Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PATIO Los Calis vienen hoy a Sevilla. Estos tres chicos, que individualmente se llaman Eduardo García, José Hernández y José Luis Jiménez, forman un grupo musical con inclinación fundamentalmente hacia la rumba, aunque también gustan ellos de decir que son unos gitanos que con su arte hacen denuncia social, denuncia en la que irrumpieron con su tema Heroína puesto que los chavales, todos vecinos del conocido Pozo del Tío Raimundo, de Madrid, donde hay de tó c o m o suele decirse, viendo ese de tó han creído que debían luchar contra tantos males como aquejan actualmente a la juventud, a través de lo que saben hacer, que es cantar. Porque ellos también sufrieron en sus años más juveniles algunas tentaciones propiciadas por la necesidad, y algún que otro puesto de algún que otro mercado recibió sus visitas, con los ojitos del hambre fijos en la fruta. Pero sus coplas los regeneraron, y ahí están hechos unos artistas promocionando su tercer elepé con la firma Fonomusic, disco que lleva por título Amigos de cartón y del que hablarán en la televisión regional y en las diversas emisoras hispalenses que visitarán. Y hablando de jóvenes artistas, no sé si recordarán que durante el mes de agosto les he escrito de cinco de los participantes en el concurso de baile convocado para menores de veinticinco años, a celebrar en la Bienal de Flamenco. Hoy cierro el cupo con el último que queda, un chico de veintidós años llamado Javier Cruz, quien, según su propia confesión, ha recibido enseñanzas de prácticamente todos los profesores de Sevilla, pues en la relación que me dio incluyó a Matilde Coral, Mimbre, Rafael El Negro Manolo Marín, Pepe Ríos, José Galván, Farruco y Luisa Ortega, amén de su suegro, Mario Maya, en cuya compañía figura ahora, aunque no ya como alumno, lógicamente. -J a v i e r Macarena Béjar, Lola Tejada, Aguas Santas Serrano, María Jesús Pagés, Gloria Brenes y tú. Cinco mujeres y un hombre. Esto en un concurso, ¿es una ventaja o un hándicap? -P u e s yo creo que ni lo uno ni lo otro. Depende de cómo le caigas al jurado, aunque si hubiese otro hombre participando, tendrían más elementos de juicio para dilucidar, al poder comparar. Pero lo cierto es que no creo que vaya influir en un sentido o en otro. L U N E S 5- 9- 88 Paquita Rico no abrirá la temporada del Teatro Maravillas Los Calis que cantan contra la marginación, visitan hoy Sevilla Paquita Rico no tiene ahora fecha concreta para cantar en Sevilla, y Encarna Polo espera esta semana la cristalización de un proyecto en el que tiene muchas esperanzas. ¿Por qué te has presentado? -B u e n o me lo sugirieron unos amigos y lo hice. Esto no es una meta en mi carrera, pero sí un medio para que me conozcan más. Lo mismo que al joven escultor José María Gamero puede también servirle para que lo conozcan más, el proyectado monumento a Estrellita Castro, del que les hablé el viernes, y que él tiene y a un boceto, presto a convertirlo en realidad en cuanto las circunstancias lo aconsejen; ¿Cómo será de grande, José María, y cuánto costará? -E l proyecto es que tenga un basamento de dos metros m á s u n o d e la f i g u r a E n cuanto al presupuesto, aún no lo hemos estudiado. -T ú s u p o n g o q u e no habrás conocido a Estrellita. ¿Cómo te las has arreglado para modelar su cabeza? -P u e s por r e c o r t e s d e prensa y fotos, muchas fotos que me han facilitado, de las que me he guiado por las de los años cincuenta, porque entendí que ni las de antes ni las de después eran representati- vas del recuerdo que se tiene de ella. Y metidos en la copla andaluza, aunque haya sido como consecuencia de haberles escrito de un escultor, pues voy a seguir con ella, y a que les dije en agosto que la temporada en el teatro Maravillas de Sevilla la abriría Paquita Rico, y tengo que hacerles una rectificación, no por error mío, sino por problemas de contratación de la empresa, ya que Paquita sigue en la mente de los propietarios del local, aunque no ya para la i n a u g u r a c i ó n p o r q u e tiene otros c o m p r o m i s o s Gabriel Puerto Peralta, cogerente del recinto, me lo comentó, y me prometió llamarme cuando tenga en esta semana el cartel definitivo. Porque con los artistas lo definitivo parece que no llega nunca, pues siempre hay cabos por atar. Que es el caso, por ejemplo, de Encarna Polo, quien me decía ayer por teléfono desde su casa de Madrid: -E s t a semana puede cuajar un proyecto en el que tengo mucha ilusión. Pero no te lo digo porque no está firmado. Yo te llamo en cuanto esté. -Y de veraneo nada... -N a d a C u a n d o canté en Ecija, como te dije, fue a buscarme mi hermano y fuimos dos días a Chipiona. A ver si ahora puedo tomarme unos días, porque, aunque el año no ha sido brillante de galas, sí he tenido el s u f i c i e n t e trabajo como para no poder tomar vacaciones. Quien sí se las ha tomado, y se e n c o n t r a b a en Mojácar cuando estoy escribiendo esto, es María Jesús Llórente, que trata por todos los medios de pasar desapercibida, aunque tanto ella como su hija Alma son inmediatamente reconocidas por la gente, según me cuenta nuestro corresponsal en la zona, Martín Navarrete. María Jesús habita la casa que compró a los herederos de Antonio Bienvenida, aunque para broncearse elige, junto a los familiares que la acompañan, alguna playa alejada del mundanal ruido, concretamente la que cuenta sobre su suelo con el chiringuito Manacá propiedad de Marcelo Alonso, que es hermano de la actriz Consuelo Alonso. C a d a cual v e r a n e a como quiere. Y se casa como quiere también, que es lo que harán hoy mis queridos compañeros Tomás Balbontín y Nani Carvajal. A la una y cuarto ya serán marido y mujer. Felicidades. J. L. MONTOYA A B C 77
 // Cambio Nodo4-Sevilla