Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Arza y Polster, unidos por la leyenda del gol El niño de oro logró el trofeo Pichichi en la temporada 54- 55 con veintiocho tantos El Diccionario de ta Real Academia de la Lengua Española define al veri golear como en el juego del fútbol, hacer gol un jugador o un equipo, especialmente con reiteración) Goleadores, aquellos jugadores que hacen goles con reiteración, ha tenido muchos y muy buenos el Sevilla F. C. a lo largo de sus casi ochenta y cinco años de historia. Pero ninguno como Juan Ana, conocido por el- ¿L e y e n d a yo en el Sevilla? -s e p r e g u n t a P o l s t e r a sf mismo. Y este austríaco de veintitantos años, internacional en muchísimos partidos con su selección, fijo en l a convocatoria para el inmediato Mundial 90 de Italia, festivo y jocundo como pocos futbolistas, apenas si lo piensa... -Y o aún, no soy leyenda en el Sevilla. Quien sí es leyenda es él- -y mira a A r z a- pero no sólo en el Sevilla, sino en el fútbol español, porque allá donde vamos a jugar todo el mundo le conoce y habla de él. Y contra eso, nada. ¿Verdad, Pichichi? Arza escucha complacido los elogios d e este delantero que Negó de Austria, vía Italia, primer candidato en treinta y cinco años a sucederte en el trono honorífico de máximo goleador seviItista e n una temporada concreta. A r z a- -j u g a d o r entrenador y ahora directivo, toda una institución e n el S e v i l l a- -lo consiguió todo con e l club decano: campeón de Liga y C o p a y trofeo P i chichi al máximo goleador de l a Liga española en la campaña 1954- 55. ¿C u á n t o s goles legó a marcar en e l Sevilla, Juan? -E n t r e Liga y Copa de España pasarían de trescientos. No k s é con exactitud. E n C o p a de Europa, que también la jugué, no conseguí ningún tanto. -S u marca en el Sevilla, veintiocho goles en una temporada, peligra con Polster... -S í pero ahí está d e s d e hace treinta y tantos años. E s todo un record algo que es bonito ostentar, pero que también s e pierde. Ahora bien, si Tora consigue más goles que yo, seré el primero en darle l a enhorabuena, pero lo que está claro es que mi Pichichi no me lo quita nadie. En la temporada que Arza fue Pichichi en la Liga, el Sevilla marcó un total de setenta y cuatro goles, por detrás del Real Madrid, campeón; Athlétic de Bilbao y Barcelona. Los sevHNstas quedaran clasificados en cuarta posición c o n treinta y cuatro puntos y cuatro positivos, e n una Liga de dieciséis equipos, por lo que sólo s e jugaban treinta partidos; de ahí que el mérito- -a c ABC 18 1 austríaco ha conseguido hasta el momento en esta campaña un total de veintidós dianas sevaHsmo como El niño de oro o Antón Polster, el jovial austríaco, Bota de oro de 1987, que Negó a Nenrión en el verano de 1988 procedente del Tormo itaüano. Arza logró el trofeo Pichichi en ta temporada 1954- 55 con veintiocho goles; Polster, hasta et momento, ha conseguido veintidós dianas en la campana que está en curso. A ambos tes une ya en el Sevilla la leyenda del gol. El gol 1.000 Además de Liga, Copa y el trofeo Pichichi, Arza conquisto en el Sevilla el honor de ser el autor del gol número 1.000 del equipo e n Primera División. Acaeció, precisamente, en la temporada 54- 55, y, en concreto, el 5 de diciembre de 1954. En Nervión, como esta tarde, aunque entonces en el viejo campo y hoy en el modernísimo coliseo que lleva el nombre de Sánchez- Pizjuán, se enfrentaban Sevilla y Málaga. Por el Sevilla jugaron aquella tarde Manotín; Guillamón, Campana! II, Romero; Ramoní, Riquelme; Arza, PepiNo, Liz, Araújo y Ayala; por el Málaga, Del Río; G. Alonso, Méndez, Soto; Monerrís. Romero; Martínez, Pahuet, Perella, Juan y Bemardi. Venció el Sevilla por 6- 1, con goles de Pepillo, Arza y Araújo, dos cada uno. Bemardi marcó para los malagueños, que contaron con el apoyo de seguidores en las gradas. El segundo gol sevillista de aquel partido, conseguido por Arza ante su ex equipo, resultó ser el número 1.000 del Sevilla en Primera División, cuenta que fue abierta en diciembre de 1934 por el extremo Sánchez, más conocido por Chico Chariot El gol 2.000, como se recordará, se lo anotó, en marzo de 1982, el brasileño César. Valoraciones imposibles ¿C u á n t o podría costar hoy una pareja de futbolistas llamados Arza y Polster c o n veinticinco años, aunque Toni sí tos o ¡ene? g- -Y o costé muy barato al Seg villa- -contesta A r z a- pues por mí pagaron doscientas ochenta JT nil pesetas, además de un partido del equipo en Málaga... -P e r o Juan, son doscientas ochenta mH pesetas de tos años cuarenta... -T a l vez por eso me pusieron lo de Niño de Oro Pero el que vale es Toni. -U s t e d ganó C o p a y Liga con el Sevilla. El actual equipo, a su juicio, ¿e s inferior, similar o superior a aquél? -A q u e l equipo del Sevilla estaba muy compensado en sus líneas, pues tenía jugadores que sabían mandar el balón y jugadores que trabajaban para el DOMINGO 25- 2- 90 Juan Arza, Polster y el veintidós que figura en el casillero del austríaco, segundo máximo goleador de la Hga española- -Y tú, ¿crees que podrás ser también Pichichi ¿O volver a lograr una de las botas europeas? -N o pienso e n eso, porque si lo hiciera me volvería loco. Sólo pienso en e l Sevilla y e n conseguir l a mayor cantidad de goles para e l equipo. No pienso nada más que en eso y e n lograr la clasificación para l a C o p a Uefa. tualmente la Liga es disputada por veinte conjuntos- -sea aún mayor. ¿L o g r a r á s Toni, superar la marca de Arza? -Y o voy a intentarlo; es mi obligación. De todas formas, lo de Pichichi (Polster siempre llama así, cariñosamente, a Arza) repito, sí que es leyenda...
 // Cambio Nodo4-Sevilla