Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El deporte español, bien sobre ruedas y mal Sevilla. J. L. Pavón No hay que llevarse a engaños. El deporte español casi nunca ha conseguido sus principales hitos en los Juegos Olímpicos, lo nuestro seguirá siendo durante mucho tiempo las victorias de Severiano Ballesteros, Aspar, Sito Pons o Garriga, la pareja Casal- Vicario y lo que hagan Real Madrid y Barcelona en sus distintas secciones, apoyados en su poder económico. Cuatro medallas y dos descalificaciones por doping es el balance español en Seúl, no es azarosa la inclusión de los positivos porque el probenecid de Pedro Delgado y la polémica en torno a Cristina Pérez no hacen más que resaltar la falta de medios y voluntades para poner a nivel europeo la medicina deportiva en nuestro país, condición imprescindible para erradiEn 1987, Pedro Delgado quedó a tan sólo cuarenta segundos del triunfo en París; por entonces el irlandés Roche le arrebató en la contrarreloj de la penúltima etapa el maillot amarillo, en el duelo más épico que haya vivido la ronda francesa en la presente época. Delgado vivió a comienzos de esta temporada una agria polémica al decidir no correr la Vuelta a España para estar en el Giro de Italia y rodarse con la vista puesta en el Tour, la prueba que siempre ambicionó y en la que se halla como pez en el agua. Ausentes Roche y Lemond, los franceses Bernard y Mottet y los colombianos Parra y Herrera eran sus principales rivales. El ciclista español siempre ha tenido una remora gravísima en las pruebas por etapas: cedía antes de llegar a la montaña mucho tiempo en las contrarreloj, individual o por equipos. Delgado no sólo no cedió tiempo sino que ya iba por delante de Bernard, Mottet y otros rodadores, así como de Parra y Herrera. Arropado por gregarios de lujo como Arroyo, Indurain, Gorospe, etc. Delgado dominó como quiso la catrera, en cada etapa de montaña aumentaba, su ventaja, nadie podía seguir su rueda cuando demarraba; el holandés Rooks, segundo en la general, y Fabio Parra, tercero, bastante tenían con asegurarse un puesto en el podio o buscar la victoria de etapa. Cuando ya los segovianos preparaban el viaje a París y toda España seguía las incidencias de la carrera, surgió el rumor que pronto se convirtió en escándalo: Delgado dio positivo en Alpe D Huez, la primera vez que pasaba el control. La sustancia que se detectó fue el probenecid, diurético profusamente usado en los Juegos de Calgary no para estimular sino para ocultar el uso de anabolizantes. Tras la cita canadiense el COI lo prohibió por su función enmascaradora, pero la Federación Internacional de Ciclismo aún no lo había incluido en la lista negra este resquicio legal salvó a Delgado. Se enterró el hacha de guerra hispano- francesa y los Campos Elíseos recibieron al campeón como se merecía, sin que ningún corredor objetara algo sobre la victoria del segoviano. No sólo Delgado triunfó en el Tour, Cubino ganó con autoridad una de las etapas pirenaicas, y Pino y Lejarreta rayaron a gran altura; son ellos, junto a Anselmo Fuerte, segundo en la Vuelta a España tras Kelly, la punta de lanza de nuestro ciclismo, del que se retiró el granadino Juan Fernández con su tercera medalla de bronce en el Mundial de fondo en carretera, brillante palmares el suyo. También sobre ruedas pero a más velocidad, el motociclismo español dominó a nivel mundial como nunca lo había hecho. En las cilindradas pequeñas, 80 y 125 c. c Jorge Martínez Aspar se impuso en ambas, por lo que tiene ya cuatro títulos mundiales en su haber. Para redondear el triunfo de las Derbi, Alex Crivillé, con tan sólo dieciocho años, fue el subeampeón en su debut en el Mundial. Los 250 c. c. son actualmente la prueba reina por la espectacularicar el doping unas veces sofisticado y otras chapucero. Dejando a un lado la polémica que enturbió su triunfo, Pedro Delgado pasó a la historia del ciclismo mundial con su victoria en el Tour de Francia, incontestable a juicio incluso de sus rivales. El motociclismo hispano se llevó tres de los cuatro títulos mundiales posibles, haciendo do- blete Aspar y siendo Sito Pons el primero de nuestros pilotos que se impone en 250 ce. José Luis Doreste, en vela, y Sergio López, en natación, pueden representar las individualidades de siempre, mientras que en cuanto a trabajo en equipo las gimnastas, tanto en deportiva como en rítmica, fueron las más destacadas, porque para el fútbol, baloncesto, balonmano, etc. es mejor correr un tupido velo. dad de sus carreras, en las que muchos pilotos tiene opción a la victoria. Aún más bella si cabe fue esta temporada con el duelo entre Juan Garriga y Sito Pons, con Cadalorá, Roth, Cornu y Dominique Sarron a la expectativa. Garriga estuvo a punto de quedar fuera del Mundial porque no tenía moto; a pesar de estar en inferioridad de condiciones respecto a la máquina de Pons, puntuó en todas las carreras gracias a su increíble pericia, arriesgando al máximo en todo momento, pero la Honda- de Sito era más potente y éste se ha convertido en el primer piloto español que gana en esta cilindrada. En trial, Jordi Tarrés fue subeampeón del mundo, el francés Michaud le impidió revalidar el título, y en cuanto a los raids destaquemos el cuarto puesto de Carlos Mas en el ParísDakar, en estos días de nuevo en marcha. En Fórmula 1, Luis Pérez Sala cumplió bien en su entrada en el circo automovilístico. Retornando a lo que fue la actividad olímpica, la desgracia se cebó en Blanca Fernández Ochoa en su participación en Calgary. Toda la fortuna que tuvo su hermano en Sapporo le faltó a ella, tras completar una gran actuación en la Copa del Mundo. El equipo de vela aportó denuevo la única medalla de oro, en, este caso fue José Luis Doreste en finn y supo a poco porque su hermano Luis Doreste y Miguel Noguer tenían clara opción al podio y fracasaron, mientras que León y Sánchez Luna, en 470, perdieron la plata a cambio de un cuarto puesto por una avería en la última regata; De inesperado puede calificarse el bronce obtenido por Jorge Guardiola en tiro al plato, modalidad; skeet si nos atenemos a su palmares anterior. Sergio Casal y Emilio Sánchez. Vicario refrendaron su mejor año, como pareja de dobles con la medalla de plata en la primera ocasióp en que el tenis era deporte olímpico oficial. En semifinales vencieron a, los suecos Edberg y Jarryd, y en la final perdieron con Flach y Seguso en un apasionante partido a cinco sets Se desquitaron de la pareja norteamericana derrotándoles en el Masters, pero en esta ocasión fueron Leach y Pugh quienes les impidieron llevarse el título. En contrapartida, los españoles ganaron en Flushing Meadow, favorecidos por Doping en España? No sabe, no contesta Aún está por ver quién le pone el cascabel al gato del doping en España. Las descalificaciones de Fernando Mariaca, en halterofilia, y Jorge Quesada, en pentahlon moderno, azoraron a más de un alto cargo en Seúl, sobre todo teniendo en cuenta que todos los olímpicos pasaron por un control en Madrid quince días antes de la inauguración de los Juegos. Parece que Gómez Navarro, a tenor de sus declaraciones, es quien tiene intención de meter en cintura al deporte español en todas y cada una de sus disciplinas, Atletismo y ciclismo han sido tradicional mente los más severos con quienes se dopan; su dureza provoca que los límites de la ilegalidad se traspasen asiduamente en espera de esquivar los controles. Cuando éstos son como los que realizó Cristina Pérez en el mesting internacional de Barcelona, en el que tras batir una plusmarca nacional utilizó una botella de agua mineral, porque no había frascos para recoger su orina, lo que invalidó el posterior positivo ocultado para mayor inri por Juan Manuel de Hoz, presidente de la Federación Española, y en el que tiene que ver mucho Eufemiano Fuentes, médico encargado de velar por la salud de muchos deportistas de élite y novio de la atleta canaria, queda clare que hay bastantes tejemanejes ocultos. Otro tanto sucede en el fútbol, donde sistemáticamente se demora la aplicación del control anti- doping En el baloncesto, buen numero de los americanos que recalan en nuestro país han tenido problemas con las drogas en Estados Unidos. A lo que parece, nadie sabe ni contesta. Mientras la Medicina deportiva no alcance en España un nivel parejo al de otras naciones europeas, nuestros deportistas estarán siempre en inferioridad de condiciones a la hora de competir.
 // Cambio Nodo4-Sevilla