Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 ABC DEPORTES DOMINGO 6- 8- 95 El Sevilla F. C. vive la peor crisis de Sevilla. S. D. El Sevilla F. C. vive desde las cuatro de la tarde del pasado martes la peor crisis de su ya casi centenaria historia. La decisión adoptada por el Comité de Finanzas y Deportivo de la Liga de Fútbol Profesional de dejarlo fuera de la Primera División, junto al Celta de Vigo, y de otorgar sendas plazas a Albacete y Real Valladolid ha caído como El 1 de a g o s t o de 1995 quedará S IAGOSTO grabado a sangre y fuego en la memoSalta la ria colectiva de los bomba aficionados del S e- j villa F. C P o c o d e s p u é s de las L 1995 cuatro de la tarde saltaba la noticia a las agencias y la difundían las emisoras de radio en sus informativos. El Comité de Finanzas y Deportivo de la Liga de Fútbol Profesional había acordado, en cumplimiento de Real Decreto 449 1995 de 24 marzo, rechazar la inscripción del Sevilla F. C y del Celta de Vigo en la Primera División y otorgar sus plazas en la máxima categoría a Albacete y Real Valladolid. Esta medida supone en la práctica el descenso de Sevilla y Celta a Segunda División B. La noticia cayó como una bomba en Sevilla y Vigo, donde a la incredulidad inicial le sucedió el nerviosismo y la crispación; mientras que en Valladolid y Albacete la euforia era contenida, porque tampoco se le acababa de dar crédito a la noticia. En el consejo de administración sevillista, con José María del Nido en París de vacaciones, nadie da explicaciones de lo sucedido y el presidente, Luis Cuervas, tras convocar una rueda de prensa para las nueve de la noche, la acaba suspendiendo ante el temor de que su presencia en el estadio tuviera consecuencias trágicas, dado lo encrespado de la situación. En los programas de radio nocturnos se certificaba la defunción deportiva de Sevilla y Celta, mientras que los responsables de ambas entidades mostraban evidentes contradicciones a la hora de presentar sus argumentos esculpatouna bomba entre los aficionados de Nervión, que no han dudado en movilizarse para reclamar ante la opinión pública que no se pierda en los despachos un puesto ganado a pulso durante décadas. Todo queda pendiente del Consejo Superior de Deportes. No obstante, es muy posible que su dictamen sólo suponga un punto y seguido. sejero, de los ocho que componen la cúpula dirigente, daba la cara ante los aficionados y sólo José María del Nido peleaba en la capital de España para que se atendieran las reclamaciones del club de Nervión. Pese a lo impropio de la fecha y a lo apresurado de la convocatoria, el sevillismo se moviliza y a partir de las ocho de la tarde una riada humana va del Sánchez- Pizjuán a la Plaza Nueva para expresarle a la máxima autoridad municipal el rechazo a la desproporcionada medida adoptada el día anterior por la Liga de Fútbol Profesional. C a s i treinta mil personas secundaron el llamamiento de los tres sevillistas de infantería. En la manifestación quedó bien patente e ¡rechazo a la gestión de Luis Cuervas, quien por aquel entonces se seguía mostrando sorprendido cuando se le preguntaba por la posibilidad de dimitir. No es el momento de pensar en dimisiones, sino de arreglar esto declaraba en Chiclana poco después de entrevistarse con la plantilla. Ya habían surgido las primeras declaraciones políticas en solidaridad con los intereses del Sevilla F. C. y el alcalde accidental, Jaime Bretón, se sumaba a ellas desde la fachada del Ayuntamiento dirigiéndose a los aficionados concentrados en la Plaza Nueva. Durante la marcha, se difundieron por radio noticias que hablaban de una solución ya tomada y que dejaba al Sevilla en Primera, pero con el paso de las horas no hubo confirmación alguna a la misma. También en Vigo s e e c h a b a la gente a la calle de manera masiva y se expresaba el rechazo ai consejo de administración, que había puesto al club en una situación tan grave y El consejo que tenía que avalar El consejo de administración del Sevilla F. C. que estaba obligado por ley a avalar el cinco por ciento (ochenta y cinco millones y medio de pesetas) del presupuesto de gastos de la temporada 1995- 96 antes del pasado 31 de julio está compuesto por los siguientes miembros: Luis Cuervas Vilches, presidente. Industrial y empresario de 64 años. Está al frente del club desde octubre de 1986. José María del Nido Benavente, vicepresidente y portavoz del consejo de administración. Abogado de 38 años. José Álvarez Navarro, vicepresidente económico. Industrial de 62 años y máximo accionista a título individual. Vicente Álvarez Navarro, consejero encargado de asuntos económicos y hermano- del vicepresidente. Industrial de 61 años. Vendió su paquete de acciones de 35 millones a Eduardo Romero pero no abandonó su puesto en el consejo. Francisco Cuervas Vilches, consejero encargado de la cantera del club y hermano de! presidente. Industrial de 61 años. Miguel Aguüar Núñez, consejero. Industrial y empresario de 64 años. Manuel Pérez Giráldez, consejero en representación de las acciones de los peñistas, en su calidad de presidente de la Federación de Peñas. Protésico dental de 57 años. Francisco Guijarro López, consejero en representación de un grupo de accionstas de Utrera. Promotor y constructor de 50 años. rios. El incumplimiento legal de ambas entidades parecía claro, aunque desde ambos consejos se aseguraba que se habían cumplido los requisitos y que se presentaría documentación que asi lo acreditara al día siguiente ante la Liga de Fútbol Profesional. Así se hizo, pero la decisión de la LFP ya estaba tomada y ya sólo cabía el recurso ante el Consejo Superior de Deportes. En la concentración del Sevilla F. C. en el Royal Andalus Golf crecía el nerviosismo desde que la noticia, en plena hora de la siesta, había llegado. Y a nada sería igual en los días que restaban de trabajo y el buen ambiente y optimismo que había predominado hasta entonces se tornó en tristeza y pesimismo. La presencia de Luis Cuervas al día i A O T siguiente en el hoG SO tel de c o n c e n t r a X, Mari estotáán multitudinaria ción clarificó poco. La credibilidad del p r e s i d e n t e bajo mínimos ante la afi 1995 ción, tampoco daba para mucho crédito ante una plantilla a la que se le presentaba un futuro más que incierto. Mientras tanto, en el estadio sevillista, por la mañana, tres jóvenes aficionados se decidían a poner en marcha una manifestación de protesta, que dado el vacío de poder que presentaba la entidad, no encontraba más respaldo que el del sevillismo de infantería. Ningún con- El futuro, pendiende del CSD Muchas cosas en el Sevilla F. C. están pendientes de la resolución que adopte la próxima semana el Consejo Superior de Deportes. La plantilla profesional tendría que verse seriamente recortada si la decisión tomada el martes por la Liga de Fútbol Profesional fuera firme. Los extranjeros, cuatro en la actualidad (Moacir, Suker, Peixe y Oulidad) están imposibilitados por la normativa vigente para jugar en S e gunda División B, además de que son de los que tienen fichas más elevadas. Otros jugadores del plantel, léase Unzué, Juanito, Moya, e t c también tienen unos emolumentos que serian imposible de amortizar en la tercera categoría del fútbol español. Esto obligaría a quedarse con los jugadores de fichas más bajas y con los recien ascendidos a la primera plantilla. No obstante, según declaraba el pasado viernes R o s e n d o Cabezas- quien por cierto se muestra muy ilusionado c o n la actual composición de la plantilla- un buen número de jugadores le ha expresado su intención de no abandonar el barco pase lo que pase. Menos problemas plantearía en un principio la respuesta de los aficionados ante un descenso por decreto de categoría. El sevillismo parece más unido que nunca en las últimas horas y no parece probable que le diera la espalda al club de sus amores por esta circunstancia. Además, la dimisión de Luis Cuervas, cuya presencia ai frente de la entidad, como era público y notorio, tenía dividida a su masa social y aficionados, por lo que una vez fuera del consejo de administración es muy probable que vuelvan muchos seguidores desencantados y enfrentados con la forma de ser y de dirigir el club del hasta ayer presidente. En el horizonte, aunque aún sea pronto para hablar, se presentan dos hombres como futuros ocupantes del sillón presidencial. Por un lado, el notario Luis Marín Sicilia y, por el otro, el constructor Eduardo Romero. Ambos tienen el apoyo de parte de la masa accionarial, pero todavía es aventurado hablar de futuros ocupantes del sillón que ayer dejó vacante Luis Cuervas y que ha ocupado de forma interina el vicepresidente primero José María del Nido. En la próxima Junta General de accionistas del Sevilla F. C. se podrá ver cómo reacciona el accionariado de entidad, que sin duda abogará por una renovación amplia del consejo de administración que ha llevado a esta situación al club. De m o m e n t o t o d o está p e n diente de lo que se decida en el Consejo Superior de Deportes mniBiinarai ¡m ¡uta
 // Cambio Nodo4-Sevilla