Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 A B C INTERNACIONAL LUNES 3- 9- 90 Alta tensión en el Golfo: España Hasta que no despegó el avión, no creí que saldría de Irak Emoción en l a llegada a Madrid de las mujeres y niños españoles retenidos en Bagdad Madrid. Diego Merry del Val Ayer a las siete menos veinte de Sa mañana aterrizó en ia termina! militar del aeropuerto de Barajas un DC- 10 de ia Fuerza Aérea española con 52 rehenes de nuestro país, mujeres y niños en su totalidad, procedentes de Irak. Un aparato de Lufthansa fletado El avión Airbús A- 300- 600 de ia compañía aérea germanooccidental Luíthansa partió e ¡sábado de Bagdad a las nueve y veinte de la tarde, y llegó a Frankfurt a ias cuatro y veinte de la mañana del domingo. La emoción protagonizó la llegada de los pasajeros a la terminal militar del aeropuerto, donde varios de ellos se abrazaron llorando a los familiares que les esperaban. La angustia de ios últimos días, unida al agotamiento del viaje, era perceptible en el aspecto de ios cincuenta y dos repatriados, veintiuna mujeres y treinta y un niños. La tensión psicológica ha sido ia causa principal de sufrimiento para los rehenes, quienes según sus palabras no han sido sometidos a privaciones o malos tratos por parte de las tropas o la policía de Husein. Las negociaciones fueron muy duras, y las autoridades iraquíes no daban ningún tipo de seguridad aseguró Angeles Vera Ruiz, trabajadora en la embajada española en Kuwait. Sin embargo, el Ejército iraquí ha tenido un trato muy deferente hacia los españoles, a los que no ha causado daño en ningún momento, cosa que no ha sucedido con el resto de los extranjeros. Con los británicos y norteamericanos en cambio sí han existido problemas de este tipo Si no hubiera tenido abundantes reservas de leche, mi hija pequeña habría muerto por la RFA, que transportaba a un total de 316 rehenes entre los que se contaban además ciudadanos alemanes, holandeses, franceses, belgas y suizos, llevó a los españoles desde la capital de Irak a la ciudad alemana de Frankfurt, donde fueron recogidos por e (DC- 10 que los trasladaría al aeropuerto de Madrid. Las opiniones respecto a la actuación de las autoridades de nuestro país no son unánimes. Tomasa García declaró que al principio estábamos muy asustados. Pensábamos que nos consideraban españoles de tercera y que no interesábamos ya a Españ 3. Nos sentimos abandonados. Incluso el secretario, el señor Buitrago, que estaba muy decaído en muchos momentos, llegó a decir: me siento abandonado E! motivo dei descontento se debía a ia falta de información. No os preocupéis, cuando haya algo nuevo ya os avisaremos era ia respuesta más frecuente a sus preguntas, según el mismo testigo. Una de las rehenes llegó a escribir una carta al Rey Don Juan Carlos para pedirle ayuda. Le quería pedir que nos ayudara, porque el Rey se preocupa más de su pueblo que el Gobierno. Como es muy amigo dei Rey jordano, Husein, queríamos enviar una carta que coincidiera con su reunión del jueves, para pedirle que luchara por que salieran las mujeres y los niños Las rehenes expresaron su rechazo respecto a la decisión del Gobierno de enviar tres buques de la Armada española al Golfo Pérsico. Cuando escuchamos la noticia en Radio Nacional de España, supuso un trauma para nosotros, porque pensábamos que debido a la intervención militar no nos dejarían salir Rehén de hotel El personal de la embajada recibió una orden de trasladarse a Bagdad, donde nos retuvieron una semana sin concedernos ia salida añadió. En Bagdad, ios rehenes fueron alojados en un hotel, desde donde se dirigían todos los días a la embajada, mañana y tarde, para recibir noticias. Yo me sentía rehén, declaró otra mujer, aunque fuera una rehén de hotel El temor a que ei Ejército cortara el agua y ia electricidad, en un momento en que se registraba ur ¡severo aumento en las temperaturas contribuyó a hacer la situación aún más angustiosa. Ya empezaba a escasear la comida, aunque ¡a embajada se ocupó en todo momento de atender a nuestras necesidades básicas Por fin, gracias a la actuación del embajador español, señor Chicheri, que se ha portado estupendamente, y a las autoridades alemanas, hemos podido salir del país aseguró la señora Ruiz. Los niños fueron el centro de la preocupación cuando empezaron a escasear ¡os alimentos. Si no es por que tengo una improtante reserva de leche, mi hija pequeña podría haber muerto aseguró Carmen Martín, madre de tres niños. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Inocencio Arias, expresó su agradecimiento al Gobierno de la RFA por su gesto al que situó en el contexto de la ayuda entre países comunitarios para la evacuación de refugiados, de la que fue un gran ejemplo la actuación del embajador español en Liberia. Sólo seré plenamente feliz cuando tenga aquí a mi marido Madrid. D. M. V. La alegría por la llegada a España sólo se vio enturbiada por el recuerdo de las personas que son todavía rehenes de Irak. Todavía queden nuestros esposos en Bagdad, y nunca se sabe. Sólo seré plenamente feliz cuando lo tenga aquí. Mientras tanto nos queda la angustia de la espera declaró una de las recién llegadas. Sin embargo, la mayoría de las mujeres d e m o s t r a b a n un gran optimismo, casi sorprendente, respecto al destino de sus esposos, retenidos todavía en Irak por Sadam Husein. Miedo yo no tengo declaró una de ellas, sólo incertidumbre por no saber cuanto tiempo van a retenerlo allí, pero m i e d o n o ¿Qué van a hacer reteniéndolos ailí? No cabe duda de que les dejarán partir añadió. Mi esposo piensa salir en las próximas horas por carretera. Tiene un pasaporte especia! por ser de origen árabe, Los relatos sobre el día en que se produjo la invasión coinciden en muchos casos. Era temprano, las nueve de la mañana, cuando me llamaron para avisarme. Yo no me lo creía, pero al rato oí una explosión enorme, vi humo por todas partes y escuché los diparos y el bombardeo, muy cerca de casa. Cerca de donde vivimos hay un cuartel, donde se desarrollaron combates muy intensos Los niños se han mantenido ajenos al drama que se ha desarrollado a su alrededor, y así ¡o demostraban, jugando confiados en la terminal del aeropuerto, en cuanto se apaciguó algo el nerviosismo de la ¡legada. A mi hijo sólo le preocupaba que por culpa de la guerra no podría ir a la playa ni al parque de atracciones decía una de ias madres. A veces, para tranquilizarme, me decía tú tranquila, que si es necesario salgo yo con mi pistola (de agua) y los mato a todos Jaime Buitrago: ¿Nacido en Kuwait o en Irak? Ammán. S. Basco, enviado especia! Jaime Buitrago tenía que llegar al mundo en torno al pasado día 25, 24 horas después de expirar el plazo fijado por los invasores iraquíes para el desalojo de las embajadas occidentales en Kuwait. El momento parecía delicado y sus padres, Victoria Peña y Juan José Buitrago, encargado de negocios de la Delegación española en el emirato, dedicieron adelantar el alumbramiento. Jaime nació en día 17, mediante un parto inducido, en el hospital Mohassad atendido por un médico británico. Victoria y el pequeño se encuentran a salvo, en Ammán, desde hace 3 días. Ei padre, como diplomático, permanece en su puesto organizando la salida de ios españoles retenidos en Kuwait. La casa de los Buitrago está en Gulf Street, una calle muy próxima al mar. A las 5 de ia madrugada del día 2 de agosto, fueron despertados por el continuo ruido de los aviones. Se sabía que las tropas de Saddam se concentraban en la frontera del emirato y comprendieron en un instante: los iraquíes están aquí Oyeron algunas explosiones, se trasladaron a la embajada, y coamenzaron a avisar a la colonia española. Ese día el telex y el telefono enlazaban con Madrid, 24 horas más tarde enmudecieron. Victoria recuerda a las tropas de invasión como niños muy correctos de 16 ó 17 años, después las unidades de ocupación daban otra imagen Dos o tres días después de su llegada, cuatro soldados llamaron con violencia a la puerta, nos encañonaron cuando abrimos. No hablaban inglés, pero sólo registraron y se marcharon Luego nació el niño, sólo pensábamos en como sacarlo de allí El día 22 Victoria y su hijo ¡legaron a Baggdad por avión: nos tuvieron en la pista más de una hora, con 50 grados y tuve miedo por ei bebé
 // Cambio Nodo4-Sevilla