Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El sabor de la puerta grande de las Ventas Sólo tras toreros lograron en tas recientes fiestas de San Isidro salir a hombros de sus seguidores por la puerta grande de las Ventas: Paco Ojeda, las dos tardes que toreó; el Yiyo, una de las tres tardes en que hizo el paseíllo en aquella plaza, y José Antonio Campuzano, en la primera de las dos corridas en que toreó. Ojeda, en plan mandón Aunque en Madrid estaban esperando al torero de Saniúcar de Barrameda con las escopetas montadas, el resultado final fue inapelable: toreó dos tardes y las dos salió por la puerta grande. De esta manera, Paco Ojeda, el torero máí, polémico del momento, salió de Madrid para mandar en la temporada taurina española. Cara y cruz de José Antonio Campuzano Hizo lo difícil: salir por la puerta grande en una corrida teóricamente comprometida. Y luego, cuando de nuevo su camino se volvió de rosas, una vez más José Antonio Campuzano puso de manifiesto que le pesa más la responsabilidad que el toro. Está visto que su sino es remontar situaciones desesperadas. Cuando lo tiene todo de cara, parece como si no supiera aprovechar su oportunidad; cuando todo se le niega, no le faltan agallas y temple para salir por las puertas grandes. En esta cara y cruz se debate la vida profesional de un torero que conoce el oficio y tiene el difícil secreto del temple con la mano izquierda. Yiyo, la sorpresa de San Isidro Nadie apostaba ya nada por el Yiyo. Entró en Madrid por la puerta chica de las sustituciones y se reveló como uno de los toreros importantes del momento. Las tres corridas que toreó se las ganó a pulso una detrás de otra. Toreó con entrega y seriedad. Si no cometen con él errores administrativos, puede ser un torero fundamental. ABC 9 junio 1983
 // Cambio Nodo4-Sevilla