Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 11- 8- 91 SEVILLA A B C 41 El puente del Alamillo, el primero que se construye en el mundo sin tirantes traseros, estará terminado afinalesde año Sin embargo, no entrará en servicio hasta la próxima primavera Ei puente del Alamillo, el primero del mundo que se construye sin tirantes traseros, estará terminado, incluido su espectacular pilono, a finales de año, aunque probablemente no entrará en servicio hasta febrero o marzo, una vez que sea retirada la maquinaria. El proyecto, de Santiago Calatrava, va a requerir una inversión que puede superar los ocho mil millones de pesetas, y es el más descoEl tramo Norte de la autovía de circunvalación de Sevilla que cruza la dársena, la isla de la Cartuja y el río Guadalquivir, comprende principalmente un puente atirantado, un viaducto y otro puente, que iba a ser simétrico al primero, pero que, por decisión del Mopu, que achacó motivos económicos y de plazos, será ordinario. El viaducto de la Cartuja y el puente atirantado están siendo construidos por la Junta de Andalucía, que ha invertido en el ambicioso proyecto de Santiago Calatrava más de ocho mil millones de pesetas. Las dos obras juntas tienen una longitud de casi ochocientos metros de longitud. El puente cuenta con doscientos metros de luz libre, teniendo el tablero dos calzadas de tres carriles cada una además de una pasarela peatonal en la mediana, lo que permitirá que los transeúntes pasen a una altura superior a la de los coches y accedan andando a la Expo. Ángel T a v i r a j e f e d e l servicio de construcción de la Dirección General de Carreteras de la Junta de Andalucía, asegura que el puente del Alamillo busca la conexión peatonal entre Sevilla y La Exposición, sobre todo por el uso universitario que tras la clausura de la Muestra tendrá la zona Norte de la Cartuja. Se ha diseñado- a g r e g ó más como puente urbano que de carreteras. Por ello, y por el contexto en el que se desarrolla, se decidió ejecutar un puente atirantado. La curiosidad del diseño del tablero es que éste es metálico, formado en una sección hexagonal de chapa de acero. Desde el cajón central hexagonal al que va sujeto el puente vuelan las alas que sujetan la calzada de los vehículos. Ese voladizo lo forman costillas metálicas que se refuerza con hormigón. El tablero ya está terminado, a falta de los remates, de las barandillas y del aglomerado De las diecisiete dovelas del espectacular pilono ya hay diez colocadas Sevilla. María José Carmona nocido de los puentes que se están ejecutando en Sevilla con motivo de la Exposición Universal de 1992. Lo más singular del puente, el ambicioso pilono, cuenta con diecisiete dovelas, de las que ya se han montado diez. Coronado por una cabeza parecida a la del caballo de Troya, tendrá una altura de ciento cuarenta metros, siendo la longitud del tirante más largo de trescientos metros. que se hace sin tirantes traseros. Es prácticamente una balanza que sujeta el tablero por contrapeso del desplome del pilono. No es posible que los tirantes y el pilono tiren del tablero hasta levantarlo, ya que los apoyos de éste están totalmente, como el resto de la obra, instrumentados. La instrumentación completa del puente tiene doscientos cuarenta y nueve canales de recogida de datos que miden las reacciones de apoyo. En teoría, el tablero pesa igual que el pilono lo que permite hacer una balanza, luego no podríamos nunca tirar tanto, porque romperíamos el mástil. El sistema de recogida de datos, t a m b i é n c o n t e c n o l o g í a punta, permite jugar con los aligeramientos y volúmenes de hormigón para, conociendo el peso del tablero, contrapesarlo con el del pilono Ese control intenso de los estados tensionales que se dan en el puente es necesario precisamente por carecer de tirantes traseros. Su grado de precisión es tan grande que detecta no sólo el montaje de las dovelas, el tesado de las trece parejas de cables o las modificaciones de éstos por la temperatura, sino que en un futuro, porque el sistema se mantendrá cuando el puente esté en servicio, permitirá apreciar el paso de un camión. Negó Ángel Tavira que en el puente del Alamillo se esté trabajando de noche, señalando que los plazos se están cumpliendo, que no ha sido necesario recurrir a un turno nocturno y que al estar trabajando en altura resultan tajos peligrosos. Las d o v e l a s d e l p i l o n o se montan sobre plantilla, en el sue- lo, donde se complementan con el tubo central y la e s c a l e r a Tras pintarlas y añadirle la ferralía, la grúa las eleva hasta colocarla sobre la anterior para su hormigonado y posterior tesado de los cables. El tablero por su parte se construyó totalmente en seco, sobre unos apoyos que ahora, conforme avanza la altura del pilono, comienzan a desaparecer, estando previsto que en breve se vuelva a dragar la dársena, que a esa altura da cobijo al Club de Remo. a dudas, es esta la pieza más vistosa y emblemática de cuantas componen el paso San Lázaro- Camas. Del pilono se sienten orgullosos todos cuantos trabajan en él. Lo compondrán diecisiete dovelas de las que ya hay colocadas diez, estando prevista su conclusión para el próximo mes de diciembre. Cuando esté terminado alcanzará los ciento cuarenta metros de altura, rema- tados por una cabeza parecida a la del caballo de Troya, en la que se instalará un mirador para los osados que quieran subir a pie, ya que, aunque en un principio se barajó la posibilidad de dotarlo con un ascensor, el volumen de inversión que ello requería hizo descartar la idea. Este pilono- añadió Tavira- propicia que la obra sea prácticamente una balanza. Es el primer puente En octubre estará concluido el viaducto En octubre podrá utilizarse el viaducto del paso del Alamillo, obra que la Junta de Andalucía pretende acelerar todo lo posible para que, cuando el Mopu abra su puente, el acceso a la Expo desde la carretera de Extremadura esté garantizado. El viaducto, la parte del paso del Alamillo más desconocida para muchos sevillanos, ya que el tablero no se ve desde la ciudad, consta de una bóveda con pilares seccionados, inclinados cicuenta y ocho grados, la misma que soporta el espectacular pilono, que soportan seis carriles con una mediana agujereada. Esta fase del ambicioso proyecto de Santiago Calatrava tienen además dos voladizos de 4 40 metros a lo largo de todo el viaducto, pero a un nivel inferior, destinado a los peatones. Dispone igualmente de dos escaleras, una en cada estribo para bajar a la cota de rasante del suelo. Por debajo del viaducto, los visitantes de la Exposición podrán dirigirse desde el aparcamiento de autobuses a la puerta oeste sin ninguna barrera física. Esa transparencia, según el jefe de servicio de Construcción de la Dirección General de Carreteras de la Junta de Andalucía, Ángel Tavira, está relacionada con la intención de que el viaducto sea como una gran portada pensando no sólo en la celebración de la Exposición, sino en el uso que tras la clausura de la muestra se vaya a dar a la Cartuja en esa zona, que según lo previsto pasará a ser ocupada por parte de la Universidad. El pilono Sin embargo, lo más espectacular del puente más desconocido de Sevilla es el pilono, auténtico monolito visto desde la ciudad, que será hueco para propiciar su aligeramiento. Sin lugar