Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Belmonte, E l Gallo y el doctor Cruz Auñón hablaron con mi padre para qne me dejara bailar -Empecemos por el principio... -E l baile. El baile lo llevo metido desde los tres años, que me llevaron a la Feria vestida de gitana. Me acuerdo que no me sentaba para no arrugarme el vestido. Me encantaba... A mí me sacaban de mi casa y a las ocho horas volvía íntegra, peinada como cuando salí de casa, con mis flores en mi sitio. Yo no me quería estropear, y lo único que me gustó siempre fue bailar, aunque mi padre no quería... ¿Y por qué? -Porque ya sabes que antiguamente decir la palabra artista era como decir que se tenía muy poca vergüenza. Hoy día, una chica de buena familia dice que quiere ser artista, bailarina, y no pasa nada. Es como cualquier profesión. Eso antes no era así. Tuve que luchar mucho, primero para convencer a mi padre y luego porque ya sabes tú la cantidad de hincapiés y de cosas que se encuentran para llegar a ser algo en el mundo del arte. Y después la política me hizo sufrir mucho, me hicieron muchos feos en aquellos tiempos porque mi padre era socialista... ¿Cómo le convenciste para que te dejara bailar? -E s una larga historia. Yo sólo bailaba flamenco en fiestas y cosas así. En una de estas Jiestas estaban Juan Belmonte, El Gallo y el doctor Cruz Auñón, que era muy amigo mío; para mí un segundo padre. Bueno, pues en esa fiesta, a la que fue también Pilar López, los tres le dijeron a mi padre que yo tenía un porvenir muy bonito en el baile, que me dejara... Pero mi padre siguió refunfuñando y sólo dejó de protestar cuando llegué a primera bailarina con Antonio. Quería que estudiara. ¿Estudiaste? -Hice mi ingreso en la carrera de perito agrícola, pero por cuestiones políticas me hicieron la vida imposible. Un catedrático de Ciencias Naturales estaba en contra de mi padre y en el examen oral, yo ya había pasado el escrito, me lo puso imposible, poniéndome nerviosa al máximo. Mi padre sufrió tanto que me llevó a examinarme a Madrid. Y me dijo: Si apruebas en Madrid te dejo bailar Así que con quince años me fui a Madrid, y aprobé sin tener que examinarme oral. Como quería bailar me empollaba de una forma increíble. Y mi padre cumplió su palabra: Ahora, baila me dijo. Con Franco me perseguían porque era luja de un socialista y ahora los socialistas no me hacen caso ¡Y vaya si bailó! Para ella el duro aprendizaje fue un goce continuo, sólo alterado por el rencor de los politiqueros de la época, a los que no les pareció bastante victoria haber aplastado al enemigo en los ensangrentados campos de batalla. Mientras su padre purgaba la derrota en la academia Orad, ella, ajena a aquellos odios civiles, en el candor de la adolescencia y juventud, zapateaba y zapateaba. Diariamente, una hora de ballet, otra de baile español, otra de flamenco, otra de regional. ¡Y me parecían pocas horas! exclama con una amplia sonrisa de autosatisfacción. Aquella niña, que llegaría a la gloria, se hacía mujer alegre y tranquila, jugando con sus cromos y plantando cara a una soterrada timidez. Me daba vergüenza de todo y me sigue dando todavía. Ahora liego a un sitio, me reconocen y tal y me sigue dando mucha vergüenza. Cuando voy a alguna fiesta con artistas observo cómo ellos están pendientes de las fotos y se ponen para salir. Desde luego que la vida del artista es así, pero yo siempre me escondo. No sé... Me da vergüenza La náusea -Pero tanta timidez no se corresponde después con tu profesión. Has de salir al escenario y enfrentarte a un numeroso público... -A mí es que bailar me gusta mucho. Dicen que tengo dos personalidades distintas: la que sale al escenario y la que está fuera. En el escenario soy una persona distinta. Pierdo la vergüenza, soy coqueta, sé cómo tengo que hacer el amor, cómo tengo que interpretar. Me gusta mucho la interpretación en la danza. Ten en cuenta que para mí el baile lo es todo en la vida. Con el baile empecé a vivir. Es pasión, es vida, es alegría, es sentimiento... Quien vive el baile lo tiene todo ¿Hasta el amor de un hombre? -Bueno... Yo me casé con Osear Cruz, torero colombiano. Me lo presentaron aquí, en España, pero no le hice caso y él tampoco, porque dijo de mí que yo era una pedante. El flechazo vino después, en Colombia. El me brindó un toro y de ahí vino todo... Su historia andaluza se remata con este pase de pecho que le hizo el amor: Bailaora de reconocida fama se enamora de un torero. Son felices. Tienen una hija... RESIDENCIAL en calidad y condiciones ROMPEMOS LOS MOLDES -PISOS 3 4 DORMITORIOS PRECIO: 4.448.820 PTAS. ENTRADA: 265.000 PTAS. 14 MESES A: 26.500 PTAS. LLAVES (MARZO- 88) 310.000 PTAS. HIPOTECA 13 AÑOS DESDE: 18.7160 Cantidades sin extra y con IVA incluido PISOS EXTERIORES baño! baño estar comedor dormitorio dormitorio dormitorio cocina i Ctra. Sevilla- Málaga Sevilla Este (Polígono Aeropuerto) Teléfono 511577 andalucía residencial gestor! aa c v no 8 SÁBADO 5- 9- 87
 // Cambio Nodo4-Sevilla