Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 A B C NACIONAL J U E V E S 2- 5- 91 Serra rehuye la lucha con Guerra: Mi tarea es cooperar con el presidente Gerona El vicepresidente del Gobierno, Narciso Serra, manifestó ayer que su tarea consistía en cooperar en la coordinación de las tareas de Gobierno pero también en otras labores que son c o m p e t e n c i a de Felipe González. Asimism o M a t i l d e F e r n á n d e z m a n i f e s t ó q u e el partido debe aprender a hablar con Serra mientras q u e la corriente Izquierda Socialista aseguró que G u e r r a se equivocaba al querer marginar al nuevo vicepresidente. Serra d a b a así respuesta a las manifestaciones hechas el pasado martes por el vicesecretario general del P S O E Alfonso Guerra, quien señaló que Felipe González era el único coordinador entre el partido y el Gobierno mientras q u e el papel de Serra no podía ser equivalente al que él- G u e r r a- jugó al no estar presente en la dirección del P S O E En cualquier caso- a f i r m ó ayer Serra en Olot (G e r o n a) como vicepresidente, mis tareas s o n c o o p e r a r c o n el p r e s i d e n t e en la coordinación y en el impulso de las labores del Ejecutivo. El presidente del Gobierno, que es Felipe González, es también secretario general del P S O E y, por lo t a n t o la p e r s o n a que en el proyecto socialista tiene mayores responsabilidades sobre sus espaldas. A s i m i s m o el vicepresidente del Gobierno puntualizó que su obligación era cooperar con lo que se me e n c o m i e n d e en el Gobierno, pero también en aquellas otras labores que tiene Felipe G o n z á l e z Cuaderno de notas L UN HIJO DE LA SITUACIÓN U D O L F O Paramio, ideólogo del P S O E m i e m b r o de su Ejecutiva Federal y presidente de la Fundación Pablo Iglesias, se h a referido a los periodistas casi directamente, d e s d e Y e c l a c o n la expresión hijos de puta U n a expresión de sabor clásico, que plaga la literatura de nuestro Siglo de O r o y que a un h o m b r e tan v e r s a d o c o m o este intelectual d e b e sonarle familiar en los oídos. P a r a u n a p r o f e s i ó n c o m o la nuestra, la de los periodistas, un insulto más ni nos v a ni nos viene. S a b e m o s h a s t a q u é p u n t o m a n e j a m o s el inflamable material de la noticia y c ó m o los instalados en u n a confortable posición de poder y de influencia remunerada son propensos a aplicarnos y d e d i c a m o s los propios agravios que ellos tanto han sufrido en largos años de poder. En realidad no hay c o m o estar bien p a gado y asegurado en la vida pública para sentir en c a d a periodista no reclutado una a m e n a z a contra la c o m p a ñ í a política a la que se pertenece. El señor Paramio se h a limitado a poner en palabra explícita lo q u e tantos y tantos de sus correligionarios murm u r a n contra los m i e m b r o s de los medios de c o m u n i c a c i ó n A falta de a r g u m e n t o s acuden a su propio arsenal de insultos y tratan de describirnos con lo m á s a b u n d a n te q u e encuentran a m a n o No les sobra, ciertamente, ingenio, pero de e s t a c a r e n c i a nadie debe asombrarse. Ellos, que han querido estabular a las mujeres públicas en casas de recuperación, deberían tener m a y o r respeto hacia ellas. Pera c a d a cual es responsable de sus hábitos. El señor Paramio, hijo de la gran situación q u e le h a t o c a d o vivir, e x p e r i m e n t a ante el futuro los m i e d o s lógicos de quienes t e m e n perder sus granjerias. Y c o m o la Prensa refleja y c o m u n i c a lo q u e u n o s socialistas dicen de otros, hétela aquí c o n vertida en el heraldo de un final p r e s u m i ble. El P S O E se mira en U C D y se e c h a a temblar. Y, por supuesto, a b o m i n a de quien le recuerda cotidianamente sus malos p a sos. Pero, aparte d e insultar y arrojarnos los ensangrentados cohombros que lleva en su faltriquera, don L u dolfo manifiesta una opinión casi divertida: q u e a los periodistas les importa m u c h o m á s cargarse al Gobierno que g a r a n tizar las libertades C u a l q u i e r a c o n un p o c o de m e m o r i a d i r í a que el tal Paramio está d e s c r i biendo al m i s m í s i m o P S O E de finales de los años setenta y c o mienzo de los ochenta. Porque, en efecto, durante aquel t i e m p o el P S O E organizó y m o n t ó un t i p o de o p o s i c i ó n tan peligrosa que u n a parte del 23- F le es atribuible. Y conste q u e no m e refiero a cierta c o m i d a c e l e b r a d a en Lérida por un conocido socialista con un c o n o c i d o general, d o n d e al parecer sólo s e habló de muías m á s o m e n o s pirenaicas. Sin la d e s m e d i d a y d e s a f o r a d a e m b e s t i d a q u e el P S O E le hizo a la debilitada U C D de Adolfo S u á r e z es probable que uno de los factores q u e contribuyeron al golpe militar no se hubiese configurado. La s e n s a ción de Gobierno q u e se h u n d í a estimuló la inquietud de los salvadores de turno. Claro que los s o c i a l i s t a s de e n t o n c e s e s t a b a n abiertamente por las libertades. Especialmente por la libertad de arrasarlo t o d o para edificar el imperio felipista sobre u n a especie de s o l a r p o l í t i c o Y lo c o n s i g u i e r o n a r r i e s g a n d o e s o sí, el p r e c i o de e c h a r l o todo a perder. La suerte les a c o m p a ñ ó m á s allá de sus propios merecimientos. Ludolfo Paramio, en Yecla, e v o c a b a sin darse c u e n t a algunos peligros del pasado. A h o r a c u a n d o los periodistas apuestan por la destrucción de ciertos vicios socialistas, no pretenden a c o m p a ñ a r a ningún general en la M o n c l o a Lorenzo CONTRERAS Aprender a hablar Por su parte, la ministra de Asuntos Sociales, Matilde F e r n á n d e z a f i r m ó ayer a R N E que el partido tiene que aprender a hablar con el nuevo vicepresidente, y éste, a relacionarse y a hacer una tarea que antes no hacía La ministra agregó que partido y Gobierno t e n í a n que llegar a un ajuste lógico Si no fuese importante ese ajuste- m a t i z ó Alfonso G u e r r a no hubiera sido tan importante ni lo seguiría siendo en la sociedad e s p a ñola y en el PSOE. Sobre las divergencias que ha p r o v o c a d o el plan de v i v i e n d a s de su partido, a d m i t i ó que h e m o s p o d i d o c o m e t e r la t o r p e z a de habernos complicado entre el Gobierno y la dirección del partido c o n la discusión sobre si coeficiente sí o coeficiente no, pero lo h e m o s s u b s a n a d o inmediatamente La corriente del P S O E Izquierda Socialista, sí se mostró más crítica con Alfonso Guerra. Uno de sus portavoces, Antonio G a r c í a S a n t e s m a s e s afirmó ayer que G u e r r a se equivoc a b a al querer marginar a Narciso Serra de la c o o r d i n a c i ó n entre el P S O E y el Ejecutivo, con el a r g u m e n t o de que no tiene ningún peso en el partido S a n t e s m a s e s opinó que el socialismo catalán iba a tener en el futuro una relevancia política m u y i m p o r t a n t e en la d i r e c c i ó n del P S O E y la p a r t i c i p a c i ó n de S e r r a c o m o c o o r d i n a d o r e n t r e el partido y el G o b i e r n o puede ser muy beneficiosa Para Izquierda Socialista, las fricciones que h a p r o v o c a d o el p l a n d e v i v i e n d a e n t r e el P S O E y el Gobierno son normales cuando un partido tiene unos criterios a u t ó n o m o s que no siempre coinciden con los del Ejecutivo. No c r e o q u e a c i e r t e n- d i j o- q u i e n e s v e n en este incidente el preludio de la fragmentación del PSOE. Javier Moscoso, ex fiscal general del Estado: Todos sabemos que Juan Guerra es un golfo P a m p l o n a Ep Javier M o s c o s o ex fiscal general del Estado y actual asesor jurídico y secretario g e n e ral de la Sociedad General de Autores de España, manifestó ayer en P a m p l o n a q u e tod o s s a b e m o s que Juan G u e r r a es un golfo. Lo q u e no e s t á claro e s q u e s e a un d e l i n cuente. D e s p u é s de una investigación tan larg a y tan exhaustiva cabe preguntarse si se está investigando un delito o a una persona. El juez lleva un año con la investigación y tiene a nueve inspectores de H a c i e n d a detrás de él Es la primera vez en mi vida profesional c o m o fiscal- a ñ a d i ó Moscoso, que acudió a Navarra para participar en las Jornadas sobre E u r o p a antes y d e s p u é s del muro de B e r l í n que v e o a t a n t o s i n s p e c t o r e s de H a c i e n d a dedicados a una p e r s o n a sin encontrar nada. Eso quiere decir o que Juan G u e r r a es muy listo o que no ha cometido ningún delito. El tráfico d e influencias es m u y difícil de probar. M o s c o s o se refirió a s i m i s m o a la reciente polémica sobre las e s c u c h a s telefónicas de Benegas y manifestó q u e no m e cabe ning u n a d u d a de q u e el señor B e n e g a s h a sido espiado en sentido amplio y fisgado en su intimidad J a v i e r M o s c o s o se alineó de e s t a f o r m a con el vicesecretario general del P S O E Alfonso G u e r r a q u e el pasado martes calificó de espionaje político la grabación de dicha conversación telefónica del n ú m e r o tres del partido. Sin e m b a r g o el ex fiscal general del Estado recalcó q u e no p u e d o calificar el hecho de delito d e s d e el punto de vista jurídico, porque eso d e p e n d e de c ó m o se h a y a captado la grabación. Pero éticamente m e parece reprobable. Respecto a la fusión de U P N c o n el PP de N a v a r r a de c a r a a las p r ó x i m a s e l e c c i o n e s del 26 de m a y o M o s c o s o señaló que este es el c o m i e n z o del fin d e U P N
 // Cambio Nodo4-Sevilla