Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La cámara logró captar la acción delictiva en el mismo momento en que se producía. A plena luz del día, sin preocuparse lo más mínimo de que alguien pueda siquiera llamarle la atención, un joven desvalija un automóvil en la calle Mateos Gago. Un simple destornillador para hacer palanca, el cristal que se baja y todo listo para apoderarse de cuanto haya de valor. Es una escena que se repite a diario en ésta y en otras calles céntricas, y para corroborarto sólo había que ver otro coche, de matrícula extranjera, en la misma calle y con los mismos signos de un asalto. Pese a la mayor presencia policial, los delincuentes actúan casi con total impunidad, sin que los ciudadanos, por miedo o inhibición, apoyen en su labor a las Fuerzas de Seguridad. Las dos mujeres que pasan de largo ante el coche asaltado es la mejor prueba de ello. Información, Págs. 33- 34
 // Cambio Nodo4-Sevilla