Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 A B C A B C DE SEVILLA DOMINGO 12- 12- 93 El Parque de María Luisa, todo Desde hace cien años, los sevillanos podemos disfrutar de un trozo de la naturaleza en el mismo centro de la ciudad. Siempre se ha visto como el recuerdo de una Exposición, y como el conjunto de unos pabellones que causan impresión a cuantos nos visitan. Sin embargo, el Parque tiene un valor en el que pocas personas han reparado, actualTodo el mundo sabe que el Parque de María Luisa es una joya arquitectónica, y que los pabellones, las glorietas y las avenidas que lo forman son únicas en el mundo. Pero lo cierto es que tiene otros muchos valores que no son conocidos por los sevillanos en general, aunque están al alcance de la mano como son las especies vegetales. Actualmente los inquilinos del Parque son árboles, arbustos, plantas trepadoras, palmeras, hierbas perennes y también hierbas anuales como son los pensamientos. Sin embargo, la vegetación del Parque no ha sido siempre la misma, ya que desde su donación ha sufrido muchas reformas con épocas y esplendor y otras de abandono. Se inauguró en 1914, aunque su configuración actual se la debe a la Exposición del 29, donde las principales protagonistas eran las avenihabían invadido espacios y el crecimiento de las más singulares comentó J. Elías. Desde esa fecha hasta hoy, se han mantenido prácticamente las mismas especies, porque lo que se pretende es conservar el legado que se ha recibido. La única innovación digna de mención, a juicio del profesor Felipe García Martín, director del departamento de Biología Vegetal de la Facultad de Farmacia de la Hispalense, la plantación de una docena de heléchos arbóreos cerca del estanque de los patos, que han sido donados por el pabellón de Australia, siendo además la única especie que no tiene flores Sevilla. Stella Benot mente hay más de doscientas especies vegetales pertenecientes a setenta y nueve familias distintas, lo que, a juicio de los expertos, convierte al Parque en un musec de plantas, en el que están representados los grupos más importantes. Además, en cualquier época que visitemos el Parque, siempre encontraremos alguna especie en flor. sido repuestos, otros sobreviven, cuestión que es posible ya que estos árboles viven mucho tiempo. Entre los árboles singulares, Elias quiso destacar los ficus de la Glorieta de Goya y el Paseo de Rosales, ya que hay varias especies muy vistosas de estos árboles y son nolas palmeras enanas que están a la entrada del Pabellón Mudejar. El resto de la vegetación arbórea la configuran plátanos de Indias, almeces, acacias negras, árboles del amor, sóforas, y especies similares que aparecen en las avenidas y configuran su trazado. Árboles Según el profesor García Martín, el treinta y dos por ciento de las plantas del Parque son árboles, Desde el año 56, en que se realizó una importante remodelación, hasta hoy, se conservan las mismas especies vegetales, aunque algunos árboles han sido repuestos por otros iguales das recién arboladas de las que colgaban girnaldas de rosales y estaban d e c o r a d a s con p l a n t a s tradicionales andaluzas como son los claveles, geranios, damas de noche, jazmines, y otras. Después de la Exposición, los acontecimientos políticos sumieron al Parque en un estado de abandono, período en el que imperó la ley del más fuerte, ya que según comentó José Elias, jefe de jardinería de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, los árboles que se habían plantado de crecimiento rápido para la ornamentación durante la Exposición y que luego deberían haber sido clareados, fueron apoderándose de la fronda boscosa del centro del Parque en perjuicio de otras especies más nobles de crecimiento más lento que se preveía que fueran las que consolidaran el estrato arbóreo del Parque Pero en el año 56 se inició una remodelación con la que se sustituyeron las especies vegetales que estaban más deterioradas por otras iguales, y se construyeron algunas glorietas como la de Luís Montoto, que es de ese año. También se iniciaron los primeros trabajos de clasificación botánica y paisajística de las especies, eliminando las que siendo los más destacados el ciprés calvo, del que existen un ejemplar en la glorieta de Bécquer y otro en la entrada de la isleta de los patos, y otros dos más cerca del monte Gurugú. José Elias además quiso destacar como especie única las araucaria bidwilli que existen en la glorieta de los Hermanos Machado, y que se salvaron de haber perecido bajo la fronda de los eucaliptos que se habían adueñado de la zona Otros árboles importantes para J. Elias son las Jacarandas que están frente al Pabellón Real en la Plaza de América, y también las magnolias del Paseo del mismo nombre situada detrás de la Glorieta de Luca de Tena, además de las que hay en la Avenida de Rodríguez Caso. Mención especial merecen los naranjos, que desde siempre han sido unos árboles muy típicos de la jardinería sevillana, y son la planta más emblemática de todas las que hay en el parque, aunque su origen es el sureste de Asia. Se suelen utilizar mucho en alineaciones de avenidas menores del recinto, y corre la leyenda de que muchos de ellos viven de la época de los Montpansier, ya que dentro de los jardines del Palacio de San Telmo había un huerto de naranjos, y aunque muchos han En la imagen, una vista de las espec tables. Es curioso ver en el Parque tilos y falsos castaños, que en número reducido viven bajo la fronda de otros árboles aún siendo de un clima mucho más frío que el de nuestra ciudad Otros árboles destacables son el algarrobo macho de la Isleta de los Patos, grevillas, los pinos, y en menor número, las palmáceas, siendo las más destacables de esta últimas En el aspecto arbustivo hay que destacar los arbustos de hoja caduca y de floración primaveral que fueron plantados en sus inicios para que su floración coincidiera con las fiestas de primavera de la ciudad y dieran vistosidad al Parque. Los árboles han crecido mucho y han creado una zona de bosque que ha favorecido que en el Parque se pueda disfrutar de una buena
 // Cambio Nodo4-Sevilla