Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RALLYE PARIS- DAKAR Las dos muertes ocurridas en esta edición ponen en peligro el futuro de la prueba africana Se piensa que ha perdido el espíritu de que lo dotó Sabine París. Efe Los sueños de aventura con los que el padre Thierry Sabine puso en práctica su idea del Rallye París- Dakar, pasa por un momento crítico, tras las dos muertes acontecidas en esta décima edición, que ponen en entredicho el futuro de la organización de la prueba africana. La muerte del organizador de la prueba, en un accidente de helicóptero en tierras nigerianas, cuando seguía una etapa de su competición, ya estuvo a punto de poner punto final al sueño de Sabine, que sólo la voluntad de su mujer y de su padre, junto a Rene Metge, salvaron de la desaparición. La veintena de víctimas que hasta la fecha se ha cobrado la prueba más importante del calendario mundial, más incluso que cualquier gran premio de Fórmula 1, pero sobre todo las dos muertes de este año, el holandés Kees Van Leovezijn y el francés Patrick Cañado, ponen en tela de juicio a la organización del rallye, por considerar que este año se han perdido, por muchas razones, las razones que dieron vida al París- Dakar. Los organizadores de la prueba, Gilbert Sabine y Rene Metge, fundadores de la Thierry Sabine Organitatión (TSO) anunciaron, al término de la etapa de Agadez, la adopción para la próxima edición de 1989 de medidas más favorables, aunque en su mente no encuentre sitio la idea difundida por muchos de que ésta décima edición sea especialmente dura. La causa fundamental de ese giro en el desarrollo del París- Dakar tiene su origen, muy probablemente, en la importancia que la mayoría de marcas y fábricas, tanto de automóviles, camiones como motocicletas, han dado al París- Dakar. Las mecánicas y la participación con las que en 1979 se dio la salida del rallye en Versalles no se parecen en nada a las de 1988. El despliegue y el dinero que todos ellos han invertido cambia sustancialmente la idea principal de lo que en realidad había soñado Thierry Sabine un día. Por lo que se refiere a la asistencia obligatoria en carrera, la organización destaca que favorece a los profesionales, cuyas escuderías les prestan asistencia diaria, y no a los amateurs, que corren sin asistencia Hubert Auriol, doble vencedor del ParísDakar en la categoría de motos, se ha mostrado muy contrariado por la decisión de la organización de dar las salidas de las motocicletas en línea, pues impide rodar al pelotón sobre el trazado más adecuado, y por lo interminable de algunas etapas y los recorridos nocturnos que tienen que realizar, pues sobre dos ruedas una buena visibilidad se ve sensiblemente recortada. En cuanto a la extensión de las etapas, Metge declaró que hay que tener en cuenta los puntos de carburante, y en cuanto al número de competidores aseguró que la organización tendrá presentes las sugerencias que te hagan al respecto. La aventura, esa sensación con la que los participantes de 1979 y años sucesivos iniciaban una ruta hacia lo desconocido, ha dado paso a los intereses comerciales y al éxito deportivo de una simple competición. Baste para ello recordar la frase de los pilotos franceses del Mitsubishi Pajero al que adelantó el camión en el que se encontraba el fallecido navegante holandés Van Loevezijn: Lo que más nos dolió fue el hecho de que dos vehículos concursantes en la carrera pasaron por el lugar del accidente sin pararse siquiera. No se pudieron percatar de la gravedad del accidente. El espíritu del Dakar se ha perdido Miguel Prieto, el español mejor clasificado Agader (Niger) Efe Miguel Prieto (Nissan Patrol) que tuvo que ceder la primera plaza en la clasificación entre los vehículos Diesel, es, con su decimoquinto puesto, el primer español en la general de la décima edición del Rallye París- Dakar, que ayer disfruta de su única jornada de descanso. Esta jornada la han dedicado los participantes que todavía se encuentran en carrera a reparar las ya muy castigadas mecánicas con las que toman parte en la prueba, para garantizar en la medida de sus posibilidades la llegada a las costas de Dakar, en una segunda fase del Rallye que tampoco parece que vaya a ser muy fácil. Por lo que a la representación española, se refiere, cinco equipos, tres automóviles y dos camiones, motos al margen, se encuentran entre los 100 primeros en la clasificación general. Miguel Prieto es el mejor de ellos, a pesar de perder la primera plaza de la categoría de los vehículos Diesel, que consiguió en el primer día de competición en tierras africanas, justo en la etapa que antecedía a la jornada de descanso. La pareja Prieto- Juventany tuvo que ceder su lugar de privilegio al sufrir el pinchazo de casi todas sus ruedas, sólo una llegó hinchada a Agadez. Entre tanto, quien no lo tiene demasiado fácil entre los representantes españoles es Juan Porca, quien probablemente se vea obligado a abandonar la prueba al sufrir su vehículo la rotura de un palier y de la transmisión. Un nivel más humano Días después, Jean- Marie Balestre manifestó que era necesario que el rallye se disputara a nivel más humano, tras los accidentes mortales de Kees Van Loevezijn, el sábado, y de Patrick Cañado, el domingo. Sabine, tras afirmar que Balestre quiere acabar con el rallye, señaló que a su regreso a París se entrevistará por primera vez con el presidente de la Fia para tratar del futuro de la pruebla. Tanto Sabine como Metge aseguraron que en la próxima edición volveremos a normas menos duras, para facilitar la participación de los amateurs y privados con pocos medios y que habrá que estudiar concienzudamente el número de participantes. La edición 1988 del París- Dakar ha contado con unos seiscientos participantes, de los que quedan en carrera menos de la mitad, y una posible solución vendría dada por la reducción del número de participantes, para así conseguir una mayor seguridad de los concurrentes y garantizar una serie de medidas que, con tantos aventureros, es muy difícil ofertar. Carmelo Cedrún cesó en la Balompédica Linense La Línea. Juan José González Carmelo Cedrún dejó ayer tarde de ser el entrenador de la Balompédica Linense tras la reunión que mantuvo con la directiva del club. A su conclusión, el preparador vasco declaró que la decisión la había tomado por voluntad propia, debido a las críticas que estaba recibiendo por parte de un sector de aficionados. Carmelo era entrenador de la Balona desde comienzos de la pasada temporada, pero en la actual, los irregulares resultados que viene obteniendo el equipo blanquinegro provocaron que la afición le recriminara sus planteamientos y alineaciones, críticas que aumentaron el pasado domingo en el encuentro contra et Ronda. De momento, se ha hecho cargo del equipo Juan Manuel Quirós, hasta ahora segundo entrenador. junto a un lago. Tan c e r c a de Sevilla que la verá desde a r r i b a
 // Cambio Nodo4-Sevilla