Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Fhimeneo El cantaor ha tenido un gran éxito en la gira multiétnica organizada por Peter Gabriel Siempre había dicho que teniendo trabajo en Utrera no había porqué ir ai extranjero, pero a José Domínguez El Cabrero le plantearon un bonito reto que pudo más que el miedo al avión. Desde el 27 de agosto que actuó en Cornwall, hasta el pasado domingo que lo hizo en San Francisco, ha participado en diez macroconEl Cabrero ya está de vuelta. Cansado, pero satisfecho por el trabajo realizado, ha recobrado la normalidad, y como hace habitualrhente, al margen de convivir con su encantadora mujer, ya está pasando los días junto a sus cabras, una tarea que abandona únicamente para actuar. -José, ¿Cómo te has sentido tan lejos de casa, junto a grupos de distintos países y ante públicos tan distintos a los que te encuentras en cualquier festival? -M e sentía como un representante de los cantes de aquí. Sólo pensaba en llevar el flamenco a la dimensión que tiene, como gran música que es. Del hotel al cante y del cante al hotel, sólo me he preocupado por hacerlo lo mejor posible. Por tener frente a mí a un público no entendido, no iba a dar gato por liebre, porque me lo estaría dando a mí mismo. 90 ABC VIERNES 24- 9- 93 El Cabrero: Donde menos se aprecia el cante es aquí Los poderes de arriba son los que temen que este arte esté en lo más alto ciertos de músicas tradicionales del mundo, organizados por Womad, colectivo que dirige el famoso cantante Peter Gabriel. El Cabrero ha llevado el flamenco en vivo a Gran Bretaña y Estados Unidos a alrededor de quinientas mil personas, en su mayor parte jóvenes, que han disfrutado con los más variados palos del cante. organizarle un conjunto de actuaciones. Mientras eso ocurre, ¿qué proyectos tienes a corto plazo? -E l 2 de octubre inauguro la temporada de invierno del Teatro Lino Ventura de Niza. ¿Un nuevo disco? Soy capaz de hacerlo mañana, pero no estoy contento con la distribución que se les ha dado a los que y a he h e c h o Aquí los distribuidores parecen tenderos de chacina, no divulganel f l a m e n c o L a próxima vez; quiero grabar en el extranjero. -T r a s según él, y como este periódico informaba hace unos días, ser vetado por T V E y C a nal Sur, manifiesta su rechazo aí poder, sea del signo que sea: -S o n los poderes de arriba los que tienen miedo de que este arte esté en lo más alto, porque en el flamenco se dice todo, como en esta letra: Si la verdad es la que ofende, no me importa que se espanten pájaros que no me entienden. En los libros de la tierra, la vergüenza fue perdida, ca uno que busque la suya que yo buscaré la mía E s un sentir tan d i r e c t o q u e cuando los poderes se agranr dan, la cultura se amedranta. Me llevo mejor con la razón que con el poder. Si el sol se repartiera no sería lo mismo que si saliera para todo el mundo. ¿N u n c a has recibido nada del poder? -L o único que he recibido es el poder de mi madre de haber nacido. El poder no es la razón, porque ésta es el agua, la tierra; el sol, la justicia de la naturaleza, en la que creo más que en la de los h o m b r e s E l p o d e r hay a quien les quita de estar vivos. Multitud de público -P o r cierto, que las crónicas que llegaban aquí de agencias hablaban de una asistencia multitudinaria de espectadores. -H a sido exagerado. E n el concierto que había menos público, acudieron más de treinta mil personas, algo grandioso. L a mayoría eran jóvenes y les ha gustado mucho el flamenco. La tona era lo que más aplaudían. Por otro lado, el ambiente era muy bueno: a pesar de haber tantas miles de personas escuchándonos, no he visto ni una sola pelea. La idea de Peter G a briel es muy acertada: la música y la cultura fomentan la convivencia. -E l Cabrero dice que se ha Divertido mucho durante la gira con los momentos que ha compartido con los grupos que la integraban: -C o n los que más tiempo he pasado ha sido con el conjunto de tambores de Burundi. En el autobús, lo mismo hacían una danza de su país que yo me ponía a cantar por soleá. ¿Cuál es la conclusión que has sacado después de esta experiencia? -U n a muy clara: que el flamenco está a la altura de cualquier música y que donde menos e aprecia el cante es aquí. -El Cabrero recibió varias visitas del organizador de la gira, Peter Gabriel. El Cabrero ha actuado ante decenas de miles de personas- Chapurreando español y comiéndonos un bocadillo, me dijo que estaba muy contento de haberme traído y que el flamenco era maravilloso, sin más instrumentos que la voz y la guitarra. -S i te lo propusieran, ¿volverías a repetir? -L o haría cincuenta v e c e s hasta que el cuerpo aguantara. No por mí, sino por representar nuestra cultura y nuestro arte. -E n Los Angeles, recibió la visita de la mujer del representante de Bob Dylan, que quiere ser su manager en Estados Unidos y Al pan, pan y al vino, vino José Domínguez, a pesar de ser uno de los artistas flamencos que más trabajo tiene y más dinero gana, se niega a abandonar su oficio de c a b r e r o C u a n d o sale fuera a cantar, deja a empleados a cargo del ganado y, de esa manera, puede compartir las dos profesiones, la de cantaor y la de cabrero. A nosotros, la que más nos interesa es la primera, de la que él se muestra muy agradecido: Fue una gran suerte que me dejó mi madre y un gran hallazgo el que los cantaores me hayan dejado clavadas esas astillas en la piel. Estoy orgulloso de representar a Andalucía, porque soy más andaluz que un olivo El Cabrero tiene un gran respeto al flamenco: Es como una montaña que tiene uno siempre delante. Para cantar hay que estar muy seguro de uno mismo y no endiosarse Para él, el cante es también un vehículo de expresión con el que puede manifestar su forma de pensar, que resume con un refrán: Al pan, pan y al vino, vino. Se trata de decir que las cosas son como son y no como cada uno quiere que sean La forma que prefiere para decirlas es la que siempre se ha utilizado en el flamenco: con la voz y con una guitarra Si es p o s i b l e la de su i n s e p a r a b l e Paco del Gastor, con el que lleva muchos años actuando y que también le ha acompañado durante la gira internacional de música tradicional. A m b o s han p a s e a d o el f l a menco sin concesiones a la galería y sin otros instrumentos que aportaran más melodía. Su intención era la de llevar al público extranjero el flamenco en su estado puro c o m o lenguaje universal. L a respuesta de las distintas audiencias demuestra, una vez más, la capacidad que tiene el flamenco de comunica- Artista, no político -N o pudo pasar sin nombrar la actitud que las televisiones antes aludidas tienen con él: -N o entiendo el boicot que me h a c e n Q u e s e b u s q u e n como compañero a otro embustero. En una reunión de frescos, el que molesta es el borracho, pero en una reunión de borrachos, es el fresco el que molesta. Los que están ahora en el poder me llamaban antes para representar el flamenco. Los políticos decían que yo era el cantaor de la transición y yo no soy un político, sino un artista. José Ignacio LA CASA