Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 9- 7- 93 A B C DE SEVILLA Crítica de danza A B C 59 La teatralización del movimiento La Compañía Nacional llenó el Teatro de la Maestranza Festival internacional de Danza de Itálica. Compañía Nacional de Danza. Estreno el 7 de julio en el Teatro de la Maestranza. Coreografías: D u e n d e de Nacho Duato, sobre música de Debussy; C a u t i v a de Duato, sobre música de Alberto Iglesias, y F o r g o t ten L a n d de Kylian, con música de Britten. Principales bailarines: Catherine Allard, Jennifer Grissette, Catherine Habasque, África Guzmán, Mar Baudesson, Patrick de Baña, Ricardo Franco, Eva López, J o s é A. Quiroga, María Luisa Ramos, Antonio Calero, Tony Fabre, Eduardo Castro, Raúl Tino, Yoko Taira, Sandra Seijo y Nacho Duato. Algunos años han pasado desde que Nacho Duato llegara a Sevilla por primera vez con los alevines del Nederiands Dans Theater, la compañía holandesa que, gracias a él, se presentaba teñida de acentos mediterráneos. Desde entonces las cosas han cambiado bastante, tanto para Sevilla y para su relación con la danza, como para aquel joven bailarín valenciano que, como tantos otros, había decidido marcharse a bailar al extranjero. Desde 1990, la Compañía Nacional ha ido sufriendo un proceso de renovación que Sevilla ha tenido la oportunidad de ir verificando año a año. En estos tres años Duato ha impuesto su disciplina para completar un admirable cuerpo de baile e, inevitablemente, ha comunicado al conjunto su estilo y su concepción de la danza. cia. Redundante y poco justificable por su uso en escena fue también la sorprendente caída en medio del escenario de una enorme cortina de cadenas. Y para terminar, una obra maestra de Jiri Kilián que sólo gracias a las dimensiones del Teatro de la Maestranza pudimos contemplar en toda su riqueza. La base sonora del Forgotten Land es la Sinfonía de Réquiem, una pieza sobre la locura de la guerra que el inglés Benjamín Britten compusiera, en el año 1940, en tres movimientos: Lacrimosa Dies ¡rae y R é quiem aeternam que es, sobre todo, una oración por la paz. La imagen del mar arrebatando un pedazo de tierra y un cuadro del pintor noruego E d vard Munch fueron los inspiradores de esta conseguida composición para doce bailarines que danzaron entre otros África Guzmán y Eva López Crevillén, junto con algunos de los bailarines invitados. En cualquier caso, si hermosa es en sí El público sevillano demostró a las claras su admiración por el trabajo de Nacho Duato al frente de la Compañía Nacional de Danza esta delicada pieza, mucho más impresionante se presenta gracias al maravilloso cuadro de fondo- l a escenografía y el vestuario son de John Macfarlane- al tratamiento casi cinematográfico de la luz y a la distribución de los colores- n e g r o gris y beig en el primer movimiento, rojo y rosa en el segundo y blanco en el t e r c e r o- en esas figuras que, al igual que en los cuadros de Munch, nos dan la espalda para mirar al infinito. Esperemos que a partir de ahora el público de Sevilla pueda ver, sin problemas de espacio ni de condiciones técnicas, todas esas grandes coreografías reservadas a los grandes teatros. Las de la Compañía Nacional de Danza, por el momento, fueron premiadas con más, de cinco minutos de enfervorecidos aplausos, no sabemos si tanto- o s ó l o- por sus méritos propios o porque el público fiel de Sevilla responde siempre con simpatía y admiración, desde hace ya algunos años, al nombre de Nacho Duato. Rosalía G Ó M E Z Tres jóvenes coreografías El programa propuesto por la Compañía Nacional de Danza para la presente edición de nuestro Festival, aunque variado, responde ya a esa homogeneidad de técnica y de estilo- y homogeneidad no significa carencia de valores individuales en los bailarines- que se consigue sólo con muchas horas de ejercicio a las órdenes de un mismo director. Duende es, sin duda, la coreografía más pura del espectáculo, entendiendo por danza pura, en el sentido oriental de la acepción, aquella que no responde a otra inspiración que a la que provoca la música en los cuerpos. Siguiendo las melodías de Debussy, tan eficaces para expresar los movimientos de la naturaleza como para evocar los aires más exóticos- p r e c i o s a la D a n s e S a c r é e Duato ha creado un conjunto de cinco movimientos llenos de dinamismo en los que la búsqueda de formas nuevas le lleva a plantearse, sin conflictos a pesar de todo, conceptos como el de simetría o dirección, jugando un importante papel la relación entre los cuerpos de los distintos bailarines. Con la segunda de sus coreografías, C a u tiva Nacho Duato entra de lleno en el mundo de los significados, de las emociones y de los conceptos, rozando ese género de la danza- teatro que tan buenos ejemplos nos ha dajado en la última década. A través de una música fuerte y cercana del donostiarra Alberto Iglesias y la recitación mezclada- enfrentada según eí director- de unos versos de Joyce y de Pound, una mujer va a relatar sus debates entre el amor y la muerte en un mundo de fantasía. Un lugar muy destacado ocupa en esta completa obra la iluminación, diseñada por Nicolás Fischtel, y el vestuario y la escenografía del propio Duato, El rojo y el negro se convierten, simbólicamente, en los protagonistas absolutos del espacio, pasando de escenas grupales de una gran fuerza y originalidad a otras más duras y menos afortunadas por caer quizá en un defecto imperdonable en el mundo del teatro como es la redundan- Catherine Allard: Nacho Duato está en camino de conseguir su propio estilo como creador Sevilla. Juan Luis Pavón La belga Catherine Allard es la primera bailarina invitada de la Compañía Nacional de Danza, desde que Nacho Duato llegó a la dirección, en 1 9 9 0 Por ello, ha actuado en v a r i a s o c a s i o n e s en Sevilla, en Itálica y en el M a e s t r a n z a y anoche p r o t a g o n i z ó junto a Duato la coreografía Forgotten l a n d de Jiri Kylian, a d e m á s de hacer Cautivos el pasado miércoles. Preguntada por sus sensaciones durante una función, asegura que pretendo darlo todo, interpretar el movimiento, crear imágenes para dar un mensaje, y no sóio una técnica y pasos de baile. Por ejemplo, en Cautiva interpreto y siento el sueño de un ideal que no se alcanza. Es lo que capto y percibo de la coreografía de Nacho y de la música, puede que él difiera en algunos matices Evolución de Duato Allard ha sido testigo directo de la evolución de la compañía con la llegada de Duato. E n él fue importante la relación con Jiri Kylian, y ahora está en camino de conseguir, como coreógrafo, su propio estilo, su propio vocabulario corporal, porque eso requiere su tiempo, y, a veces, hacen falta seis coreografías para conseguir la que auténticamente se quería alcanzar. Los comienzos en Madrid fueron duros porque ni Nacho conocía a la gente ni ellos a él, todos tuvieron que aprender a comprenderse. Pasados tres años, se nota la diferencia, los bailarines están más sueltos y pueden enriquecer los esquemas que tiene Nacho La bailarina belga adquirió su base técnica en la escuela que Víctor Ullate creó en Bruselas, y estuvo vinculada a los comienzos de Anne Therese de Keersmaeker, fundadora de Rosas. Prefiero la danza actual a la clásica porque en ésta todo está medido y encorsetado, sólo me gusta cuando está bien interpretada, no sólo bien bailada. Me interesa la interpretación y sería bonito encontrar un punto de unión entre actores y bailarines para acrecentar la expresión colectiva Catherine Allard Allard y Duato se conocieron en la Escuela Mudra, de Maurice Béjart, y posteriormente bailaron juntos en el Nederlans Dans Theater, donde Catherine encarnaba las primeras coreografías del valenciano. Algo ie debe gustar de mi lenguaje corporal y mis movimientos Su relación con la compañía española no le permite tener tiempo para otros trabajos, habitualmente empezamos en septiembre los ensayos de nuevas creaciones y el perfeccionamiento de otras, y en diciembre presentamos dos programas completos en el Teatro de la Zarzuela. Después, se alternan las giras y los preparativos (en septiembre estaremos en Argentina y Alemania) teniendo que adecuarnos a cada teatro, a sus luces y dimensiones para adaptar nuestras entradas a escena, por ejemplo
 // Cambio Nodo4-Sevilla