Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El reencuentro de Sevilla con Mecano resultó multitudinario. La noche fue joven en uno de los conciertos más esperados del año. Para casi todos los públicos 50 p a l a b r a s 60 p a l a b r a s o 100 reza el título de una de las canciones que Mecano dejó sonar en su concierto sevillano. Miles, en ríos de tinta, han corrido en múltiples explicaciones y análisis sobre su éxito. Y si algo tienen en común todas ellas, las palabras, es precisamente el reconocimiento indiscutible de ese éxito. Hacen falta más de cien, sin embargo, para reflexionar sobre el asunto. Las canciones ya no son suficiente para mantener un espectáculo de casi tres horas reconocían en la rueda de prensa previa, por eso probablemente echan manos de múltiples trucos escenográficos: proyecciones continuas, trabajada realización en vídeo, disfraz de payaso para Ana Torroja... Se cuidan todos los aspectos de la puesta en escena con el propósito de deslumhrar, mantener la atención. Técnica y oficio, Mecano en directo es más que sus tres protagonistas principales: es un equipo con todos los movimientos ensayad o s tal c o m o en d i s c o d o n d e nada se descuida y se miden las palabras. El batería es fantástico, me gustaría decir otra cosa, pero no me dejan. Si así presenta la cantante a Ángel C e l a d a es porque sabe que una palabra malsonante cuesta miles de compradores. Hay que conformar a todos, de ello viven, y... ¡cómo lo consiguen! Desde que el concierto comienza, con Hoy no me puedo levantar la previsible reacción se confirma: el público, ese público heterogéneo que arrastran, no les deja tregua, y corea cada estribillo como si en ello les fuese la vida. Da igual que Ana no llegue a las notas más altas de Aire la masa la arropa. Repaso inevitable y premeditado a la exitosa trayectoria, van cayendo todas: No hay marcha en Nueva York Hawaii- Bombay Cruz de navajas Bailando salsa Una rosa es una rosa Estaba claro de antemano, tanto que la única sorpresa de la noche fue comprobar cómo el público aplaudía a rabiar el anuncio de ese modelo de coche al que han dado nombre, y que nos pasaron por las pantallas justo antes de iniciar la velada. En vista de esos aplausos podrían incluir, para próximas giras, spots publicitarios entre tema y tema. En este negocio ya todo vale. Blas FERNANDEZ 1 ippMCQ ¡t. O. q? q i A R r