Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 ABC ABC D E SEVILLA JUEVES 2- 11- 95 Crítica de música La nueva simplicidad de Bul Frisell Bill Frisell Band y Joey Barón. Frisell (guitarra) Eyvind Kang (violín) Ron Miles (trompeta) y Curtis Fowkes (trombón) Joey Barón (batería solista) Teatro Central. Sevilla, 31 de octubre. La temporada musical del Teatro Central de Sevilla, que había comenzado con tres conciertos consecutivos del Cuarteto- Kronos, ha tenido una nueva convocatoria con el grupo del guitarrista norteamericano Bill Frisell, siguiendo la coherencia de una sala que, desde sus inicios durante el año de la Expo, ha dado cabida a los estímulos teatrales y musicales de una cierta vanguardia. ¿Qué hay de nuevo en la escena berlinesa o neoyorkina? Ahí está el Central para mostrarlo de primera mano: este parece ser el propósito. Bill Frisell era, Inevitablemente, un candidato perfecto para formar parte de este círculo de elegidos. Ejemplo de músico de culto y con piel de camaleón, guitarrista de jazz con sonido de rock, autor de arreglos inteligentes. y sobrios, Frisell no le hace ascos ni a la mescolanza ni al pastiche; es el prototipo del jazzman posmoderno; en uno de sus últimos discos, Have a little faith suena una composición de Charles Ivés detrás de una canción de Bob Dylan, y un tema de Sonny Rollins da paso a una melodía de Madonna. No es la primera vez que Frisell viene a Sevilla. Una de las primeras fue en octubre del 9 1 con un concierto en el Lope de Vega que ha dado origen a un recientísimo compacto, Uve editado en el sello Gramavision: no hay duda, el singular ritmo de los aplausos por sevillanas delatan el origen. En cada oportunidad llega con algo diferente; puede ser en compañía de otros investigadores incansables, como John Zorn o Paul Motian, y también en trio a su nombre. Ahora, esta última oferta venía dividida en dos: una primera parte para e! batería Joey Barón completamente en solitario, y una segunda para un cuarteto sin base rítmica (guitarra, violín, trompeta y trombón) que es el nuevo laboratorio de trabajo del guitarrista. El recital de Joey Barón, colaborador deFrisell durante los últimos diez años, no contó con más elementos que los que forman una batería básica, tocados con escobillas, palos ó directamente con las manos; cuarenta minutos consecutivos de golpes secos y estilizados y de combinaciones imaginativas. Cada una de las composiciones de este artesano del ritmo tiene una sorprendente entidad melódica y entre ellas surge un universo musical variado y ameno que nada tiene que ver con la espectacularídad plomiza de la mayor parte de los solos de batería. La segunda parte del concierto nos presenta al cuarteto de Frisell buscando sonoridades Inusuales de conjunto, más que individualidades. Los arreglos, realizados sobre melodías de corte pop, algunas secuencias repetitivas y un par de blues, resultan extremadamente sencillos, casi al borde a veces de la inocencia new age Eso sí, prevalece la imaginación de Frisell para hacer un mundo propio desde los materiales de arrastre más diversos. En este caso, la opción resultante tenía el sabor de la música de salón, ingeniosa y relajada, música nocturna en el sentido que le dio la era romántica. Sarda, Gurruchaga y Loles León, andaluces de película a las órdenes de Betriú en Gamona La duquesa roja una película coral ambientada en la Andalucía actual Sevilla. Rosa Llacer Un reparto de caras conocidas: Rosa María Sarda, Javier Gurruchaga, Loles León, Rafael Alvarez El Brujo y Miky Molina, entre otros, se encuentran desde el pasado lunes en Carmona rodando la película La duquesa roja dirigida por ef catalán Francisco Betriú. Esta comedia coral y pretendidamente berlanguiana intentará ofrecer una imagen divertida, pero digna, de un imaginario pueblo andaluz actual, aunque algunos no lo son. El- director catalán Francisco Betriú, nacido en Lérida y formado en la Escuela Oficial de Cine, en la que compartió aulas con el malogrado realizador sevillano Claudio Guerín, rodó hace ya algunos años el primer plano de su primer cortometraje, Boleros de amor desde la ventana de su cuarto. El pasado martes, en una reedición casual de esta primera experiencia, Betriú también filmó desde su habitación, en el bello parador de C a r m o n a el primer plano del rodaje de su nueva película, La Eduardo Rodríguez duquesa roja Esta película, una producción del ubicuo Andrés Vicente Gómez para Lola Films- Sogetel y que redondea un presupuesto de trescientos cincuenta millones de pesetas, ha conseguido reunir en Carmona un reparto de auténtico lujo, más de diez actores reconocibles por cualquier espectador medio. Pretendía hacer un reparto de ios antes, en los que todo el público reconocía en los créditos a una decena de nombres y rostros familiares asegura Francisco Betriú. De esta forma, Rosa María Sarda (lá duquesa) Javier Gurruchaga (Antxón) Nathelie Seseña (Carmen) Loles León (Rosario) Rafael Alvarez El Brujo (Galindo) Mikí Molina (Javier) Jorge Calvo (Luisín) la debutante Ana Moran (Marisol) María Isbert (Asunción) y un largo etcétera compuesto, entre otros, por actores andaluces tan corocldos como Pedro Reyes o María Galiana, quien además actuará de monitora de acento andaluz para sus compañeros de reparto, componen el elenco de figuras reunidas en torno a La duquesa roja una comedia coral, con ribetes de humor negro y preocupada por temas tan actuales como la sequía, la especulación inmobiliaria o el ecologismo, ambientada en un imaginario y contradictorio pueblo andaluz. En él, la ascendencia secular de la duquesa- un personaje extraño y difícil que carga con un pasado político turbulento, sin perder por ello su indudable carácter aristocrático- sobre los vecinos del pueblo da lugar a un sinfín de contradicciones cuando el progreso ¡lega, y con él los especuladores, pero también los ecologistas, para poner a todos los personajes en jaque y a este pequeño trozo de Andalucía completamente patas arriba. La solución saldrá de un referéndum. guión, Ramón Rivera y Santiago Escalante. Para el director es imprescindible que no utilicemos lo andaluz para hacer una parodia de su idiosincrasia, simplemente para hacer gracia. Si al final la película diera esa imagen sería culpa exclusivamente nuestra, ya que en el guión en ningún momento se cae en este error. En cualquier caso, La duquesa roja pretende ser divertida, tiene algunos gags y mi intención es que la gente se lo pase bien; me da igual provocar la sonrisa, la risa o la carcajada mientras sea a través del humor, que me interesa Tampoco oculta Francisco Betriú las relaciones de, su nueva película con el cine de Berlanga- es el director que más me interesa desde siempre ni rehuye la breve polémica que ha relacionado La duquesa roja con una biografía apócrifa de Luisa Alvarez de Toledo, duquesa de Medina Sldonla. No ha sido nunca nuestra Intención, aunque reconozco que es inevitable que se hagan comparaciones, pero la película narra situaciones completamente ajenas a su biografía. Además, admiro mucho a la duquesa de Medina Sidonia e incluso hace años intenté a d a p t a r una novela suya t i t u l a d a L a huelga comenta Francisco Betriú. Técnicos sevillanos Por otro lado, además de un sobresaliente equipo artístico, La duquesa roja cuenta con Fernando Arribas La casa de Bernarda Alba Pim, pam, pum... fuego o La noche más larga como director de fotografía; Pablo G. del Amo, como montador; Alfonso López Barajas, como director artístico, y el sonido de Jim Willis. Para hacer una buena película sólo tengo que aprovechar la capacidad de un gran equipo técnico- asegura Betriú- algunos ya habían trabajado conmigo y con otros llevaba tiempo deseando hacerlo. Además, me he llevado una gran sorpresa al encontrar en Sevilla técnicos de cine, hace sólo diez años esto era imposible Música de Eduardo Rodríguez La banda sonora será obra de un músico sevillano, Eduardo Rodríguez, que, aunque es la primera vez que realiza este tipo de trabajo, cuenta con toda la confianza de Betriú: Me enseñaron un disco suyo, Casiopea grabado en 1992 para ballet y me encantó. Tras esto me puse en contacto con él y en poco tiempo me mandó una maqueta con temas perfectos para esta película Eduardo Rodríguez es el actual director del Centro Andaluz de Flamenco. Además, el joven guitarrista flamenco Charlie Cepeda también interpretará un tema. El rodaje de La duquesa roja tiene una duración de ocho semanas y será rodada íntegramente en Carmona, menos un día ón el que el equipo se desplazará hasta Villanueva del Río y Minas, y la última secuencia que se rodará en Puerto Sherry (Jerez) No caer en el tópico Evitar que la película se convierta en un burdo saínete de Andalucía, una nueva producción basada únicamente en el topícazo supuestamente gracioso, ha sido por tanto una de las preocupaciones fundamentales tanto de Francisco Betriú como de los autores del Manuel I. FERRAND
 // Cambio Nodo4-Sevilla