualmente dispone e l profesorado responde a u n a s i t u a c i ó n no especialmente buscada p o r los propios profesores, sino h e r e d a d a h i s t ó r i c a m e n t e como u n a c a r a c t e r í s t i c a m á s d e l sistema de e n s e ñ a n z a t a l c o m o se gesta en e l mundo c o n t e m p o r á n e o y en función d e l papel que l a sociedad h a venido atribuyendo a l a e n s e ñ a n z a en el contexto d e l modelo social global. P o r l o d e m á s significativamente, esta caracter í s t i c a de las vacaciones h a i d o indisolublemente u n i d a a u n a s i t u a c i ó n de precar i a r e m u n e r a c i ó n d e l profesorado, que h a llegado a ser casi proverbial. Seguramente no es difícil encontrar u n a r e l a c i ó n de causa. efccto entre ambas situaciones, afirma J o s é Taboada. L a m a y o r í a d e l profesorado no s ó l o asume como n o r m a l l a s i t u a c i ó n descrita, sino que defiende s u mantenimiento en función de varias razones: ante todo, l a peculiaridad del trabajo docente, que, c o m o d e s p u é s c o m e n t a r é exige u n a serle de tiempos libres a l o largo d e l curso, en los que el profesor pueda dedicarse a u n a p r e p a r a c i ó n profesional y a u n reciclaje indispensable s i se quiere mantener u n m í n i m o nivel de decoro profesional y mej o r a r l a calidad de l a e n s e ñ a n z a a d e m á s e l objetivo a conseguir en u n a sociedad futura no tiene p o r q u é ser e l aumento de las horas de trabajo d e l sector docente, sino, en todo caso, el aumento d e l tiempo de ocio de otros sectores profesionales; esto es especialmente claro en u n a coyuntura como l a actual, en l a que l a p r e s i ó n social procedente d e l paro (m u y grave entre los licenciados que van acabando sus carreras) hace necesaria m á s bien l a i n c o r p o r a c i ó n de nuevos trabajadores a l a e n s e ñ a n z a y no el aumento d e l h o r a r i o laboral de los que ya e s t á n en eíía. E n todo caso, el tema de las vacaciones del profesorado es inseparable- -como acabo de a p u n t a r- -del tema de l a pec u l i a r i d a d del trabajo docente y, p o r l o tanto, del análisis de l a jornada laboral O Pasa a la tercera columna áe la página siguievte
 // Cambio Nodo4-Sevilla