Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El paradón de Buyo La defensa había quedado desbordada, rota. El centro, desde la derecha del portero, buscaba al quince -Herbera- -para que éste fusilara a placer. No tenía el herculano más que empujarla, pero prefirió amartillar el tiro y darle con toda su alma. Fue igual porque bajo los palos se encontró un arsenal de reflejos felinos llamado Francisco Buyo. Paradón de época, de hacer posible lo imposible, de devolverle a la grada, tras unas décimas de segundo de angustia, la tranquilidad que puede dar un buen portero, un auténtico porterazo. Buyo ya dejó su tarjeta de visita a un disparo preciso y precioso de Marito Kempes en el primer tiempo, pero sería en esta oportunidad donde acreditaría su tarde. Paradón. TUCAJA CAJA DE AHORROS PROVINCIAL SAN FERNANDO DE SEVILLA MARTES 26- 3- 85 A B C 89
 // Cambio Nodo4-Sevilla