Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEV 1 LL o Julio Martínez Velasco Qo 7 pr TM Sai Í V K t Í f e V Una escena del pelotón de los torpes del saínete de Carlos Arniches y Celso Lucio El cabo primero que en su tiempo fue muy celebrado por su comicidad y es una muestra tiplea del género chico. -L a m e n t a b l e- -m u s i t ó Juan de Mairena. El público interrumpió c o n risotadas cada de la muerte D e mala raza O locura o frase del diálogo. M e n o s Juan de Mairena y santidad y E l gran Galeoto En segundo- -H o r r e n d o- -C o m e n t ó d o n Latino. Y añadon Latino de Híspalis, que no movieron un lugar c o l o c a b a a Benito Pérez G a l d ó s metido dió: -Y o tengo que saber quién es el autor de sólo músculo de la cara sino para esbozar un a dramaturgo después de haber demostrado tal engendro. rictus de desagrado. Y acercándose al vecino más próximo, que cumplidamente su cultura y estilo a través de La escena siguió en el mismo tono: estaba así c o m o a u n metro del banco corrido, la literatura no dramática ni exclusivamente Parejo. (dictando) -M a d r e mándeme vein- creativa. Y mostró cierto interés por un jovense lo preguntó en voz baja. te reales. -A h o r a dan E l cabo primero y Gigantes cito que empezaba en Madrid y que se llaJuan. -Oye, los veinte reales no caben aquí. y cabezudos maba algo así c o m o Jacinto Benavente Al malévolo deseo de averiguar la paterniParejo. -Pues ponga usted diesinueve. Martínez. dad del libreto, el vecino, por lo visto muy Juan. -Si digo en el papel. Seguiremos en D o n Latino mostróse más radical, exientendido, respondió: otro pliego. giendo hacer tabla rasa de todo el teatro- -L a s dos obras son del maestro Caballero. En el siguiente número musical los ranche- creado hasta la fecha. Ante el desastre c o l o- -L a letra, ¡la letra! ros elogiaban el rancho y afirmaban que nial del noventayocho había que poner punto- E l cabo primero es del gran Carlos tenían que probar el chorizo, el tocino y hasta y final a la España c a d u c a y levantar una Arniches. el arroz, por lo que sólo quedaba el caldo para nueva y distinta. Pero, ¿cómo- -s e pregunDon Latino lo miró de hito en hito. el alimento del batallón. t a b a- si el teatro, instrumento de educación- -E n colaboración con Celso Lucio. G i g a n Otra escena que desternilló de risa al a u d i de masas, permanecía en ese marasmo? En tes y cabezudos la ha escrito Echegaray. torio fue la del pelotón de los torpes, que vez de tanta alta comedia- -a ñ a d í a- -hacen- ¡Q u é me dice! daba, a juicio de los sentados, muy pobre falta comedias bárbaras: en luaar de almiba- -M i g u e l Miguel- Echegaray, no don J o s é expresión de los quintos españoles de su radas obras realistas, hirientes esperpentos- ¡Ah! tiempo. vistos c o n lentes cóncavas: ruptura c o n todo Terminado el primer número musical, un Al comenzar el cuadro segundo, c o n un el pasado, un teatro nuevo para hacer una soldado analfabeto dictaba una carta a otro, telón de selva a todo foro c o m o decorado, don nueva España. de esta guisa: Latino mascullaba imprecaciones a media En ello estaban c u a n d o les sorprendió la Parejo. ¿Cuánto me vas a llevar a mí por voz, que fueron acalladas c o n siseos de los caída del telón que daba por c o n c l u s a la la carta? vecinos de localidad, porque la tiple iba a inirepresentación de El cabo primero y, tras el Juan. -Treinta céntimos. ciar la romanza cumbre del saínete, lo que enredo de costumbre, la Rosario se arreglaba Parejo. ¡Treinta céntimos! ¿Y por q u é a empieza c o n la frase c o n el J u a n en vez de c o n el C o l a s c o n lo que ése veinte y a mí treinta? Yo quiero a un hombre el público quedó la mar de satisfecho. Juan. -Porque tu pueblo está más lejos que con toda mi alma Encendida la sala, nuestros amigos salieron el suyo. aplaudidísima por el público, que obligó a a echar un pitillo. L a tertulia formóse de Pare ¡o. -Pero un cuarto de legua nada más. repetirla. inmediato, pugnando sus miembros por antiJuan. -Venga, dicta. El resto de la representación se lo pasaron ciparse a expresar sus opiniones sobre la ejeParejo. -Inapreciable magre: malegraré que Mairena y don Latino bisbiseando entre ellos c u c i ó n de la tiple, de la que emitieron los más al recibo desta salle buena. La mía es buena, a sobre la degeneración a que había llegado el diversos juicios. Dios gracias. gusto del público, al solazarse con tal tipo de Mairena y don Latino, alternando la petaca, Juan. -Gracias. teatro. Mairena opinaba que el autor teatral no se incorporaron al corro, de momento. Parejo. -No hay de qué. Ahora pariéntisis. deberta ser siempre un nombre culto para Juan, mientras liaba parsimoniosamente el Juan. -Paréntesis, ¿para qué? poder enseñar al pueblo y mejorar su c o n d i cigarrillo, mostró su desgana e n ver la repreParejo. -Porque ahora le voy a decir un c i ó n Y mostraba el ejemplo de J o s é E c h e g a sentación de Gigantes y cabezudos q u e secreto de familia y hay que ponerlo entre ray, que era ingeniero de C a m i n o s y profesor seguiría tras el intermedio, porque le d e s pariéntisis pa que se entere ella sola... porque de su Escuela, gran orador y versado en E c o agradaba el libreto, por sentimentaloide, no sabe leer. nomía Política; y elogió sus obras En el seno (Continuará) ABC 2 junio 1983 31
 // Cambio Nodo4-Sevilla