Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 6- 12- 85 SUCESOS A B C 49 Punta Umbría: la Guardia Civil detuvo el miércoles al presunto asesino en casa de su hermana A las ires de la iarde de ayer ingresó en la prisión de Huelva La localidad onubense de Punta Umbría respiraba ayer más tranquila tras conocer por la radio la detención de Juan Carlos Clavijo Jiménez como presunto asesino de la niña María del Carmen Carretero Gómez, que apareció muerta en una casa propiedad de su familia distante unos cien metros de su vivienda. Sin embargo, pese a esta detención, el ambiente entre familiares y conocidos del detenido era de confusión, ya que prácticamente nadie lo daba como sospechoso Había colaborado en la búsqueda de María del Carmen Carretero Punta Umbría. Inmaculada Navarrete, enviada especial del trágico suceso. La Guardia Civil de Huelva fue a buscarlo, según ha podido saber A B C de fuentes solventes, a las cuatro de la tarde del miércoles a casa de una hermana suya, en la calle Vicente Espinel. Desde ese momento, en el que nadie sospechó nada especial, hasta que ayer fue puesto a disposición judicial e ingresado en prisión, nada se sabe. El gobernador civil informará de ello en una rueda de prensa que tendrá lugar hoy por la mañana. E n casa de la familia Carretero- -el hotel Emilio- -se volvió a revivir ayer el drama que se inició el 24 de octubre con la desaparición de María del Carmen. La madre de la pequeña lloraba desconsoladamente acompañada de numerosos familiares, los mismos que coincidían en afirmar que no se podían imaginar que Juan Carlos fuera el presunto asesino. Una tía de María del Carmen manifestó a A B C que el día de la desaparición se mostraba muy tranquilo y que ella lo había estado observando como posible sospechoso, pero nunca le notó nada extraño. A las seis y media de la tarde de aquel fatídico 24 de octubre, J u a n Carlos Clavijo apareció en el hotel Emilio para acompañar a la familia y colaborar en la búsqueda. Se da la circunstancia de que unos días antes de la desaparición había finalizado el contrato de ti abajo que Juan Carlos tenía en el hotel Emilio, donde había venido desempeñando las funciones de recepcionista desde las diez de la noche hasta las ocho de la mañana. A l saber de la desaparición de M a r í a del Carmen, se quedó algunos días más en su puesto ayudando a la familia. De todas formas, mientras encontraba otro trabajo, acudía a un taller de cerrajería de su amigo José María Camacho, persona que se encontraba ayer noche visiblemente afectada por la detención de Juan Carlos. A l parecer, el detenido le había dicho a un familiar de la niña que había sido interrogado por la Guardia Civil y que le habían enseñado fotos del cadáver. Según este testimonio, Juan Carlos Clavijo parece que afirmó en alguna ocasión que él sabía estar entre los sospechosos. Ayer sólo los niños de Pun- ta Umbría eran los que habla ban con los medios de comunicación. En el cuartelillo de la Guardia Civil no sabían nada, y afirmaban que todo lo había llevado la Guardia Civil de Huelva. Estos niños a los que me refería manifestaron que Juan Carlos era amigo de María del Carmen y que en una ocasión le habia regalado una pelota roja con lunares negros, habiendo sido visto jugando al fútbol con María del Carmen. Los niños, dicen que por su altura y corpulencia le llamaban entre e l l o s El Frankestéin La Guardia Civil indicó que nunca habia sido detenido por ningún motivo La familia de María del Carmen Carretero se enteró de la noticia por la radio E l padre, José Carretero, se encontraba en Huelva y fue avi- vestigación algunos puntos oscuros. A l parecer, había estado v i a j a n d o en Barcelona cuando ocurrieron todos ios hechos, aunque este extremo no fue confirmado ni desmerir tido por ninguna fuente de su familia. Además de como recepcionista del hotel Emilio por las noches, alguna vez había ido al mesón La Traíña propiedad de un tío de María del Carmen, para ayudar en el trabajo. Juan Carlos Clavijo ingresó en prisión a las tres y media de la tarde de ayer y pasó a la enfermería a reconocimiento médico, como es habitual. A partir de hoy mismo pasará a realizar la vida normal en la prisión. Puentes dignas de todo crédito manifestaron a A B C que, pese a esta detención, aún quedan algunas cosas por aclarar y que todavía podría haber más sorpresas en torno al caso. La hermana de Juan Carlos está casada con un policía municipal y viven en la calle Vicente Espinel, 18, lugar donde fue detenido el presunto implicado en el asesinato La mujer de Juan Carlos vive en Cádiz con su hija de cuatro años y su familia en Chiclana, aunque algunas fuentes señalaron que él había nacido en Morón de la Frontera. Juan Carlos Clavijo llegó a Punta Umbría con catorce años y su padre estuvo trabajando como empleado de la limpieza en el Ayuntamiento donde le conocían por El Risitas E l detenido había sido de la directiva del Punta Umbría C F. hasta el mes de junio de este año. Según parece, la clave de la detención por parte de la Guardia Civil ha estado en los datos aportados por el doctor Luis Frontela tras la exhumación del cadáver de María del Carmen. María del Carmen Carretero sado, a las dos de la tarde, aunque no apareció por Punta Umbría hasta p a s a d a s las ocho de la noche. Según fuentes policiales, Clavijo era uno de los principales sospechosos desde el principio, pero quedaban por atar en la in- la enviada especial de ABC, agredida por el padre de María del Carmen José Carretero, padre de la niña asesinada en Punta Umbría, convocó a las once de la noche de ayer a los medios informativos p a r a se gún él, realizar unas explosi vas declaraciones. A esa hora, la e n v i a d a especial ds A B C de Sevilla estuvo en el hotel Emilio, donde José Carretero, en un tono irascible y violento, comenzó a reali zar sus declaraciones atacan do a los medios de comunicación españoles y acusándoles de haber destrozado su reputación por haber insinuado, según el, su presunta culpa bilidad en los hechos. E l tono alterado de José Carretero, que iba acompañado de otra persona, llegó a los extremos de quitar violentamente de las manos el cuaPunta Umbría cierno de notas a la enviada especial de A B C de Sevilla, rompiéndolo a pedazos y profiriendo insultos contra la prensa. Cuando la enviada especial de A B C se disponía a abandonar el h o t e l Emilio ante los hechos que estaban ocurriendo, fue seguida hasta la puerta por José Carretero, quien a gritos profirió una gran cantidad de insultos contra los medios de comunicación, afirmando q u e la prensa no contaba la verdad y que los periodistas escribían para vender. Ante estos hechos, la Direc ción de A B C se reserva el derecho de ejercwr acciones legales contra José Carretero por si su actitud fuera contraria al derecho a informar de los periodistas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla