Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 A B C E L AÑO DEPORTIVO (II) MIÉRCOLES 26- 12- 90 España, entre Barcelona 92 y el Sevilla. S. D. La cuenta atrás para los Juegos Olímpicos de Barcelona sigue su Inexorable camino y el deporte español intenta apresuradamente conseguir una apariencia decorosa para la puesta de largo mundial. Así, España se mueve pendularmente entre lo sublime y lo mediocre, enLa quinta del Buitre consiguió su quinta Liga consecutiva con tanta facilidad que tal logro fue desdeñado al tropezar de nuevo el Real Madrid en la piedra del Milán. El miedo escénico del Bernabéu se había adueñado del fútbol español, que padecía claros síntomas de atonía hasta que Cruyff, de tanto equivocarse, acertó en la configuración de un Barcelona aguerrido. Las supuestas glorias de nuestras primeras figuras se desvanecieron una vez más en el escaparate internacional. En la temporada 89- 90, el Valladolid fue el equipo que llegó más lejos en competiciones europeas (Recopa, cuartos de final) En el Mundial de Italia, Luis Suárez mereció con creces el premio al entrenador más nervioso, transmitiendo gran inseguridad a una selección ya de por sí inestable. Con decir que en los partidos importantes Míchel y Butragueño fallan más que Curro Romero y Paula con el estoque queda resumida la parálisis permanente de la selección, incapaz de jugar bien durante noventa minutos seguidos, con altibajos increíbles y perdiendo los partidos que domina (contra Yugoslavia en Italia o recientemente en Checoslovaquia) tre el swing de Olazábal y la decadencia de Díaz Miguel, entre los progresos de Sergio Bruguera y el afán de protagonismo de Pato Alvarez, entre las plusmarcas de Martín López Zubero y los fracasos internacionales del fútbol, que comenzó el año lapidando a Brito Arceo y lo termina con el pisotón de Stoichkov a Urízar. Así nos va. Uruguay demostró que su suerte dependía de la inspiración casual de algunos jugadores. Zubizarreta y Martín Vázquez, ahora líder del Torino, fueron los mejores. Las goleadas en Sevilla, en las fases previas, no se corresponden con la realidad. calificarse mutuamente utilizando el caos arbitral como tapadera de sus propios defectos. Sólo en España se da la esperpéntica batalla entre los canales públicos y privados por transmitir cualquier tipo de partidos. En su afán de obtener ingresos atípleos para tapar los agujeros presupuestarios, los clubes van a matar la gallina de los huevos de oro regalando un mando a distancia a sus abonados para que no vuelvan a los estadios. Y si hablamos del embrollo arbitral, los calificativos se agotan. Plaza prometía hasta la saciedad que se iba a su casa en mayo, pero se aferró una vez más a la poltrona y arremetió contra Pedro Sánchez Sanz, elegido en votación nuevo presidente del Comité Nacional de Arbitros. En el río revuelto, personajes como Gil y Núñez intentan arrimar el ascua a su sardina. ¿Se creerá alguien a estas alturas de siglo que la sanción a Stoickov es una ofensa a Cataluña? En todo caso sería a Bulgaria... Sí, es pro- En el fútbol, más atención a las televisiones y los arbitros que a los fracasos internacionales El baloncesto español se resiente de la decadencia de la selección con Díaz Miguel En España no supuso ninguna decepción fuerte la eliminación en octavos de final, pese a llegar a esta ronda como campeona de grupo, porque el horrendo debut ante Desgraciadamente, la atención de los dirigentes del fútbol no está en mejorar el espectáculo deportivo, sino en negociar y pleitear por los contratos con las televisiones y des- Eva Rueda dio el salto al podio No hay que estrujarse los sesos para considerar a Eva Rueda deportista española del año. su temporada ha sido de sombrerazo, siendo la primera gimnasta artística que sube al podio en un Campeonato de Europa y en la Copa del Mundo. Y estaban todas las mejores en liza. La concienzuda labor que se ha realizado en España durante la última década para elevar el nivel de la gimnasia, deporte importante donde los haya, ha dado sus frutos gracias a la entrega absoluta de las selecciones rítmicas y artísticas, viviendo y entrenándose mancomunadamente todo el año, pasando de las muñecas a la barra de equilibrio. Pagan un precio muy alto por ello porque las recompensas son escasas y la trayectoria deportiva corta (Laura Muñoz y Ana Bautista son dos casos de brillantes gimnastas retiradas prematuramente por lesión) Eva Rueda, con diecisiete años, es clara aspirante a medalla en Barcelona 92 si liega en condiciones óptimas. En el Campeonato de Europa, disputado en Atenas, fue cuarta en! a general y con su tercer puesto en salto lograba para España la primera medalla en gimnasia con toda la élite presente. Además, fue cuarta en barra, sexta en asimétricas y octava en suelo, lo que habla a las claras de su dominio de cuenta. Su mejor actuación del 90 tuvo lugar en la Copa del Mundo, América y Asia. En rítmica, España lleva mucho tiempo como tercera potencia del mundo, tras soviéticas y búlgaras. Cuesta mucho trabajo superarlas en un deporte donde los tejemanejes en las puntuaciones influyen tanto como el talento de los competidores. Con las bajas de Ada Liberto y Maisa Lloret, la selección acudió a la Copa del Mundo en Bruselas y e! Europeo en Góteborg con Arancha Marty, Beatriz Barral, Teresa Fuster, Lorca Elso, Vanesa Muñiz y Montserrat Martín. En Bruselas obtuvieron tres medallas de bronce, una en la general y dos en las finales, mientras que en Góteborg España fue plata- a l fin, aunque en muchos deportes se darían con un canto en los dientes para abonarse al bronce- en la final de mazas, y tercera tanto en la general como en la final mixta de cuerda y pelota. Desde luego, en la gimnasia dará el ADO por bien empleado el dinero que invierte, porque si en Barcelona 92 hay un gran triunfo, éste puede servir de catapulta a todo el deporte femenino español, demandando en los colegios instalaciones para iniciarse en los saltos iniciales. Que todo no va a ser abrir gimnasios para los kilos de más y los bíceps de menos. Eva Rueda, durante un ejercicio en las barras asimétricas. todos los aparatos. En esta cita, Alicia Fernández fue cuarta en asimétricas. Por si había alguna duda, en la Copa del Mundo- n o confundir con el Mundial- Eva Rueda fue segunda en salto, tras la húngara Onodi y por delante de la superestrella soviética Svetlana Boguinskaia. Si en mujeres hay un sólido conjunto en torno a una figura, en hombres todo depende de Alfonso Rodríguez de Sadia, que estudia en Estados Unidos y se prepara por su
 // Cambio Nodo4-Sevilla