Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MOTOR Cómo nace y se hace un automóvil Lanzar al mercado un nuevo modelo de automóvil es tarea de años y es ocupación de cientos de personas, la mayoría técnicas o firmemente especializadas en diversos aspectos que conforman todo cuanto exige el minucioso y profundo estudio de un producto que ha de captar la mayor atención del público, del futuro usuario. Ensamblar técnica y costos es uno de los más importantes conceptos. Miles de datos afloran a través de los diversos departamentos de proyectos de las firmas constructoras, datos que pasan a los insaciables ordenadores. Diseños, infinidad de diseños, se crean por estos distintos escalones del todavía proyecto. Unos mecánicos, otros de estilo. Con los datos aportados, el ordenador va conformando y dibujando el modelo, y lo hace parcialmente y en su totalidad. Aceptado el resultante de los estudios y ante la definición ofrecida por la pantalla del ordenador, se pasa la idea al modelaje, y a la construcción artesana del correspondiente prototipo. Este es puesto en manos de expertos probadores profesionales, quienes, en secreto, muchas veces secreto a voces (el espionaje está muy extendido en el mundo del motor) cubren miles de kilómetros por los más diversos ámbitos, y en las más variadas circunstancias: autopistas, carreteras comarcales, caminos de tierra, zonas de montaña, terrenos pedregosos en ámbitos enormemente calurosos, o bien fríos al máximo. El nuevo modelo, mientras rueda, es seguido con minuciosidad, analizándose su comportamiento, sus prestaciones, sus puntos flacos, su consumo, etc. etc. Al final, se han consumido meses, muchos meses, incluso años, desde que de las frías líneas del ordenador se fue pasando al definitivo modelo. Paralelamente a esta ímproba tarea, se van ensamblando las diversas máquinas, que en la, en gran parte robotizada cadena, irá transformando la primera materia, la plancha metálica, en módulos que conforman la total arquitectura del vehículo. Prensas poderosas, robots que con centelleante A B C 98 La cadena de montaje transforma la chapa recibida en grandes rollos y, en etapas sucesivas perfectamente coordinadas, la primera materia en el brillante vehículo que se ofrece al público. Los robots de cerebro electrónico, insensibles a la fatiga, trabajan con mecánica perfección. rapidez realizan cientos de pun- pruebas del vehículo termina- que tras miles de horas de tratos de soldadura ensamblando do, que por sus propios me- bajo y empleo de cientos de partes de la carrocería, pintura dios, a impulso de su motor, millones de pesetas, espera proyectada a través de inge- abandona la nave donde nació ansioso el dictamen final sobre nios mecánicos, transporte por de una simple plancha. Ruti- el producto que ofrece: el que líneas aéreas de piezas en bus- lante, el nuevo modelo es lan- debe emitir el comprador. ca de los puntos de ensambla- zado al mercado, con nervioje, y, al final de la cadena, las sismo por parte del fabricante, Lorenzo MUÑOZ MARTES 26- 3- 85
 // Cambio Nodo4-Sevilla