Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO PRENSA SOCIEDAD D POR ANÓNIMA R T D ESPAÑOLA, FUNDADO ABC EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA REDACCIÓN, ADMINIS- TRACIÓN Y T A L L E R E S C A R D E N A L ILUNDAIN, 9 S E V I L L A DE TENA A B C es independiente en su línea de pensamiento, y no acepta necesariamente como suyas las Ideas vertidas en los artículos Armados STE artículo le puede parecer a alguien Impertinente; a algunos otros, trasnochado; a los más, reiterativo. En todo caso, he preferido que se sosegaran un poco las aguas- -si es que se han sosegado- -para saldar mi deuda con este tema en el que fui introducido precipitadamente y sin quererlo. Un periodista me preguntó, por teléfono, cuál era mi opinión en los días primeros del suceso. Yo intenté escurrir el bulto. No quería opinar. No me interesaba opinar. Pero mi interlocutora insistía, insistía... Dije al fin: Me parece un disparate. Una cosa de locos. Y ya quedé definitivamente a uno de los lados de esta España que por el menor- ¡ay! y por el mayor- -de los motivos se divide en dos partes irreconciliables. Se habían separado las dos orillas, y en medio, mi amigo el fiscal Luis Burón, escorado ligeramente hacia donde él creía que estaban la precaución y la justicia. No soy yo quién para hablar de la oportunidad, creo que admisible, de mi inteligente amigo. Ya sabemos que al ciudadano a pie de este país no se le permite la abstención. En seguida aparecen los denuestos: escapista, cobarde, templagaitas, comodón, irresponsable... aunque la cuestión en litigio sea tan estúpida y despreciable como ésta. Mi opinión, rápida, desganada, improvisada, telefónica y, desde luego, nada brillante, era clara. Pero ahora algo me mueve a explicar que, aunque sea a la fuerza, uno tiene que estar en eso tan vago que se denomina nuestro tiempo por gregario y hortera que resulte el acto de participación algunas veces. Esta claro, digo, que a mí me pareció mal que esa letra, tan desagradable como imbécil, se emitiera en un programa que estaba destinado a un auditorio preferentemente infantil. Pero me parece tan mal o peor que este mundo de la estupidez, el disparate- -me repito- -y la falta de talento se abra paso por ese portón de lo que llamamos cultura de masas. ¡Ay, comunicación- -Lacan, Lacan, Lacan- -cuántas irresponsables irrupciones se amparan en tu nombre! Lo peor de esa canción, más que la obscenidad mostrenca de su letra, es la falta de talento y de originalidad que pone en evidencia. Todos nos hemos reído, y hemos aceptado mil veces esa inesperada, ingeniosa expresión que da un paso adelante sobre el lenguaje convencional, por audaz que resulte, si se procede en el momento adecuado y ante determinados y escogidos- -subrayo escogidos- -oyentes. No creo que la apertura hacia conocimientos que no son indispensables ni enriquecedores haya que hacerla a cabezazos o a cornadas. El ser que se aDre a la vida ha de tener su debida información con los pasos contados del natural y humano desarrollo. Esa es la política finísima y ambiciosa a la que hay que aspirar entre las edades y las culturas. ABC 9 junio 1983 E ALGO MAS SOBRE LAS VULPES pueda, pero que lo haga sin buscar el aplauso en la degradación y el envileci Cada cosa a su tiempo, y eso de los miento. Desde Quevedo hasta Cela, nuesnabos en adviento. A mí me parece una tra literatura está llena de páginas que solamente algunos lerdos se atreverán a tontería lo de decir a los niños que han venido de París; pero también me parecería poner como autoridad antecedente de la inconveniente que desde una alcoba co- letra que hoy comentamos. El desenfado y hasta la procacidad pueden llegar a la pányugal se oyera una voz invitante: ¡Pepín, ven a la habitación de los papas que te gina de la mano de los maestros. Elija el lector preparado aquello que le satisfaga; vamos a enseñar cómo se hace un hermarechace lo que le moleste. Pero que nadie nito! Creo que Pepín se merece un resnos invada- -y menos a nuestros hijos- -peto y la libertad de cursar alguna asignacon estúpidas acumulaciones de términos tura por su cuenta al llegar el momento aburridos y neciamente explosivos, carenoportuno. tes de invención y de gracia. Hasta para Ya sé, ya sé que en seguida se echa manipular la basura y para no emporcamos mano de la palabra hipocresía para lantodos gratuita e innecesariamente hay que zarla no contra el que finge o aparenta lo contar con unos expertos, con un utillaje que no es o lo que no siente sino contra apropiado, con un escogimiento- -que diría un clásico- -de procedimientos científicos y aquellos que se atreven a esperar todavía que el mundo no sea un campo donde se especializados. Los medios de educación como los medios de comunicación deben exaltan o disculpan lo soez, lo grosero, lo plebeyo, lo vil... Ah, pero los educadores tener en sus manos las riendas de la discrección y del buen gusto. pedantes, insuficientes y quizá represados ellos mismos por quién sabe qué historias, Lo peor de esas Vulpes, exaltadas y poseguramente nada interesantes, se apresupularizadas como ellas no podían soñar, es ran a modernizar sus enseñanzas, y así la que han sido instrumentos de cierta confuprofesora impaciente se lleva sus alumnos sión en eso que antes llamábamos escala al río y tira de sujetador para que los niños de valores con la que hoy no se quiere vayan aprendiendo cómo empieza la cosa. contar. Un rápido y ciego ascensor evita los Pero me aparto del tema y les aseguro peldaños para llegar antes y sin esfuerzo hasta no sé qué piso vacío y desamparado. que sin ninguna pasión vuelvo a mis cuarteles. A todo texto literario- -y los de las Se nos encierra allí y sé hiere nuestra libercanciones también deben serlo- -hay que tad. ¿Puedo escribir libertad con mayúscula? Pues eso: Libertad. La libertad entenllegar desde una cultura, que puede ser nadida como algo que hay que ganarse día a tural o adquirida, sin que quiera decir que día; libertad sin prisas y sin pausas para evitar ciertos peregrinos intrusismos haya que hacer lo que se le ocurrió a al- como enseñan a andar las estrellas según Goethe- Juan Ramón Jiménez; libertad adeguien de la Sociedad General de Autores cuada a la delicada y ambiciosa apetencia- -a la cual, por otra parte, me honro en de esos seres que nos siguen y a los que pertenecer- El invento consistía en exaotros van a seguir. minar a ciertos presuntos autores letristas No es libertad bien digerida la de esa sometiéndoles a una curiosa prueba. Al letra de la debatida canción. Texto aherroopositor se le entregaba una cuartilla con dos versos, y él debía escribir otros dos jado, sujeto a eso que está en la calle ¿En qué calle determinada y sucia por la para completar una cuarteta. Daría algo por que tenemos que pasar nosotros y los tener una analogía de aquellos ejercicios. nuestros? Se ha elegido a algunos andadoNo; no se trata de aplicar talentómetro res iniciales para que ensayen sus apresualguno sobre las frentes creadoras; que rados y torpísimos primeros pasos. El ancada cual escriba como quiera o como darín de su órbita que diría también J. R. J. Eso, de su órbita. Por ahí pretenden que giren esos niños; esos locos bajitos que andan por ahí según frase de uno de nuestros humoristas contemporáneos; locos que nos superan tantas veces, por su cuenta, en gracia, en originalidad, en espontaneidad, en salud mental, en hacer que crezca cada día, sin injertos envilecedores, este hermoso árbol que es la vida. No; yo pensaba en esos locos maravillosos, a los que no se puede contaminar, cuando me refería a los locos desaprensiM MOBILIARIO- DEOORACTOll vos que habían inventado- ¿inventado? -y divulgado la canción. Solamente en AIII 2 CO AV. CARRERO BLANCO, 10- 12 Tlfs. 271907- 08 SEVILLA José GARCÍA NIETO De la Real Academia Española
 // Cambio Nodo4-Sevilla