Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 9 DE JUNIO DE 1983. P A G 31 UNIVERSIDAD Reelegido decano de Bellas Artes Juan Cordero: La eficacia está en no perder horas de clase El alumno debe ser seleccionado en función de su vocación, aptitudes y esfuerzo La necesidad de elevar el nivel de los alumnos y la falta de espacio para clases y tareas propias del profesorado constituyen el reto que deberá afrontar el nuevo decano de la Facultad de Bellas Artes, Juan Cordero Ruiz. Un hombre convencido de las ventajas de la continuidad sobre la experimentación cuando de la formación de seres humanos se trata, pero sobre todo volcado en la idea de que es el trabajo la clave del éxito docente. ¿Qué experiencia ha cosechado durante su mandato anterior? -A nivel docente, que cualquier plan de estudios, la no perfecta o ideal enseñanza y la no óptima d o t a c i ó n de materiales es secundarlo si predomina la asiduidad en la docencia, la clase diaria, el trabajo. La eficacia de una Facultad está en no perder horas de clase. Me baso en experiencias de otras Universidades, en las que existen excelentes condiciones materiales y de diversa índole, pero al haber proble. mas de falta de clase, descontrol de la asistencia y falta de asiduidad, el fracaso es total. El móvil del éxito está en no perder horas de trabajo. ¿Hasta qué punto es función de una Facultad probar métodos nuevos? -Las experimentaciones docentes deben llevarse con cautela. Son preferibles métodos experimentados, aunque no sean los mejores, a métodos arriesgados que teóricamente pueden ser buenos. Las experiencias hay que hacerlas en laboratorios, y no con seres humanos. No se deben convertir en dogmas las ideas geniales de cada uno. UNA CARRERA QUE NO ES PARA TODOS. ¿Quién debe elegir Bellas Artes como carrera? Esta carrera no es para todos. Derecho a esta enseñanza tiene todo aquel que cumpla el Bachillerato, pero no es bueno que llenen las aulas. En esta en, señanza hay que reunir a un reducido número de alumnos por profesor, porque es una enseñanza individualizada, no uniformadora. Lo que debe primar es la especificidad. El alumno debe ser seleccionado en función de su vocación, aptitudes y esfuerzo. En contra de lo que pueda parecer por fuera, es una carrera dura, que exige esfuerzo intelectual y físico. ¿En qué situación se encuentra el problema de la escasa calidad de los alumnos? -Hay más alumnos, pero los niveles son más bajos en atención a esa falta de cualidades en la mayoría. Se nota a nivel de toda la sociedad española un predominio de la mediocridad, y, como es evidente, en la enseñanza del arte no hay que hacer una excepción. Decir estas cosas, aunque desagrada al alumnado, produce una reacción positiva, porque muchos reflexionan. E s una carrera de élites para personas que sobresalen de lo común. A las personas corrientes y normales debiera buscárseles otros niveles de la producción artística necesarios en la sociedad. Cabrían salidas para personas en el mundo del arte que no aspirasen a las creaciones renovadoras. La sociedad consume también un producto artístico que pudiéramos llamar de ciudadano o de altura medios, que van desde la limpieza de cuadros de no gran valor a las ilustraciones publicitarias o pinturas de hogar, esculturas decorativas conmemorativas, etcétera. Una Facultad debe aspirar a que esa masa de alumnos, en vez de frenar, sirva de clima propicio para que germinen las minorías de los creadores. ESPACIO PARA TODOS. ¿Qué grandes necesidades se plantean en el futuro? -El edificio de la Facultad ha llegado a su límite de capacidad y espacio. Hay que tener en cuenta la progresión en el aumento de alumnos de primer curso, que al avanzar hacia los cursos superiores van multiplicando sus exigencias de espacios especializados. Baste decir que hay unas cuarenta asignaturas distintas, algunas subdivididas en tres o cuatro grupos, y que la mayoría de ellas requieren un espacio que se inhabilita para otra asignatura o alumno. Si a esto se añade el compromiso de la Universidad de mantener a lodo el profesorado no numerario con sus dedicaciones exclusivas, al igual que los catedráticos, se precisan despachos o estudios donde estos docentes puedan realizar su labor investigadora y de estudio. ¿Por qué ha seguido con su anterior equipo? -Lo que pudiéramos llamar proyectos de este equipo no se han hecho nuevos, pero sí se recordó que tanto el decano como su equipo habían dado al cien por cien todo lo que tenían: su talento y su tiempo. Un mejor proyecto era una hipótesis, mientras que lo ya realizado era una garantía. También pienso que a la hora de elegir, se ha preferido la continuidad, que acapara muchas experiencias útiles en estas horas de cambio o renovación con una ley que deja autonomía a los estatutos que ha de hacer un claustro constituyente. En ese claustro debe estar un representante de la Facultad que exponga sus peculiaridades, como que se recoja personal tan especial como son los modelos en vivo, que se v a l o r e el concepto publicaciones de otras Facultades en paridad al de exposiciones de esta Facultad. Y que, en suma, se recoja con la categoría científica que la tradición ha dado a otras parcelas del saber, paridad o nivel semejante, al lenguaje artístico o plástico. Otra cosa es conseguir una selectividad para decir en los umbrales de la carrera que ésta requiere unas condiciones excepcionales, para no crear frustraciones a los varios años. Esto es semilla de resentimientos. DOS FACETAS EN UN DECANO. ¿Cómo autodefiniría su estilo al frente del decanato? -Me veo de dos maneras: Una ideal, que consiste en la creación de un centro que cree un clima propicio para el estímulo al estudio de la investigación y creación artística. Y, a ser posible, que cada alumno pudiese elegir aquellas materias que más se adecúen a sus condiciones para hacerse su carrera, cual un traje a la medida. Pero en la realidad pragmática, me veo como un ejecutivo que interpreta las aspiraciones de la mayoría de los profesores, cuida el orden académico y ejecuta los acuerdos de Junta y las normas que emana del Rectorado. ¿Piensa que es necesaria una renovación en el plano docente? -Yo quedaría muy bien diciendo que estos planes y métodos son obsoletos. Pero en honor a la verdad, hay muchas ideas para quitar lo que hay, pero muy pocas para sustituir lo que se quita. Como en política, la enseñanza, en estos momentos, no es más que el arte de lo posible. ¿Qué momento vive la Universidad española? -De expectativa y también de riesgo, por lo que supone campaginar el concepto democratización con el concepto de perfección de los mejores. También i; y una expectativa desmesurada para tomar posiciones ante el nuevo tipo de Universidades que prevé la nueva ley de Reforma Universitaria. ¿Cómo va a abrirse la Facultad a la sociedad para que ésta la conozca? -Hasta ahora, tímidamente, por medio de las exposiciones, algunas conferencias y concursos o certámenes. Las autoridades civiles, genuinas representantes de esa sociedad, deben fomentar los canales de comunicación entre lo que esta Facultad produce y las necesidades de esa misma sociedad. Jtagel PÉREZ GUERRA AUTOBIANCHI Élite: 5 velocidades y mucho lujo. Júnior: Joven, muy joven. En todo, Abarth: 1.050 ce. 70 C V Abarth. VEAN A s u n c i ó n 4 0 T e l é f o n o 27 0 2 18 Distribuidor exclusivo para Sevilla y provincia. SEVILLA
 // Cambio Nodo4-Sevilla