Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 26- 3- 85 DEPORTES ATLETISMO A B C 75 Mundial de Cross: 1 abuelo Lopes volvió a dar una lección de temperamento y estrategia España, tercera por equipos en categoría júnior Lisboa. Efe En Lisboa comenzó la era de los kenyatas, y él abuelo Carlos Lopes, tricampeón mundial de cross, rubricó su extraordinaria carrera atlética con un inesperado, pero rotundo triunfo ante veinte mil personas. La actuación de los españoles fue bastante discreta y sólo en Juniors, terceros por equipos y José Manuel García en novena posición, fue lo más destacado. En seniora, el primer español clasificado fue Antonio Prieto, que llegó vigésimo primero. ral Christoph Herle, se situaron entre los siete primeros, lo que constituye un varapalo a los jóvenes y motivo de análisis para los expertos. Pat Porter y Craig Virgin, los nombres más sonoros de la representación norteamericana, se vieron superados por su compatriota B r u c e Bickford. Antonio Prieto se codeó con los mejores, pero no pudo seguir el ritmo de ellos. LOS ESPAÑOLES, DISCRETOS Por lo que respecta a los españoles. Prieto llegó el vigésimo primero. Esparcía tuvo un mal día y José Luis González no logró alcanzar la meta, a causa de un empujón que le obligó a abandonar la carrera. En categoría femenina se adjudicó la victoria la atleta británica de origen sudafrinao Zola Budd, que corrió descalza, con un crono de 15: 01. La primera española fue Ana Isabel Alonso, quien entró en el puesto trigésimo primero. Lo mejor estuvo a cargo de los juniors, al conseguir un meritorio tercer puesto, por equipos, detrás de Etiopía y Kenia. Tose Manuel García fue noveno en la meta y el primer júnior no africano, lo que resulta muy significativo. Antonio Prieto, que sólo cedió terreno en los dos últimos kilómetros de la prueba estrella, confesó: Me han faltado quince días para rematar mi puesta a punto. Estoy lejos de mis mejores momentos, eso lo tengo claro, pero he vuelto a ser el mejor del equipo, tras una temporada bastante infeliz para mi José Luis González, el toledano que conquistó oro en los 1.500 metros de la última edición de los Campeonatos Europeos en pista cubierta, estuvo perseguido por la mala suerte. Cuando había cubierto los primeros 400 metros, en la curva a la salida de la recta final, perdí una zapatilla. E n ese momento se fueron por tierra mis posibilidades de ayudar al equipo E n el circuito de Jamor, próximo al Estadio Nacional lisboeta, los kenyatas plantaron cara a los etíopes tanto en seniora como en juniors, y si el triunfo colectivo fue de nuevo para Etiopía, en una y otra categoría, individualmente, Kipkemboi y Kipkoech se adelantaron a los ases de camiseta verde. En 1986, cuando los suizos organicen el mundial, Kenya debería ratificar este asalto al poder etíope- -cinco años de hegemonía- -en materia crossista. No ser á sencillo, porque Etiopía- -sed y miseria en el sur- -tiene un norte verde y rico en talentos para atletismo de fondo con y sin galones de militar. Carlos Lopes había confesado cuatro días antes de la carrera que abandonaría el atletismo a finales de octubre. También que sus piernas no estaban en idóneas condiciones. Posiblemente, este colosal triunfo le revitalice, si bien, como quedó demostrado, su particular otoño- -treinta y ocho años- -no se resiente cuando complementa coraje e inteligencia. En su ya sabida guerra con Fernando Mamede, el campeonísimo con vocación de maratoniano Lopes se anotó una victoria, la más sonora, y desde la óptica de su rival, la derrota más dolorosa. Mamede condujo, al principio de la carrera, el gran paquete de corredores, que, a partir del kilómetro tres, se alargó y m i l metros después se fraccionó lo indecible. Lopes, nacido en Viseu, hombre del Spórting de Lisboa, 13: 16.38, 27: 17,48 y 2.08: 38 guarismos personales para 5.000, 10.000 metros y maratón, empleado de Banca fuera del ejercicio, casado- -ex atleta de 400 y 800 m. dos hijos y millones de seguidores en todo el mundo, dio una lección de temperamento y estrategia. E n los últimos 1.700 metros de la prueba cogió el mando, después de aguantar los tirones cortos, frecuentes y temibles de los etíopes, que hicieron que el grupo de treinta y dos escapados, fuera de veintidós y luego de diecisiete. Finalmente, seis hombres se mantuvieron en cabeza; fue entonces cuando Lopes, alentado por el público e incluso por los altavoces del circuito, se distanció primero con 10 metros, poco después tomó 20 y llegó a tener 40. En la meta, envuelto en aplausos de un público fervoroso, sacó cuatro segundos a Paul Kipkoech. La caza del hombre blanco, involuntaria, instintiva y necesaria para que prevaleciera el dominio africano, resultó infructuosa, estéril, por parte de los etíopes Bulti y Debele y el kenyata Kipkoech. En esta hora retro, John Treacy- -campeón mundial en 1978 (Glasgow) y 1979 (Limerick) -y el campeón alemán fede- CENTENAR ...vapor todas! Á -c stóbal Colon- ias gestas más excepcionales de la historia nos demuestran que no existen límites frente a! esfuerzo y la voluntad de vencer. La hazaña de Cristóbal Colón es la mejor prueba de ello. A través de su ilustre figura
 // Cambio Nodo4-Sevilla