Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C SEVILLA SÁBADO 5- 9- 87 El Centro Provincial de Drogodependencias atendió en el último año a unas seiscientas personas Cuenta con un presupuesto anual de más de treinta millones Sevilla. María Jesús Pereira Cerca de seiscientas personas han acudido al Centro Provincial de Drogodependencias desde que se inaugurara en julio de 1986 en virtud de un acuerdo suscrito entre la Junta de Andalucía y la Diputación Provincial. Hace escasos días que este centro para drogodependientes ha estrenado una nueva sede en la calle San Gregorio, que permitirá una mayor capacidad de operación a las diez personas que en él trabajan, con un presupuesto anual de más de treinta millones de pesetas. Todas sus actividades están coordinadas por el Comisionado para la Droga del Gobierno andaluz y mantienen un estrecho contacto con algunas asociaciones familiares sevillanas que trabajan en barrios y pueblos por la desintoxicación, deshabituación y reinserción social del drogodependiente. El Centro Provincial de Drogodependencias está catalogado dentro del segundo nivel de asistencia a este tipo de pacientes, quienes en casos extremos son atendidos previamente en un hospital para las curas de urgencia, como el síndrome de abstinencia El tratamiento de drogodependientes en el citado centro puede iniciarse con una simple llamada telefónica al número 224257, al que se llega generalmente por consejo de algún asistente social de un distrito municipal, un centro de salud de la Junta de Andalucía o el médico de cabecera del interesado. La edad de éstos oscila entre los diecinueve y los veinticinco años. Desde el primer contacto hasta la cita concertada puede transcurrir como máximo una semana. El director del Centro Provincial de Drogodependencias, Antonio Rosas, asegura que este plazo es prudencial y el que habitualmente se registra en cualquier cita con un especialista. Por primera vez en un centro de este tipo se ha experimentado una reunión común de varios pacientes, acompañados de sus respectivas familias. La atención a un drogodependiente es aceptada en el número 1 de la calle San Gregorio siempre y cuando asista respaldado por una persona que esté dispuesta a ayudarlo en su tratamiento. En esa primera reunión de varias familias se comienza a trabajar directamente en la motivación para el abandono de las drogas. Esta fase es positiva porque contribuye a romper tópicos acerca de las granjas de desintoxicación, a desdramatizar el problema y a buscar posibles soluciones a cada caso Dos sicólogos, dos médicos, un ATS, un monitor ocupacional, un asistente social, dos administrativos y el director del Centro Provincial de Drogodependencias participarán en cada una de las fases que integran la rehabilitación del paciente. Como paso previo para proceder a la apertura de un historial de algún drogodependiente se exige la realizaciíón de una analítica por parte del médico de cabecera, a fin de detectar posibles enfermedades infectocontagiosas. En estadísticas hechas públicas a nivel nacional se ha comprobado que el ochenta por ciento de los drogodependientes que se inyectan por vía intravenosa son portadores del Sida, otros suelen registrar enfermedades sexuales o tuberculosis, y en su mayoría padecen hepatitis. En casos excepcionales, algunos pacientes que acuden al Centro Provincial de Drogodependencias son inscritos como derivaciones ya que sus problemas son básicamente de salud mental; Mientras que un asistente social mantiene reuniones periódicas con las familias para asesorarlas acerca de cómo pueden participar en la curación del paciente, estos últimos pasan a continuación a enfermería, donde se les proporciona una educación sanitaria: dietas de protección hepática para aquellos que tengan dañado el hígado por el consumo de drogas tóxicas o recomendaciones preventivas para no transmitir el virus de la hepatitis B a otras personas a través de la sangre, vía sexual, agujas y más raramente por saliva. A los drogodependientes que van a comenzar con la deshabituación se les realizan análisis toxicológicos de la orina para saber si ciertamente han abandonado momentáneamente el consumo de drogas. En caso de que haya cesado la dependencia de las drogas pero se tema una recaída, el monitor El cuarenta por cien de los asistentes procede de la provincia ocupacional enseña a este grupo a consolidar su situación, orientándolos sobre cómo pueden ocupar su tiempo libre. Los enfermos que precisen una deshabituación de las drogas serán sometidos a tratamiento psico- terapéutico. Antonio Rosas hace hincapié en el hecho de que numerosos pacientes, cerca del cuarenta por ciento, desaparecen por algún tiempo o definitivamente tras la primera cita. Esto ocurre porque algunos vienen buscando la pócima mágica que le saque inmediatamente de su situación, y nosotros no entramos en el pastilleo- -p r o s i gue el director del centro- Una vez que han superado la desintoxicación y deshabituación, concienciamos a estas personas que desde ese momento comienzan a tener los mismos problemas de cualquier joven: falta de trabajo, problemas existenciales, etcétera En lo que se refiere a la reinserción social del que ha sido drogodependiente, Antonio Rosas se muestra reacio a cualquier programa específico para este colectivo: Se ha comprobado- -d i c e- -la ineficacia y fracaso de los programas de formación profesional ocupacionar y reinsereión para ex drogodependientes coordinados por el Ayuntamiento y financiados por la Comunidad Económica Europea Este Centro Provincial de Drogodependencias ha utilizado para esta última fase el programa desarrollado por el gobierno regional para jóvenes sin un primer empleo, Andalucía Joven Curiosamente, las mujeres se resisten a acudir a este dispensario de la Junta de Andalucía y Diputación Provincial. El ochenta por ciento de los historiales abiertos ha correspondido a hombres. El director del Centro de Drogodependencias de Sevilla se precia de estar al frente del dispensario asistencial especializado en este tema con mayor cobertura de Andalucía El cuarenta por ciento de los asistentes a este centro procede de los pueblos. En el mes de junio del presente año se habían registrado en este dispensario asistencial quinientas catorce historias abiertas, de las que doscientas noventa y siete han sido dadas de baja en el programa, bien porque abandonaron la terapia o porque lograron deshabituarse. Veinticuatro de los pacientes, desde que se inauguró en Ramón de Carranza, hace un año, el Centro Provincial de Drogodependencias, fueron tipificados como derivaciones En los últimos años el crecimiento de asociaciones familiares dedicadas a la atención de drogodependientes (drogas duras y blandas, alcohol... ha sido espectacular en opinión de Antonio Rosas, quien asegura que el impulso de este movimiento ha venido dado de la mano de la actividad que ejerce este centro. La Cruz Roja- -subvencionada por la Administración- -ha tenido en los últimos tres años más de seiscientos casos de drogodependientes. También existen en Sevilla otros centros dedicados a alcohólicos, como la asociación Anclaje, situada en la calle Beatriz de Suabia. Hoy se cumple el tercer aniversario del asesinato de Rafael Padura Sevilla. S. L. Hoy se cumple el tercer aniversario del atentado que costó la vida, el 5 de septiembre de 1984, al presidente de la Confederación Empresarial Sevillana, Rafael Padura Rodríguez, posteriormente reivindicado por los Grupos Revolucionarios de Resistencia Antifascistas Primero de Octubre Rafael Padura (Grapo) Rafael Padura fue asesinado en las dependencias que la firma Artes Gráficas Padura tiene en la calle Luis Montoto por tres individuos que previamente habían preguntado por él sin conseguir localizarlo. Los autores del atentado, que dispararon contra el empresario en su propio despacho, fueron más tarde detenidos por la Policía y juzgados por la Audiencia Nacional. Con la muerte de Rafael Padura, Sevilla entera, y el mundo empresarial en particular, recibió un fuerte golpe del que tardó tiempo en recuperarse. El propio Ayuntamiento de Sevilla homenajeó luego al empresario asesinado, dedicándole una calle enfrente del establecimiento que Rafael Padura regía en la calle Sierpes.
 // Cambio Nodo4-Sevilla