Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tengo un soplo en el corazón, y que en esas condiciones no pueden contratarme. Se me vino el mundo a los pies porque, claro, al margen del fútbol, a mí lo que me preocupaba era mi salud, el saber que tenía un padecimiento que yo desconocía. El mazazo cae como una piedra sobre la familia López. Inmediatamente el cabeza de familia lleva al chico a los mejores médicos de Bilbao y Sa itander, y en todas las consultas le confirman lo mismo: De esto no hay nada, y no nos explicamos el porqué del diagnóstico de los médicos madrileños En casa se quedan tranquilos, y prefieren pensar que lo ocurrido en el Manzanares no obedece más que a la sensibilidad que allí hay abierta desde que estallara el famoso affaire Ramón y del que también salió como víctima otro jugador que con el correr de los años actuaría en el Betis, en concreto un mediocampista apellidado trizar. De vuelta a los terrenos de juego, superada la pesadilla colchonera, e incluso una incipiente hepatitis que se atajó a tiempo, el joven López vuelve a ponerse en primera línea. Le salen muchos pretendientes a su club de origen, la Gimnástica de Torrelavega, e incluso se piensa durante algunos meses que su destino final va a ser el Sevilla. De hecho es lo que él cree cuando le anuncian que va a viajar a la ciudad de la Giralda. -Nosotros habíamos jugado en Sestao, y al acabar el partido el presidente me dijo que me quedara en Laredo para recoger mis cosas, ya que al día siguiente nos íbamos a Sevilla. Así lo hice, e incluso dije en casa que muy pronto estaría vestido de blanco en el Sánchez- Pizjuán. Pero cuando ya viajaba hacia Sevilla me dijeron que no, que al final había habido problemas entre la Gimnástica y el Sevilla, y que finalmente habían llegado a un acuerdo con José María de la Concha, que había ido a ficharme en nombre del Betis. Este suceso tiene fecha de diciembre del 69. López se encuentra un Betis que anda como un cohete hacia la Primera División, y se va incorporando intermitentemente a su equipo, que entonces adiestra Antonio Barrios. En la segunda campaña se afianza en la titularidad, hace sus dos primeros goles- decisivos- -uno en Burgos y otro en Heliópolis contra Las Palmas- luce durante toda la temporada el número nueve en funciones de mediapunta, y ayuda a consolidar la permanencia. Recuerda que aquella era una plantilla donde se mezclaban la juventud y la veteranía y como único punto negro lamenta aquel calor atosigante que me obligó muchas noches a dormir con el balcón DOMINGO 13- 3- 88 López, Alabanda y Cardeñosa, aunque sólo jugó el Flaco Aquellos tres mosqueteros que al entrenador del Milán, Nils Liedholm, le parecieron el mejor centro del campo de Europa Y fue allí, precisamente allí, en la caldera de San Siró donde López jugó uno de los partidos más completos de su vida y donde marcó un gol que clasifico a los verdiblancos. Un pelotazo muy duro que le entró a Albertosi por la escuadra que semanas después se complementaría en Leipzig, donde batí por bajo al portero alemán después de una pared con García Soriano Fueron los goles europeos de un Betis que sucumbió en Rusia, que se fue a Segunda por motivos desconocidos, y que al año siguiente padeció un auténtico calvario para subir. En esa temporada Javier López hubo de pasar por el quirófano debido a una esteopatía de pubis, que me hizo sufrir lo indecible, ya que jugué muchas tardes sin poder y tras el período de recuperación volvió a ser lo que fue. Participó con el Betis de Carriega en las gestas del Nou Camp (1- 3) y del Manzanares (04) y cuando ya caminaba hacia sus últimos años tuvo un mal gesto para con el graderío del Villamarín, y a partir de ahí hubo gente que no lo perdonó jamás. Aquella tarde lluviosa en que el Betis se enfrentaba al Rácing empezó un ocaso que el 30 de junio sentenció la junta directiva dándole la carta de libertad. Un despido que no olvida, porque no me dieron el pago que yo merecía. -Esos dirigentes, que no son el Betis, no tuvieron en cuenta ni mi historia ni mi trayectoria Aquello fue el final. Estuvo después un año y medio entre Mallorca y Granada, y ahí se fue. Se marchó del fútbol un jugador que, aunque nacido en Laredo, defendió la camiseta del Betis con la misma vehemencia que sí hubiera nacido en Triana, hasta el punto de que fueron épicas sus batallas deportivas con el eterno rival particularmente con Curro Sanjosé, aunque, como él dice, aquello era en el campo y por el clima que envolvía esos partidos. Me consta que Sanjosé, Blanco y otros jugadores del Sevilla con los que me enfrenté fueron gente muy noble que defendía lo suyo como yo mismo Un regate que cariñosamente llamaba la afición la reolina Contrario a un lado y al otro un pulmón recorriendo el campo constantemente abierto y con las sábanas mojadas La campaña siguiente, a pesar de que se pone toda la carne en el asador en las jornadas finales, y de que López vuelve a marcar un gol vital que vale un empate en el Bernabeu, el Betis se va a Segunda División. Es el final de un ciclo, y así lo entiende el propio jugador, quien solicita una revisión de su contrato, a la que en principio no parece muy proclive la directiva. Se establece entonces un tenso tira y afloja que retrasa la incorporación del futbolista a los entrenamientos estivales. Por fin, después de que incluso se hubieran llegado a agriar las cosas, se reconduce la situación, y López estampa su nuevo contrato. -Q u i z á esta haya sido la única vez que yo he tenido un desacuerdó con el Betis. Pero pensaba que mis peticiones eran justas, y cediendo todos lo pudimos arreglar. Además, yo era el primero que deseaba quedarme en Sevilla, ya que por esas fechas tenía novia aquí. Estabilizadas todas esas situaciones, Javier López empieza a vivir su época dorada. Se afianza como centrocampista de ala que destroza a los contrarios, algo así como lo que ahora hace Míchel, aunque yo era más constante en el ataque apoyándose en una buena técnica que, sin embargo, no se veta en toda su dimensión en el campo, ya que mi nervio, mi vehemencia, me impedia jugar más pausadamente Así, poco a poco, va ensolerándose todo un conjunto que estalla en el 77. Es el año de la Copa. El año del título. El día de los dos goles más importantes en la vida de Francisco Javier López. -E n el primero, le dije a Cardeñosa, antes de que tirara la falta, que yo iba a buscar el rebote. Yo siempre salía hacía la portería a ver lo que me encontraba, y en aquella ocasión me tropecé con la pelota, y la metí dentro. Dar una carrera de diez metros nos sirvió para empatar. ¿Y en el segundo? -Antes de que se lanzara la falta le digo a Cardeñosa: ¿Qué hacemos? El Flaco me dice que le va a pegar ai segundo palo, y yo, aunque no era muy alto, me voy a buscar un posible remate. La veo pasar y le meto la cabeza. Lo que yo sentí en aquel momento, cuando vi el balón en la red, no se puede contar. Aquello, además, fue particularmente emotivo porque cuando volvía al centro del campo se me abrazó Benítez y me dijo: Me has salvado refiriéndose a que había evitado que él pasara a la posteridad como el hombre que había cometido el fallo que le había dado la victoria al Athléttc. -Usted incluso cumplió más tarde marcando su penalty. -Sí, yo tiré el tercer castigo, y desde que tomé carrerilla sabía dónde ta iba a poner. Yo le pegaba muy ajustado al poste izquierdo del portero, y por eso no me la cogió Iríbar, aunque intuyó por dónde iba. ¿Q u é supuso aquella Copa, López? -Aquello fue la recompensa a una carrera y la confirmación definitiva del Betis y de sus jugadores, hasta el punto de que el seAsí fue Javier López como juleccionador tuvo que echar mano gador del Betis. Un cuerpo mede los futbolistas de aquel nudo que encerraba un corazón equipo. Yo mismo fui preselecvolcánico. Un correcaminos que cionado 15 ó 20 veces, aunque desbordaba por la banda y que a sólo jugué un par de ellas como base de ser futbolista jugó más titular. En esta faceta creo que de cuatrocientos partidos con la me faltó fortuna, ya que con algo camiseta del Betis. En fin, un pemás de suerte podría haberme lotero de los que ya no hay en el consolidado en la selección. Villamarín. Sí, en aquella selección que Manuel RODRÍGUEZ en Belgrado llegó a contar con ABC 115
 // Cambio Nodo4-Sevilla