Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
por José María Vázquez Soto 3 Don Fray Pedro de Urbina En 1585, hijo de hidalgos nobles de la villa de Brantevila, del Obispado de Calahorra, nació un niño al que ya siendo joven le faltarán sus padres. Se fue a Toledo con un tío suyo que lo educó convenientemente c o n miras a que contra yese matrimonio y asegurara la sucesión de la ilustre casa de los Urbina. Pero las ideas del huérfano iban por otros caminos; terminados sus estudios humanísticos, emprende los de Filosofía y Teología en la Universidad de Alcalá, donde terminó graduándose en doctor. Lleno del espíritu de San Francisco, reparte todos sus bienes a los pobres para entraren El C a s tañar, convento de recoletos del desierto. Tiene 23 años cuando toma el hábito; pronto sería maestro, guardián del convento de Alcalá, y enseñará en Alcalá, que durante 17 años lo tiene como un oráculo, hasta que llega a ser comisario general de la Orden, calificador de la Inquisición y juez sinodal del A r z o bispado de Toledo. Felipe IV lo presentó para el Obispado de Altarcito del Pesebre del convento de San Francisco, ante el cual oró muchas veces el arzobispo Urbina. La promoción del misterio de la Inmaculada cobró gran auge en tiempos del arzobispo Pedro de Urbina. heredera del remanente de sus bienes a la Santa Iglesia Metropolitana de Sevilla. Pobre, c o m o había vivido, se dispuso a morir habiendo otorgado testamento el 10 de diciembre de 1662. En el testamentóse lee: Pido y suplico al R. P. Provincial y Definidores de esta Provincia de Andalucía y al Padre Guardián de dicho Convento me den de limosna lo que se acostumbra conceder a todos los religiososcuando mueren, que es, hábito y cuerda y una sepultura sobre la cual pongan una losa en que se escriba: A q u í está s e p u l t a d o el a r z obispo de Sevilla, Fray Pedro de Urbina, rueguen a Dios por su ánima T o d o el testamento está lleno de expresiones de humildad. Murió el 6 de febrero de 1663 en el palacio arzobispal. Después de los solemnes funerales fue depositado en la capilla de San Laureano, hasta que más tarde se le enterró conforme a su voluntad en la iglesia de San Francisco, en la capilla de la antesacristía. El año 1810 la soldadesca francesa profanó su tumba y dispersó sus restos, en busca de fabulosos tesoros. (Continuará) Pedro de Urbina. Galería de Arzobispos del Palacio del Arzobispado de Sevilla. ABC 2 noviembre 1983 Coria, y la Reina lo eligió por confesor. A los cuatro añ os pasó a regir la de Plasencia, de la que tomó posesión por haber sido elevado al Arzobispadode Valencia y nombrado virrey y capitán general de aquel Reino. Dos años desempeñó el virreinato, ya que fue nombrado embajador extraordinario en Roma, adonde no llegó a ir por impedírselo una grave enfermedad. Débil y achacoso, gobierna la sede valenciana hasta 1657, que fue promovido para la sede hispalense, donde llegó el año 1658. Contribuyó con 20.000 ducados de plata para l a s o b r a s d e l Sagrario, que se terminó en sus días, 20 de junio de 1662, octava del C o r pus. Tras la procesión se depositó el Santísimo en el nuevo Sagrario. Se promueve en su tiempo la opinión favorable al misterio de la Inmaculada, resaltado c o n múltiples actos y fiestas religiosas. El mismo arzobispo recuerda un memorial que sobre las doctrinas de Scoto había escrito siendo comisario general de su Orden en España y que se imprimió después de su muerte. Arzobispo muy mariano, franciscano por vocación, muere en la pobreza. Ha legado sus bienes a los pobres, obras pías, edificaciones religiosas. Dejó por 71
 // Cambio Nodo4-Sevilla