Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
por José María Vázquez Soto Don Alfonso de Fonseca y Acevedo Este prelado, nacido en Salamanca, fue sobrino del anterior arzobispo Fonseca. Después de haber hecho sus primeros estudios en la Universidad de su tierra pasó a proseguirlos a Italia, graduándose en leyes y haciendo brillantemente el doctorado en ambas facultades, regresó a España y al poco tiempo su tío el arzobispo y el cabildo sevillano lo nombraron deán de su Santa Iglesia. Al quedar vacante la iglesia de Santiagode Compostela, el arzobispo de Sevilla la consiguió para su sobrino en julio de 1460, pero pronto se siguió una dificultad, que el propio tío obvió rápidamente. Andaba Galicia dividida en bandos y no era nada prudente que tan joven arzobispo c o m o don Alfonso de Fonseca júnior fuese a r e g i r s u Iglesia, más habiendo pretendientes para Santiago, por lo que el sagaz arzobispo de Sevilla solicitó del rey, con aquiesencia de la Santa Sede una permuta. Fue El suceso más destacado del tiempo del arzobispo Alfonso de Fonseca y Acevedo fue sin duda la vida milagrosa de San Diego de Alcalá, nacido en San Nicolás del Puerto. (Detalle de un cuadro de Murillo. Iglesia parroquial de San Nicolás del Puerto, cuna de San Diego de Alcalá. Catedral de Santiago de Compostela, elegida en la permuta por Fonseca y Acevedo. por lo que el arzobispo Fonseca II dejó su sede hispalense para marchar a Galicia. Dominada la situación regresó en 1467. Fonseca júnior residió en la iglesia de Sevilla cuatro años y después regresó a su sede de Santiago, no sin gran resistencia del cabildo y pueblo sevillano, ABC 1 octubre 1983 del que se había hecho querer y que le preferían al tío. Se dividió en dos bandos la ciudad, pero no los arzobispoas, hasta que la razón se impuso. Se volvió a su iglesia de Galicia, donde vivió muy querido de sus diocesanos, por su carácter bondadoso y afable, con lo que logró apaci- guar las banderías de Galicia. Más tarde, los Reyes Católicos, haciendo aprecio de sus buenos servicios, le confían el virreinato de Castilla, mientras duran las campañas de Granada. Esto lo alejó algún tiempo de Santiago de Compostela, adonde regresó y estuvo hasta el año 1506, en que, debido a su edad avanzada, renunció, retirándose a Salamanca. Allí había fundado un monasterio de clarisas bajo la advocación de Santa Úrsula, donde recibió sepultura después de su muerte, junto a varios miembros de su familia, que yacen allí. Fue durante el pontificado de este arzobispo cuando el preclaro hijo de Sevilla, natural de la villa de San Nicolás del Puerto, llenó de milagros España tras su muerte, acaecida en Alcalá de Henares el 12 de noviembre de 1462. El fraile Francisco conocido por San Diego de Alcalá. (Continuará) 63
 // Cambio Nodo4-Sevilla