Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Don Juan Sánchez A r z o b i s p o sevillano que, de simple canónigo y por elección, a c c e d e a la dignidad el año 1323. Hermano del deán de la Catedral y de familia distinguida, es el primer arzobispo que figura, según las disposiciones de Bonifacio VIII, c o m o electo, confir- a extender por España la devoción al hospital de Nuestra Señora del Pilar. El año 1333 es de muchas romerías: A c u d e n grandes p e r s o n a j e s entre e l l o s D. J u a n Fernández de Limia, arzobispo de Santiago. El monarca castellano concede grandes privilegios al hospital, entre ellos uno de inmunidad en 1336. Fue este año cuando los portugueses, sin previo aviso, desatan D. Juan una algarada en la frontera c o n Sánchez, Extremadura y allá fueron el rey primer y el arzobispo, que alcanzaron arzobispo señaladas victorias, hasta que electo, una súbita enfermedad hace guaconfirmado y recerse al monarca en Olivencia. consagrado de Regresó a Sevilla para su cura- Sevilla. (Galería ción y convalecencia, y resta- de arzobispos. H ¡blecido continuó ja guerra c o n Sevilla. tra los portugueses, a los que aprisionó treinta galeras que hizo entrar victoriosamente por el Guadalquivir. La enseña de la capitana fue llevada como exvoto al hospital de Nuestra Señora del Pilar. El rey, que estaba en S e v i lla, concedió muchos privilegios a la ciudad y a sus vecinos, c o m o derechos de pastos y exención de portazgos reales. Iba ya a cumplirse una tregua de cuatro años, pactada por el rey D. A l o n s o c o n el rey moro de G r a n a d a A b e n Jucef, que se había aliado c o n el de Marruec o s A b u l Hassam. Se coaligaron entonces los reyes de Castilla, i Aragón y Portugal y salió el rey acompañado por el arzobispo Don J u a n de Sevilla, y el de Toledo, Santiago y otros muchos prelados. A la vanguardia iba el pendón de la c i u d a d A l llegar a un sitio denominado Peña del El pendón de la Batalla del Salado arrebatado a los moros figuró como trofeo y ofrenda que se guardaría en la iglesia cristiana. mado y consagrado arzobispo de Sevilla Fue entusiasta devoto del hospital de Nuestra Señora del Pilar y la capilla de esta advocación en su tiempo cobró un gran auge. A ella confluyen numerosas romerías que contribuyeron Ciervo entre Jerez y Tarifa, confrontaron c o n las numerosas mesnadas moras... Las cifras del potencial, victorias, derrotas y botines tal vez resulten abultadas, pero aquello fue otra batalla de las Navas. Más tarde, c o n la ayuda del arzobispo J u a n y los demás prelados que actuabanarengando a las tropas cristianas, sobre un pequeño río llamado por los moros Wadecelito, Imagen de Nuestra Señora del Pilar en la Catedral de Sevilla, antigua devoción muy querida del arzobispo Sánchez. ABC 14 septiembre 1983 Esta histórica Puerta del Perdón de la Catedral de Sevilla fue arco de triunfo tras muchas batallas ganadas por las tropas cristianas. esto es río Salado, el rey Alfonso c o n sus al iados volvió a vencer a los moros... Triunfantes entran en Sevilla las huestes cristianas y a su cabeza viene el arzobispo J u a n Hubo grandes fiestas, te deum y muchas banderas apresadas colgando de los muros del templo mayor. Por este tiempo D. Alfonso mandó adornar s u n tuosamente la Puerta del Perdón. El arzobispo aparece al principio del año siguiente en Madrid, año de 1341 y el 5 de agosto retorna el rey a Sevilla porque está dispuesto de nuevo a sitiar Algecirás. Parten hacia los c a m pos jerezanos el rey y el arzobispo, acompañados de muchos caballeros sevillanos. Fue un sitio penoso para las armas cristianas. Entró en Algecirás el 23 de marzo de 1344, tomó posesión de la c i u d a d e hizo bendecir la mezquita por el obispo de Cádiz y la dedicó a Santa María de la Palma. Era Domingo de Ramos. El arzobispo de Sevilla presidió todos estos actos, y más tarde, el 2 de julio de 1345, el arzobispo y C a b i l d o sevillanos, en su afán de repoblar la villa de Cantillana, dan casas y tierras de labor a los moros. En 1349 se pierde la memoria de D. J u a n Es probable que muriese en este año, hacia los setenta y un años de edad y veintiséis de pontificado. Se enterró en la capilla de Santa Bárbara de la Catedral. (Continuará) 15
 // Cambio Nodo4-Sevilla