Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 5- 9- 87 VERANO 87 ABC 31 El Rey y Mallorca crónica de un afecto recíproco El libro, impreso en papel couché, lleva prólogo de Baltasar Porcel Palma de Mallorca. Santiago Castelo Cuando ya el verano ha entrado en su recta final, aparece en las librerías de Baleares un libro entrañable y singular, El Rey y Mallorca escrito por los periodistas Andréu Manresa y Rafael Caballero. En una crónica cordial y viva de ese afecto recíproco y profundo que se ha establecido entre S. M. el Rey y la isla. La idea no es de ahora. Hace años recuerdo que X e c s Amenguel Barceló presentó un proyecto a Francisco Sancho sobre el asunto. La idea era contar los lazos de unión que estrechan a la Familia Real española con Mallorca. Andréu Manresa y Rafael Caballero han hecho crónica p e r i o d í s t i c a de Juan Carlos I esa vinculación, acrecentada con los años y la constante presencia. La edición que acaba de salir, en castellano y mallorquín, está lujosamente impresa en papel couché y lleva el sello editorial de Consell Insular de Mallorca. El libro se abre con la dedicatoria de los autores a Su Majestad por haber elegido Mallorca como su residencia estival y lleva un prólogo de Baltasar Porcel, en el que el novelista de Andraitx cuenta un a modo de biografía de Su Majestad, recuerda cómo lo conoció y señala pormenorizadamente la genealogía que une a S. M. Don Juan Carlos como heredero directo de los Reyes de la breve dinastía mallorquína. Hay, a continuación, unas palabras de Camilo José Cela, en las que el escritor y académico subraya que el Rey es un manantial de energía, de serenidad y de buen criterio, y su palabra, para mí, es siempre saludable Andréu Manresa y Rafael Caballero cuentan con todo detalle la presencia de los Reyes en la isla a lo largo de los años. Hay magníficas fotografías de Tomás Montserrat, Óscar Pipkin, Pep Vicens, Lorenzo y Sergio Rodrigo y algunas imágenes de archivo, hasta ahora desconocidas, de la visita que hicieron a Mallorca S. M. Don Juan Carlos y Don Alfonsito a principios de los años cincuenta. El libro recoge también un soneto de este cronista con una versión al catalán de Grabiel Camps y unas evocaciones de Guillermo Soler Summers, que durante años fue el reportero que cubrió en la isla la estancia de la Real Familia. Los pintores Julio Ramis, Rafael Amengual, Riera Ferrari, Brunet, Roca- Fuster y Juan Bennassar han cedido para el libro aquellos cuadros que ellos han dedicado a la vinculación del Rey con Mallorca. Y se cierra el homenaje con un epílogo de Juan Bonet, quien recuerda los días juveniles de S. M. Don Juan Carlos en Valldemosa, donde valoró la paz de esta tierra que el Rey, años más tarde, definiría con estas palabras: La belleza de esta tierra está a tono con la calidad humana de sus gentes. Palabras que Mallorca recibió con general gozo. Lo que es natural Libro documento para la recordanza y la melancolía, prueba, una vez más, el cariño del Soberano por esta tierra mallorquína a la que devolvió su antigua categoría de Real Sitio. Jaime Lena, un portuense que ha llevado hasta Austria el folklore andaluz El Puerto. Maribel Barrientos Jaime Lena en el año 84 cogió sus bártulos, dejó El Puerto de Santa María y se lanzó a la aventura. En septiembre del año anterior conoció a Karin, su mujer, y fue ella la que le sugirió la idea. ¿Por qué no irse a Austria para intentar triunfar? Al principia no fue fácil, pero ahora las cosas comienzan a ir viento en popa. Será cierto eso de que nadie es profeta en su tierra. Son las cosas de la vida, son Las cosas del querer Madrid. Carlos Galindo Son las cosas de la vida. Ayer, es un decir, disfrutando de las playas y la gastronomía galaica (que este año fue nuestro punto de destino, donde disfrutamos de lo lindo no solamente con sus mariscos y sus playas y sus paisajes, alejados del mundanal ruido de las discotecas y las multitudes) y hoy embutidos de nuevo en todo el fregao madrileño. Sf, son las cosas de la vida. Pero también son Las cosas del querer porque este será el título de la nueva película que producirá Luis Sanz, allá para primeros de año. ¿Que les recuerda al título de una canción? Pues están en lo cierto. Se ve que desde La corte de Faraón a Luis- -también amante de la música folclórica y de la tonadilla- -le está dando buen resultado este tipo de producciones. Nos lo encontramos en la noche de Bocaccio, donde suelen estar los de siempre Es decir, María Asquerino apoltronada en su palco, esperando la llegada de alguien con quien departir (siempre llega alguien) Ángel García Moreno, que está acelerando los ensayos para estrenar el próximo día 17 Materia reservada en el Marquina, con Amparo Saró, María José Alfonso, Fernando Delgado, Jaime Blanch e Isabel Mestres, entre otros. También nos encontramos nuevamente con Pedro Civera, con el que pudimos dialogar, y el joven actor A n t o n i o Vico. Es decir, que a pesar de las terrazas, chiringuitos o demás repertorio, los artistas siguen acudiendo a Bocaccio. Pero vamos a lo que vamos, es decir, a Luis Sanz. Nos comenta que Las cosas del querer (y recordamos a Quintero, León y Quiroga, entre otros autores) habla de la posguerra española, del apogeo del folclore, de los años de Miguel de Molina, Imperio Argentina y Mari Paz, quien, nos dice, estrenó precisamente el espectáculo con este título, y donde debutó en teatro Lola Flores, y estará dirigida por Gerardo Vera, encabezando el largo reparto Angela Molina, Antonio Banderas, Imanol Arias, Juan Ribo (que también estaba allí) Amparo Baró y Chus Lampreave. Y donde Angela interpretará canciones recordadas como Las cositas del querer ¡Ay Maricrú! y El Morrongo mientras Antonio Banderas cantará La bien, paga y Ojos verdes El apellido Lena es aquí muy conocido porque la hermana de Jaime es nada más y menos que Pepita Lena, gran artista en la cerámica. Sin embargo, su hermano quiso empezar de cero y no le quedó más remedio porque al llegar a Graz (capital de Estiria) al norte de Austria, se encontró con un- gran problema común a todos los emigrantes: el idioma. Como no tenía ni idea de alemán, trabajé de talador de árboles por toda Austria durante un año Después de esto, Jaime y Karin se enteraron de lo que luego daría nuevo rumbo a su vida. En la Universidad de Graz se daban cursos docentes de deporte, cultura o baile. Alguien les propuso que diesen ellos clases de flamenco. No somos Carmen Sevilla- -n o s dice Jaime mientras nos tomamos el café de por la mañana- pero enseñamos los bailes más importantes de mi tierra: las sevillanas. Lo que conmenzó siendo una forma de ganar dinero, se ha convertido en su habitat diario, en su vida. Debido al éxito que tuvimos con el primer curso, no me quedó más remedio que volver a El Puerto para perfeccionar las sevillanas y aprender algún tanguito con el gran maestro Juan Conejo Con el curso que empiecen ahora son ya tres los que lleven impartiendo. Hemos dado dos cursos- -n o s d i c e- -y el semestre que viene tenemos pensado otro en cooperación con el Instituto Austríaco para América Latina. Este es nuestro primer proyecto, porque por otro lado pretendemos seguir con nuestra academia de baile en la Universidad Y los proyectos no dejan de aflorar por la boca de este joven portuense. Me gustaría traer gente austríaca aquí y, claro está, llevar para Austria, para la tierra de la música, amigos míos que toquen la guitarra y que bailen, porque allí hay gran interés por todo lo relacionado a la música Jaime y Karin ya lo están, consiguiendo. Ella es austríaca y no ha tenido problemas, pero él era de una tierra lejana. Sabe que al principio la gente lo miraba como algo exótico. Era moreno, con los ojos oscuros y encima bailando sevillanas. Pero también reconoce que la gente se ha portado bien con él. Allí se te conoce por lo que eres. Da igual que seas andaluz o de otro sitio. Yo no me he sentido discriminado Se tienen que ir pronto de El Puerto. Sus vacaciones les han durado poco, pero la que les escribe se siente muy complacida de haber podido conocerles, porque sigue sin ser muy normal que alguien se vaya tan lejos y que allí también cuaje la cultura andaluza. Para bien o para mal es cierto que las sevillanas están de moda.
 // Cambio Nodo4-Sevilla