Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 7 BE OCTUBRE DE 1983. PAG. 33 DEBATES DE A B C Andrés Jaiíe Soto, te boxeador y médico de! Federación Sevilla de Boxeo y es profesor de Medicina Deportiva de la Escuela Universitaria de Diplomados en Enfermería, de la Facultad de Medicina de SeviMa. Luis. Rodríguez Fontan- illas fue boxeador y s, acemas de arbitro de fútbol, arbitro naoionaJ de boxeo. José Marta Sainz Huerta fue boxeador y ocupó distintos carg ¡os federativos, entre Sos que figura el de presidente ce la Federación Española ti ¿Boxeo Boxeo sí, boxeo no. Es el dilema a que está sometido este deporte que en España atraviesa por una crisis muy aguda. Calificado como deporte de bárbaros y causante de taras físicas irrecuperables por Eos que abogan por su abolición, y corno deporte completo y con virtudes recomendables para sus practicantes por aquellos que lo defienden, a polémica que suscita el tema cuando sale a colación es bastante acusada como puede comprobarse por las opiniones que aquí quedan reflejadas. El boxeo, entre ei deporte y la polémica E 2 doctor Jaále Soto comienza esbozando- anos recelos, que dan a sus opiniones sin mayor valor. Es posible que por escribir estas líneas, grandes amigos míos que están en el pugilismo, puedan enfadarse conmigo y lleguen incluso a retirarme su amistad, pero yo no puedo traicionar a mi conciencia, ni por supuesto a los lectores no exponiendo mi auténtica opinión sobre las funestas consecuencias del boxeo- competición. A mí, personalmente, me satisface su práctica en calidad de entrenamiento, tanto es así que un par de veces por semana- -excepto cruzar guantes- -realizó los ejercicios del entrenamiento propio del pugilismo, que es como de verdad debe tomarse el deporte; como un medio y no como un absurdo fin. Quiero hacer hincapié en un tipo de muerte más preocupante que los espectaculares fallecimientos que concomitan o siguen a los combates. Se trata de la muerte en vida de los boxeadores sonados Los golpes acarrean la destrucción, la necrosis, la muerte de cierto numero de neuronas, o sea, de células cerebrales: células que no regeneran. Estas muertes neuronales pueden producirse bien directamente por la compresión traumática al chocar el cerebro con las paredes internas del cráneo- -cerebro y cráneo tiene momentos de inercia distintos- -o bien por rotura de los vasos arteriales y capilares encargados de llevar la sangre a los centros canalizadores del psiquismo humano. El cerebro está estructurado y se comporta como una gran red de transmisiones con muchas estaciones, de las cuales unas son emisoras, otras receptoras y otras ambas cosas a la vez. En el cerebro las incordinadonés van aumentando con los golpes micro y macrotraumas que un boxeador encaja en gran número a lo largo de su carrera pugilística, ya que los innumerables directos, swings, crochets, upereouts, etc. conmueven, alteran y des trüyen los cables (dendritas y cilindroejes) y estaciones (núcleos celulares) de la red encargada de orientar y relacionar el pensamiento del hombre. Las autopsias del boxeador sonado han revelado una masa encefálica degenerada. Ai existir zonas- -señala Jaile Sotode cerebro muertas, áreas cerebrales destruidas, como, por ejemplo, las de asociación frontal, se deteriora la función inQ Para Luis. Rodríguez la decadencia del Cuando se habla del boxeo- -comienza boxeo hay que buscarla en la leyenda ne- José María Sainz Huerta- -sale a colar gra que pesa sobre este deporte, además ción el peligro físico, que a juicio de ias de los prejuicios humanitarios de quie- personas poco versadas en la cuestión es nes los desconocen, la pobre ayuda ofi- muchísimo mayor de lo que en realidad cial que recibe y el trato injusto de los resulta. Y lo que la gente ignora es que medios de difusión, que lo han llevado a cuando se cumplen los requisitos establecen cumplir perfectamente lo ordenado. las cotas más bajas de su dilatada historia. Historia que se remonta, casi pudié- Para mí, el mayor peligro que actualmente ramos decir, con el hombre, haciendo su mente. Para ello, las Federaciones tienen aparición en la XXIII Olimpiada, por lo sus médicos que vigilan ese aspecto y hacen cumplir perfectamente lo ordenado. que, desde entonces, se consagró como deporte olímpico. A titulo de curiosidad Para mí, el mayor peligro que actualmente diré que las crónicas de Homero, Virgi- acosa al boxeo es la falta de actividad, ya lio y Pindaro, dejan en la Iliada huellas que sus practicantes al no participar peimpresas de las modalidades de lucha de riódicamente en veladas, torneos o compeboxeadores aquellos tiempos. Me he permitido citar ticiones hacen que losello conllevaabandonen los gimnasios, al rieseste testimonio entre los muchísimos qué go de que cuando yson requeridos para podría escoger para que nos demos cuen- participar lo hagan en condiciones poco ta de su abolengo óptimas. Por ello, el Consejo Superior de El que juzga a primera vista al boxeo, Deportes debe facilitar los medios necesin profundizar en los valores que repre- sarios, no sólo en economía, sino además senta su práctica, se equivoca, lo consi- en la de instalaciones deportivas nacionadera un deporte de bárbaros, inhumano, les, para que el boxeo se promocione y dey una brutal contienda en la que termi- sarrolle con toda seguridad y- dentro de nan mal parados dos hombres sin que un marco digno. haya mediado entre ellos rencor y sin Es también evidente, y por ende laque la sociedad obtenga ningún beneficio mentable, que desde la llegada de la actual de esta lucha. Y, aunque no lo sepa, Administración sólo se escuchen rumores quien así piense está en un gran error, sobre la posible abolición del boxeo. Sin pues esa opinión corresponde al examen embargo, creo que para abolir algo hay superficial que se hace de este deporte. que conocerlo. profundamente y no proLos detractores y los que claman por su nunciarse hasta haber realizado un análisis sobre sus vertientes positivas y negatiO Pasa a la segunda columna de vas. Considero un anacronismo que, precila página siguiente samente, el organismo máximo del deporte español, el Comité Olímpico, permanezca insensible ante una situación de crisis tan acentuada como la que atraviesa el bojsceo. Este Comité debe ser ei primer defensor de una disciplina olímpica que fue inscrita el año 688 antes de Cristo en el programa oficial de los Juegos. Y, lógicamente, tiene la obligación moral de preocuparse rápida y seriamente de un problema que afecta a la vida de naos hombres. El boxeo tiene que ser promocionado, programado y controlado por las Federaciones Territoriales directamente y todo lo que no se haga así- -salvo en justificadas excepciones- -resultaría muy peligroso para el practicante. Pero, como cuando se afirma una cuestión, lo argumentado hay que demostrarlo con datos y hechos- -afirma el señor Sainz: Huerta- Q Pasa a la tercera columna de la página siguiente Pasa a la primera columna de la página siguiente SEVILLA: San Ignacio, 14 (5) Tel. 954) 25
 // Cambio Nodo4-Sevilla