Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 7- 2- 89 ANDALUCÍA ABC 27 Escándalo en Cádiz al saltarse el orden establecido 11 j n i j T en el carrusel el coro de Salvador Domínguez 1 público lo dejó aislado en la Plaza y se fue a l a Viña Cádiz. Diego Martínez Noche de ronda el coro de Salvador Domínguez, director general de Rtva, protagonizó ayer un acto de chulería al no respetar el orden establecido en Cádiz para la entrada de los coros en la Plaza. La actitud del que ya es popularmente conocido como la orquesta y coros de Rtva provocó el abandono de otras cinco agrupaciones, cansadas del protagonismo que en todo momento quiere- para sí el grupo de Salvador Domínguez. El director general de Rtva le estropeó el lunes a los gaditanos. Ayer era el día grande de Cádiz. Apenas quedaban forasteros. Todo el mundo deseaba estar en la plaza para escuchar los tangos, pero un coro se encargó de estropear la fiesta: el de Salvi Domínguez. Al principio todo iba bien. Poco a poco iban llegando los coros y aunque ya se presagiaba el retraso el público permanecía en su sitio. Desde hace años, por tradición, el desfile oficial se inicia justo en la esquina de la calle Londres. Por allí hicieron su entrada Syrtaki el coro infantil Cajita de música y Asterix Hasta entonces, el ritmo era un poco lento, pero dentro de la normalidad. Ahora le correspondía ei paso- -según se había acordado- -al coro Abra kadabra Sin embargo, hubo quien quiso ser protagonista olvidando las normas. Noche de ronda pasaba delante. El problema no era que pasara, uno u otro. Todos sabían lo que podía ocurrir. Siempre que este coro Hega, el retraso es espectacular, ya que las quinceañeras y fans les solicitan una y otra canción- -generalmente cualquier cosa menos tango- por lo que el normal discurrir del carrusel se ponía en peligro. En vista de la situación creada por Salvi y sus muchachos, los restantes coros decidieron, tras celebrar una reunión, trasladarse hasta la Viña, donde continuaron el carrusel. El público aprobó esta decisión, En la plaza quedaron Noche de ronda D e corte inglés -otro de los coros que se saltó el acuerdo- Syrtaki Asterix y el coro infantil. Estos tres últimos iban en sus lugares correctos. A la. Viña marcharon tras el acuerdo Pasaje a la India La venganza del conde Lirio (primera parte) Takatachin- chin- pom- pom Abra kadabra y El Imperio inca Esto no es nuevo en el Carnaval. Existen precedentes en los que, curiosamente, siempre se encuentra el coro de Salvador Domínguez actúa e el Carnaval como Í éste fuera ia m Cádiz. D. Martínez Salvador Domínguez y la orquesta y coros de la Rtva -perdón, quise decir Noche de ronda -echaron ayer la última gota que colmaba el vaso. Salvador y su coro han confundido plenamente los enchufes de la televisión autonómica con el Carnaval de Cádiz. Precisamente, hace dos años, tuvieron una buena oportunidad para probar enchufes, cuando se veían obligados a conectar sus amplificadores en los bares cercanos a la plaza, mediante largos cables. Fue sólo un aviso de lo que vendría después. No sé si por aquel entonces era Salvador Domínguez el encargado de introducir las clavijas, aunque sí estaba ya en el coro, vestido con su disfraz de guatequero Rápido aprendió este oficio de electricista Su disfraz lo cambió por el de director de la Rtva y quiso influencias en el Carnaval de Cádiz. Para ello, nos promete que el año que viene retransmitirá las semifinales y la final. Creo que primero habrá que esperar a ver si llega a tan señalada fecha como responsable máximo. No se le pueden crear ilusiones a un pueblo cuando el futuro es tan incierto. Tal vez pensaba que con este anuncio podría saltarse las reglas más elementales del Carnaval, colocándose en el lugar que ellos prefieran, cuando el resto de los coros ha llegado por unanimidad a un acuerdo. Es ir contra corriente. Este año han llegado a la final y han conseguido el tercer premio, aunque piensan que merecían el primero. En años anteriores no lo lograron y siempre decían que el auténtico premio es el que da el público en ta calle. Pues ya lo tienen. Este año el pueblo de Cádiz- -sabio y difícil de engañar- -les ha dado el mayor cajonazo de la historia, dejándolos aislados en un lugar de la plaza y apoyando al resto de los coros. Serían mejores o peores, pero tenían algo que le falta de momento a este coro; dignidad y respeto. Para que te escuchen hay que escuchar. Para qué te respeten hay que respetar. Para que todos seamos iguales hay que empezar por igualarnos a las condiciones de los demás. El Carnaval lo hace el pueblo. El Carnaval no entiende de enchufes. Domínguez. Algo deben tener, pero el pueblo se va dando cuenta de estos detalles y poco a poco van quedándose solos. Este coro tuvo un gran éxito con Los taberneros del puerto y La tía Nortea A partir de ese momento se les fue denominando el coro de los niños guapos lo que atrajo a cientos de fans. Buscaban ya protagonismo y decidieron introducir instrumentos electrónicos que hicieran bailar a sus enfervorecidas fans. Sacaron entonces El callejón de los negros con el que triunfaron precisamente por cuidar sus tangos- -l o mejor que tenía el coro hasta entonces- Aquel año fueron tos últimos en cerrar el carrusel, poco después de las nueve de la noche y cuando ya hacía una hora que se había marchado el último. Como siempre, habían llegado tarde y se colocaron al final. Viendo que lo que les gustaba a las fans era pegar saltos y bailar, decidieron sacar Guateque Se parecía a cualquier cosa menos a un coro de Camaval. Esta era la frase que más se escuchaba de ellos. Las críticas no se hicieron esperar y ese año no llegaron a la final del concurso. Ya los tangos era lo de menos. Lo que importaba era buscar un enchufe donde conectar sus amplificadores. El resto de coros protestó enérgicamente y con razón, porque el sonido de los altavoces impedía escuchar los demás repertorios, a pesar de que la distancia entre uno y otro era considerable. El año pasado se registró un nuevo incidente con La torcida denominación entonces del coro del Salvador Domínguez. Óe esperaron al final para entrar. Cantaron algunos tangos y dejaron transcurrir el tiempo a ritmo de samba, como si estuviéramos en Brasil. Llegó el carrusel de la Viña. Entonces, el enfrentamiento con Rodeo -e l el coro de La Salle- -Viña era ya total. Numerosas personas aguardaban en lo que es la sede del coro viñero, lugar estratégico en dicho carrusel para escuchar tangos. Todos pasaron, pararon y cantaron, incluso las chirigotas. Lamentablemente, cuando ellos pasaron hubo que rogarles que cantaran allí, cuando es un lugar casi obligado de parada. Sin embargo, algunos de sus miembros respondieron que allí nunca volverían a cantar. El público insistió hasta que se dio cuenta que se trataba de unos personajes que lo único que buscaban era protagonismo y que lo que menos les importaba era cantar a su tierra. Fueron despedidos con un gran abucheo;
 // Cambio Nodo4-Sevilla