Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Don Pedro González de Mendoza Cuarto cardenal y tercer patriarca Fue un privilegiado eclesiástico, por su nobleza, dotes naturales y a p o y o que recibió de príncipes, reyes y arzobispos. Este hijo de D. Iñigo López de M e n d o z a nació en Guadalajara en 1428. Después de una gran formación humanística en las artes y en las letras estudió leyes y cánones en Salamanca y al poco tempo comienza a recibir cargoseclesiásticos: parroquias, arcedianatos, obispados, a b a días. El año 1468 le e n c o m i e n d a el Papa Sixto IV el obispado de Sigüenza, y poco tiempo después lo crea cardenal, el 7 de marzo de 1473. El rey Enrique II, su gran protector, c o m o antes lo fue J u a n II, quiere que se llame E l gran cardenal de España y lo nombra canciller del sello de la puridad, alcanzando para él el ción que poco después de estos s u c e s o s se creó en España, siendo Sevilla la primera ciudad en la que se establece. Durante el breve tiempo que él arzobispo se encuentra en Sevilla actuó c o m o reformador de las c o s tumbres y convocó un concilio, sexto entre los hispalenses y que tiene carácter nacional, el día 24 de junio de 1478. Trató entre otras cosas de la vida y honestidad de losclérigos; fue un c o n c i lio para corregir abusos y reformar las costumbres de los fieles. Sixto IV mandó su legado, un tal Nicolás Franco. En 1482 los Reyes Católicos presentan al cardenal M e n d o z a para la sede de T o l e d o y allí vivió hasta 1495, c o n las alternancias de ausencias propias de un eclesiástico áulico de su talla. Murió en Guadalajara el 11 de enero. Lo sepultaron en la catedral toledana en un rico sepulcro al lado del Evangelio, en la c a p i lla mayor. En Sevilla, a parte del recuerdo histórico en todo lo relacionado c o n la Historia General de E s p a ña, no dejó más recuerdo que su ayuda e interés por la parroquia de Santa Cruz, reconstruida en gran parte a sus expensas, y algunas memorias pías en el templo catedral y c o n v e n t o s q u e frecuentaba la reina Isabel, c o m o los monasterios de Santa María de las Dueñas y de Madre de Dios. (Continuará) Sepulcro de don Pedro González de Mendoza (catedral de Toledo) 31 La figura tétrica del inquisidor Torquemada, que alumbró fatídicamente el período más álgido de la Inquisición en España. arzobispado de Sevilla. Pesa tanto el arzobispo en el ánimo del rey que por consejo suyo n o m bra éste heredera de la corona a su hermana Isabel. Esta influencia lo llevará a entrar de lleno en la vida de los Reyes Católicos, que lo confirman en el oficio de canciller, le adquieren el obispado de O s m a y consiguen del Papa que conserve al mismo tiempo todas las demás dignidades. En 1478 viene a Sevilla por primera vez, aprovechando la visita que hacen los reyes para pacificar los bandos de G u z m a nes y P o n c e s de León. Entró el arzobispo al lado de los reyes en Los Reyes Católicos (catedral de Granada) La iglesia de la Magdalena y el antiguo convento de San Pablo fueron el símbolo del terror en tiempos de don Pedro González de Mendoza su sede, donde le esperaba el obispo de Cádiz, quien desde su nombramiento actuó comogobern a d o r s u y o D e b i d o a su influencia, los reyes dejan en suspenso el c a s t i g o d e l o s c u l p a b l e s e n los alborotos de Sevilla, y pregonan un perdón que es a c o g i d o c o n gran entusiasmo por el pueblo sevillano, pero no así la Institución del Tribunal de la Inquisi- 19
 // Cambio Nodo4-Sevilla