Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Rafael Manzano, cesado en el cargo de conservador de los Reales Alcázares De momento, la medida ha sido adoptada con carácter cautelar Sevilla. Tomás Balbontín Rafael Manzano, hasta ahora arquitecto conservador de los Reales Alcázares, ha sido cesado de su cargo como consecuencia del resultado del expediente abierto en agosto pasado al detectarse unas supuestas irregularidades económicas en este recinto monumental. Se trata de una medida cautelar que supondrá su separación temporal del servicio, a la espera de que el sancionado formule en su descargo las alegaciones que considere oportunas. E l expediente administrativo incoado al arquitecto conservador data de agosto de 1983 y tiene su origen en una presunta estafa detectada en aquella época, que originó la inmediata detención del entonces aáUninistrador de los Reales Alcázares y un empleado del mismo. Los presuntos delitos cometidos estaban relacionados con el cobro de servicios no comunicados al Ayuntamiento y el uso ilegal de distintas cuentas corrientes. E s t o s acontecimientos motivaron que el entonces alcalde accidental de la ciudad, Guillermo Gutiérrez, firmara un decreto para que se abrieran diligencias previas para un posible expediente administrativo sobre la actuación del señor Manzano. Desde entonces acá, este expediente, en el que ha actuado como juez instructor el teniente de alcalde delegado de E c o n omía y Hacienda, José Valles, ha seguido su curso en el más absoluto de los silencios y su resolución ha tenido lugar recientemente, solicitando la separación de Rafael Manzano del servicio por las irregularidades cometidas en el mismo. Esta resolución ha sido comunicada al propio arquitecto conservador y a los representantes laborales de los trabajadores municipales, aunque para ser efectiva debe preceptivamente ser ratificada previamente por el Ayuntamiento Pleno. Aunque hasta el momento el contenido del expediente no fia trascendido, al parecer en el mismo se concluye que Rafael Manzano estaría implicado en irregularidades de diversa índole, por lo que se considera procedente su separación cautelar del cargo que actualmente ostenta. Por otro lado, cabe recordar que al igual que Víctor Pérez Escolano, ex delegado de Urbanismo y asesor cultural del alcalde, Rafael Manzano está actualmente pendiente de un informe J u r í d i c o solicitado por el PCA, para determinar si su situación- actual contraviene las disposiciones de la ley de Incompatibilidades, dada su doble condición de conservador de los Reales Alcázares y profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Rafael M a n z a n o quedará temporalmente separado de su cargo, y el expediente incoado tendrá que ser sometido a los órganos competentes para que, en su caso, decidan sobre la procedencia o no del cese y su posible confirmación definitiva. Rafael Manzano Martos ganó por oposición la plaza de director- conservador de los Reales Alcázares de Sevilla en 1970, aunque ya había venido trabajando como arquitecto en la restauración del monumento desde 1966. Más que lucrarse del prestigio del cargo, fue Manzano el que dio dimensión científica al puesto de alcaide de la fortaleza, poniendo al día cuanto suponía la herencia artística y estética de su predecesor, el poeta Joaquín Romero Murabe. A l igual que Romero Murube fue el conservador- poeta. Manzano es el conservador- arquitecto, un arquitecto de prestigio internacional, autoridad en temas del patrimonio histórico- artístico y creador de una escuela en la restauración en Andalucía. Rafael Manzano nació en Cádiz en 1936. Estudió Arquitectura en Madrid y trabajó con maestros como Torres Balbás o Fernando Chueca Goitia, estableciéndose en Andalucía, donde le fueron desde muy joven encomendadas importantes obras de restauración por parte de Bellas Artes. Aunque sería muy extenso relacionar sus trabajos, dos monumentos, sin embargo, recogen especialmente su trabajo: Medina Azahara, en Córdoba, y los Reales Alcázares de Sevilla. E n el Alcázar logró el descubrimiento del palacio doméstico de A l Muwarak y el mirador medieval del Palacio de Don Pedro, entre otros hallazgos. Ha restaurado los patios del Asistente, de Levíes, del Crucero, del Sol, del Alcaide, del Yeso y de las Doncellas. Su labor, por lo que respecta a Sevilla, incluye las restauraciones de Santa Ana, Santa Catalina, Santa Marina, la Cilla del Cabildo y Omnium Sanctorum, entre otras. Rafael Manzano es catedrático de la Escuela de Arquitectura y académico de Buenas Letras, y conocedor como pocos de la historia y el arte de Sevilla, de lo que dio buena prueba en el altar que proyectó con motivo de la visita del Papa a la ciudad y que fue montado en el campo de feria de Los Remedios para la celebración de la ceremonia de beatificación de Sor Angela de la Cruz. El hombre del Alcázar y de Medina Azahara El último y definitivo golpe de una larga persecución Sevilla. S. L. La persecución de que está siendo objeto el arquitecto Rafael Manzano por parte del PSOE se remonta al verano de 1983. E n el mes de agosto de dicho año surgieron las primeras desavenencias, cuando el Ayuntamiento sevillano abrió expediente administrativo al arquitecto restaurador de los Reales Alcázares por presuntas irregularidades Vendrían posteriormente diversos ataques sobre proyectos de restauración, emprendidos por el arquitecto sevillano, tanto en nuestra ciudad como en otras provincias andaluzas. Pero no ha sido hasta hace algo más de un mes cuando el acoso a Manzano llegó a ser agobiante, recibidas por la Junta las competencias de Cultura. E l lema era acabar con Manzano, desacreditar y reprobar cualquier proyecto de obras que estuviese en marcha. E l consejero de Cultura, Javier Torres Vela, lo entendió así y se sucedieron las paralizaciones y rechazos. Primero fueron los Alijares de la Alhambra; después, la restauración del Ayuntamiento viejo de Jerez de la Frontera... Nada más asumir las competencias en materia de museos, llegó la hora al proyecto de restauración del Museo de Bellas Artes de Sevilla. No se trata de una persecución política afirmaban tanto la Junta como el afectado... Pero al señor Manzano le quedaba aún su puesto como conservador del Alcázar, un puesto que la Junta no podía tocar al no ser de su competencia, pese a haber afirmado que cualquier restauración en el edificio tendría el visto negativo de la Consejería. ¿Quién podía atacar a Manzano en el Alcázar? E l Ayuntamiento. Y el Ayuntamiento socialista ha sido quien, dándole curso al expediente abierto, pretende separar a Rafael Manzano de su puesto. Sólo le queda su trabajo en la Universidad. O ¿también intervendrá el PSOE?
 // Cambio Nodo4-Sevilla