Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 29- 6- 95 ABC DE SEVILLA ABC I 57 DESPUÉS DE CASI TRES SIGLOS DE HISTORIA El cuartel Alfonso XIII fue acabado de construir en 1928, seis años de unas obras que costaron cuatro millones y medio de pesetas guido al coronel director del Museo Regional Militar para su colocación en el mismo. Del mismo modo, el coronel Gómez Perezagua procederá a la entrega del historial del Regimiento Sagunto número 7 al coronel jefe del Regimiento de Caballería Lusitania número 8, con sede en Valencia, que lo integrará en el suyo propio. 1928 llegó al mismo el Regimiento de Cazadores de Alfonso XII, hasta entonces acogido en el cuartel de la Puerta de la Carne, hoy Diputación Provincial. La obra, relacionada con la expansión promovida por la Exposición Iberoamericana de 1929, había dado comienzo en 1922, dos años después de la aprobación del proyecto correspondiente, que fue redactado por el coronel de Ingenieros, comandante de la plaza de Sevilla, Eduardo Ramos. El cuartel ocupaba inicialmente 46.800 metros cuadrados y constaba de veintitrés edificios. Su costo fue de algo más de cuatro millones y medio de pesetas, en sus fases sucesivas. Precisamente en este acuartelamiento se llevaría a cabo, en 1931, la fusión de los regimientos de Cazadores número 8, el de Lanceros de Sagunto, y el allí establecido, de Cazadores de Alfonso XII, danto lugar al Regimiento de Cazadores de Caballería número 8, el mismo que en 1943 adoptaría la denominación de Sagunto número 7, con que lo han conocido las últimas generaciones sevillanas. Futuro incierto Concluido el acto castrense y también la copa que será ofrecida a continuación, el acuartelamiento Alfonso XIII cerrará sus puertas definitivamente y, como tal, pasará a la historia. Si acaso, continuará habitado por la comisión liquidadora, encargada de proseguir con el reparto de sus enseres. Lo que venga detrás es por ahora una incógnita que nadie se atreve a desvelar a ciencia cierta. Como mucho, se apunta, sin confirmación oficial por ahora, que el acuartelamiento podría ser destinado a una extensión del Museo del Ejército que tendría especial relación con el armamento pesado. A este fin, según el propio coronel Gómez Prezagua, contribuiría la valiosa colección de azulejos con que cuentan algunas estancias de la edificación, que por sí constituyen piezas de innegable valor artístico. El cierre del acuartelamiento Alfonso XIII pone fin a 67 años de uso militar, desde que el 27 de julio de La última formación La modernización de la Caballería acabó reduciendo a un mero testimonio la presencia de equinos en los distintos regimientos de este arma, cuyos principales elementos son hoy en día los carros de combate y los vehículos de exploración y de transporte acorazado; como lo han sido hasta sus últimos días los del Regimiento Sagunto número 7. Hasta su disolución, la última formación de esta unidad estaba dormada por un mando y plana mayor, con su escuadrón de plana mayor, a los que había que agregar un grupo ligero acorazado y un grupo acorazado. El primero de ambos grupos quedaba conformado por tres escuadrones ligeros acorazados, cada uno de ellos formado por tres escuadrones ligeros acorazados, a su vez formados por tres secciones ligeras dotadas con vehículos de exploración de caballería (VEC) una sección de morteros pesados sobre transporte oruga acorazado (TOA) y seis carros de combate medios del tipo M- 47. En cuanto al grupo acorazado, estaba formado por un escuadrón mecanizado- formado por tres secciones de fusileros sobre TOA y una sección de morteros- y una sección de carros con trece carros M- 47. En total, el último diseño del Regimiento constaba de unos setecientos hombres, entre jefes, oficiales y tropa. Previo a la disolución del mismo, los vehículos VEC han sido enviados al Regimiento Lusitania, en Valencia; los TOAS han ido a la Brigada XXI, en Córdoba, y los carros de combate han sido desguazados siguiendo un plan internacional de desarme. Intensa historia La desaparición del Sagunto número 7 pone fin a 292 años de una historia militar que comenzó en 1703 con creación del Regimientos de Dragones llevada a cabo a expensas de José de Camprodón y San Dionís. Con numerosas vicisitudes históricas, hasta llegar a la denominación final y su integración en la llamada a desaparecer División de Infantería Mecanizada Guzmán el Bueno, los Dragones de Camprodón adoptarían varias denominaciones, entre ellas las de Dragones de Marimón, Abarca, Tercero Provisional, Sexto de Ligeros y Noveno y Octavo de Lanceros. En 1943 sumó al suyo los historiales de los regimientos Taxdirt y Alfonso XII.
 // Cambio Nodo4-Sevilla