Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 9 D JUNIO DE 1963. PAG. 11 INTERNACIONAL El Partido Laborista presenta un mensaje trasnochado a los electores británicos M i c h e l Foot, s u líder, no logra c o n v e n c e r a la c l a s e m e d i a que no s e c o n s i d e r a p r o l e t a r i a d o explotado La desunión del l a b o r i s m o no logrará v e n c e r en e s t o s c o m i c i o s p e s e a la pésima política económica c o n s e r v a d o r a mandato. E n cinco años dejará el censo de desempleo, ahora con dos millones de ciudadanos, debajo del millón. Para ello, ofrece la inyección de un torrente de dinero, especie de pildora estimulante para reanimar los sectores m á s decaídos. Un aspecto negativo del sistema de dos partidos que se relevan en el poder es que el elector suele tener memoria. Puede recordar que hace poco m á s de cuatro años, Callaghan entregó la llave del número 10 de Downing Street a Margaret Thatcher, con una economía carcomida por el descontento sindical, por la inflación y la recesión mundial. ¿Se produciría el milagro ahora con los mismos dirigentes laboristas de antaño y con recetas parecidas? Michael Foot no logra convencer a muchos, aunque el balance económico de los conservadores es bastante negativo. La estrategia económica thatcheriana llenó de panteones mu. chos sectores industriales, con infinidad de empresas arruinadas. Con los conservadores, el Seguro Obligatorio de Enfermedad h a c e agua. La cuota por receta subió un 700 por ciento. Londres. (Servicio especial. Los ad. versarios del laborismo repiten que el manifiesto electoral de ese partido es la carta de suicidio m á s larga de la historia política Michael Foot, jefe del laborismo, elegido hace cerca de cuatro años para armonizar los distintos sectores, se presenta a las elecciones el día 9 sin aligerar el manifiesto de la ganga doctrinal impuesta por la izquierda. Harold Wilson y James Callaghan, sin embargo, fueron maestros al e m p u ñ a r la lima para redondear esas aristas. Es u n lastre anticipar que una de las primeras medidas del Gobierno laborista será recoger las amarras con el Mercado C o m ú n para que la nave insular emprenda sus singladuras impulsada por el viento de popa de la Commonwealth. Otro factor negativo es el vínculo hls. tórico y actual entre el laborismo y el frente sindical. Foot, que cumplirá setenta años el mes próximo, promete el renacimiento del idilio entre las organizaciones obreras y el Gobierno. E l modelo sería el sistema corporativo del socialismo nórdico. Con ese maridaje, la prosperidad volverá a sonreír. El elector, sin embargo, tiene un concepto diferente de ese idilio. Los ú l t i m o s Gobiernos laboristas, con Wilson y Callaghan, recorrieron un camino lleno de baches por los conflictos laborales. Las desventuras laboristas arrancan, en gran medida, de la tenaz obstrucción sindical, con un rosario de huelgas, de acciones contemplativas en las fábricas, de paros por cuestiones pueriles. PROBLEMAS SINDICALES. -Los sindicatos británicos engendraron a principios de este siglo al Partido Socialista, que acabó defenestrando al Liberal. La idea era civilizada: en lugar de plantear las reivindicaciones laborales a golpe de piglotis o de p u ñ o s en las calles del Reino, su brazo político, el Partido Laborista, conseguiría ganar las mejores desde el poder. En los primeros años del siglo, un Gobierno liberal, m á s cerca de la utopía que de las realidades e c o n ó m i c a s y sociales, reconoció la plena inmunidad legal a los sindicatos en el ejercicio de su misión. Era la patente de corso, incompatible con el progreso de una economía moderna. Los sindicatos, los m á s importantes con dirigentes de la izquierda radical, tensan la vía despejada para incumplir las transacciones con las empresas, para sabotearlas y para imponer el mandato no muy democrático a los afiliados. Nadie podía exigir ante la justicia responsabilidades por los daños. EL E L E C T O R T I E N E MEMORIA- -El laborismo concurre a estas elecciones sin haberse asegurado la credibilidad de los electores. Foot promete mptlio millón de puestos de trabajo en e) primer año de Su ocaso puede significar un grave descalabro Los conservadores pueden hacerse con dos tercios del Parlamento Las e n c u e s t a s l e s pronostican unos 400 escaños sobre los 635 de la Cámara Con el p r o n ó s t i c o de una m a y o r í a conservadora en las elecciones legislativas de hoy jueves t e r m i n ó ayer en G r a n B r e t a ñ a l a actividad p o l í t i c a de los candidatos, i n f o r m ó E f e Las dos ú l t i m a s encuestas de opin i ó n p ú b l i c a que se suman a los múltiples sondeos que se realizaron en l a c a m p a ñ a electoral, dan p r o n ó s t i c o s parecidos a los del p r i n c i p i o a m p l i a may o r í a conservadora, fuerte retroceso laborista y p o s t r a c i ó n de l a alianza de liberales y s o c i a l d e m ó c r a t a s que se presenta p o r p r i m e r a vez a unas elecciones generales. La encuesta realizada por Morí para l a cadena de l a televisión comercial pronostica que los conservadores l o g r a r á n 400 e s c a ñ o s de los 635 de la C á m a r a de los Comunes, c o n el 45 p o r ciento de los votos; los laboristas, 201, con el 28, y la alianza, 19, c o n el 25 p o r ciento. La o t r a encuesta de Nop para el Daily Mail d a a los conservadores el 47 p o r ciento de los votos, a los l a b o i ristas el 29 y a la alianza el 23. A pesar de ene cuadro no muy estimulante, los laboristas no consiguen encocorar a los electores. OCASO D E L LABORISMO. -Foot, co. mandante en jefe de un Ejército desuní do, es el mejor de todos los dirigentes en su trato con el público. Su antiguo cártama, sin embargo, está velado por la edad y el cansancio. Su estilo es de otra época. El ocaso del laborismo es patente y puede pagarlo con el mayor descalabro electoral del último medio siglo. Su mensaje, con el estilo de Foot, va dirigido a un proletariado que ya no usa gorra a cuadros ni botas de goma. Una mayoría de los proletarios compra sus viviendas con jardín. Su parque automóvil es, a veces, rutilante. Un amplio sector de o b r e r o s especializados no se consideran aludidos con las Invocaciones del laborismo a las clases explotadas. Thatcher promete una economía saneada que, como la noche sigue al día, brindará puestos de trabajo seguros, bienestar y paz en la sociedad y la solidez de los ahorros. Es una ilusión no demostrada hasta ahora por la labor del Gobierno conservador, pero parece más ajustada a la realidad social y a las aspiraciones de la mayoría. El laborista Harold Wilson, en la sexta década del siglo, barrió a los conservadores en las urnas con la promesa de la revolución tecnológica. No realizó esa uto. pía, pero el progreso de la enseñanza pública fue creando una clase nueva que no se consideraba proletaria, según el viejo concepto laborista, m á s atenta a los mensajes del Partido Conservador. El británico, p o r tradición histórica, cree en su propia providencia m á s que en la del Estado. Su aspiración es que llegue a su cartera la mayor parte posible del salario, sin las tarascadas del fisco, para velar por su salud y su futuro. A él se dirige directamente el mensaje de Margaret Thatcher- -Alfonso B A R R A NOGAT Raticida de acción rápida QUE NUNCA FALLA Con matarratas NOGAT, en p o l vo; exterminará rápidamente y sin molestias, toda clase de ratas, ratones y topos. Recuerde que NOGAT no las mata en d í a s Las mata en horas. Si manda este recorte a Laboratorios SóKATARG, Ter, 16, Barcelona- 26, recibirá un interesante folleto. granó y pasta fosforada,
 // Cambio Nodo4-Sevilla