Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 ABC ESPECTÁCULOS MARTES 25- 6- 96 100 A O Y O D NS NI O, no es ninguna decisión judicial de nadie, pero no es menos cierto que esto es lo que muchos directores y productores se merecen por sus películas, o cuando menos, por su maledicencia respecto a los espectadores. Pero es que tras 100 años de existencia, y unos cuantos días, en Sevilla, en nuesUn espectáculo total, de la mano de Falla y La Fura deis Baus tra Sevilla, por fin se celebra el centenaXLV Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Atlántida, de Manuel de rio del cine (aunque todavía no se cumple el centenario de la primera exhibición de Falla y Ernesto Halffter. Versión escénica de La Fura deis Baus y Jaume Piensa. Escecine en nuestra capital, que ésta será en nografía: Jaume Piensa y Carlos Padrissa. Dirección musical a cargo de Josep Pons. septiembre. Ya era hora. Una muestra Orquesta Sinfónica de Barcelona- Nacional de Cataluña. Coro de Valencia. Coro de la que abarca prácticamente el recorrido Presentación de Granada. Reparto: Manuel Lanza (Corifeo) Josefina Brivio (Pirene) entero de la historia del cine a través de y Virginia P a r r a m ó n (Isabel) Plaza de las Pasiegas. Granada, 23 de junio. sus carteles, sus máquinas de proyecLlevan décadas los teóricos intentando la fachada catedralicia, ha servido de telón, ción, conferencias de expertos historia- ajustarse a los deseos de Manuel de Falla, que de pantalla audiovisual, de plataforma de esdores y críticos cinematográficos, de sus empeñó los últimos veinte años de su vida en calada para actores- bailarines y, por encima artistas más famosos, y por supuesto de convertir La Atlántida un largo poema, en- de todo, de caja de sorpresas permanente. Ha sus películas. tre barroco, iluminado y decadentista de Ja- servido, por ejemplo, para solucionar con inAdemás parecía justo que tras una ce- cinto Verdaguer, en una cantata monumen- genio el problema escénico de los tres persolebración a nivel mundial, se trasladara a tal y escénica. ¿Cómo representar esta obra najes del tricéfalo, y para dotar de una movinivel nacional, donde el cine ha cumplido grandiosa e irregular, sublime én ocasiones, lidad monumental los abundantes espacios un papel muy importante en desarrollo desmedida en otras? ¿Cómo darle un conte- vacíos que deja la escueta acción del argude la sociedad española, desde el imagi- nido escénico a estos textos sin trama y sin mento. A lo largo de la estructura, o al pie de nativo Edgar Neville, al sarcástico Ber- orden aparente, que mezclan las profecías en su base, se mueven los personajes principalanga, del incisivo y agudo Luis Lucía, al latín de Séneca, textos modernistas de Josep les: actores, vestidos como replicantes aséptibarroco y desmadrado Almodóvar... todos María de Sagarra, la Salve en el Mar en caste- camente vestidos de blanco, que son a la vez esos artistas que han luchado a capa y es- llano, los versos en catalán de La Atlántida bailarines y maquinistas y que transportan, pada por sacar a florte sus ideas y proyec- y el hermetismo alucinado del Colón del colocan y retiran, con movimientos perfectatos, igualmente han conseguido. de al- propio Verdaguer? Era necesario dejarlo en mente integrados en el decurso del espectáguna u otra forma, que nuestro país evo- manos expertas y atrevidas, tan iconoclastas culo, las gigantescas esculturas cúbicas idealucione, reflejando el latir del corazón de como el interior de la propia obra, para rever- das por Jaume Piensa. decerla y exponerla en toda su magnitud la comunidad en la pantalla. simbólica, en toda su potencialidad plástica. Dentro de esta conmemoración, con Deslumbrante juego escénico El riesgo ha presididoLtpda la producción este bien entendido nacionalismo cinematográfico (que ojalá tuviéramos el escénica: desde que Alfredo Aracil, director Entretanto, una multitud de sorpresas, mismo sentido chauvinista de los fran- del Festival de Granada, le. hizo la propuesta imaginativamente derivadas del texto, van ceses, que así otro gallo nos cantaría) se al grupo de teatro La Fura deis Baus bien captando la atención del espectador. Para el enmarca esta muestra que hasta el día 30 conocido por sus trabajos de una agresividad incendio de los Pirineos, los actores enciende este mes podemos disfrutar en el ca- ritualista, hasta la compleja materialización den antorchas de fuego real, y de un fogonazo sino de la Exposición, aunque tampoco se del proyecto en su estreno en la noche de San inundan ilusoriamente de llamas la Catedral, deja de lado a la cinematografía interna- Juan, a los pies de la fachada principal de la en un efecto asociado con la proyección en la cional, dignamente representada en la Catedral de Granada. El resultado ha sido de pantalla. Deslumbrante el juego escénico que programación cinematográfica con pelí- una plasticidad deslumbrante, de una imagi- acompaña el musicalmente delicioso Sueño culas como El hombre que mató a Li- nación atrevida, pero también de un respeto de Isabel lleno de movimiento el paso de berty Valancé Oro en barras Desa- fiel al espíritu de la obra y a las indicaciones unas carabelas abstractas, y de una belleza yuno con Diamantes o la sin par 2001: expresas del propio Falla. Difícil equilibrio el surreal y plena de color, nunca decadentista, conseguido entre fantasía y fidelidad, colosa- el pasaje del Huerto de las Hespérides, habiuna odisea del espacio tado por plantas tentaculares que se retuerEl recorrido cinematográfico español lismo y detalle, aventura y erudición. ha sido recomendado por la Academia de Una obra extensa- más de hora y media cen sobre las Pléyades. las Artes y las Ciencias cinematográficas ininterrumpida de música- densa, inconexa Fascinante igualmente la lenta caída de los de España, donde son todas las que y compleja la de este testamento creativo de ángeles, suspendidos en horizontal a lo largo están, pero no están todas las que son; Falla, concluido por su discípulo por excelen- de la estructura de fondo, hasta su desplome Bardem, Berlanga, Borau, Erice, cia, Ernesto Halffter tras una infinidad de final sobre el escenario. Y perfectamente adeSaura... muchos de los directores más im- avatares, a los que no son ajenos la ambición cuado el fragmento final, correspondiente a portantes de la cinematografía española desmedida de la obra, la salud siempre deli- la Salve, esa música ideada por el Falla más están representados. Además, hemos te- cada del maestro gaditano y su exilio en Ar- reconcentrado en los fondos de su espiritualinido la suerte de disfrutar con la presen- gentina tras las dificultades trágicas deriva- dad. En ese momento, la Catedral se ilumina cia de Imperio. Argentina, Fernando das de una guerra civil. La producción escé- escuetamente y se hace protagonista: desde Guillen, Juanita Reina, a los que se- nica concebida por La Fura deis Baus, en el color de las vidrieras hasta el Ave María de guirán Paco Rabal, etc. combinación con la dirección musical de Jo- la fachada, al tiempo que se abre la puerta del Si bien es cierto que este humilde cro- sep Pons y el buen trabajo de actores, bailari- templo y entran los miembros del coro, miennista está en categórico desacuerdo con nes, técnicos, cantantes solistas, orquesta, tras la música sublime de La noche sula participación de la administración pú- coros y director musical, ha conseguido lo prema se va extinguiendo fervorosamente. blica en la producción del cine de cual- que parecía una utopía: hacer la obra con la Un montaje abstracto, frío y magnético, quier país (que lo único que origina son continuidad de un trazo y hacerla digerible tan críptico como el contenido de los versos películas para cuatro amiguetes, y fas- para el público en un soplo. Sin esfuerzo, con de Verdaguer, y tan trabajoso- y a veces apotuosos viajes al Caribe) SI estoy de amenidad, con magnetismo, y sin despistar calíptico- como la propia concepción de la acuerdo en el verdadero apoyo incondi- los contenidos musicales, literarios y mitoló- obra. Cálida y muy cuidada en todos sus porcional de la oficialidad (sea la que sea, gicos que el espectador asombrado va encon- menores la interpretación musical, con Josep cuantas más, mejor) a la difusión de la trando en el camino. Pons ordenando cabalmente la Orquesta de cultura cinematográfica, porque el Con la Plaza de las Pasiegas como escena- Barcelona, los solistas vocales y los tres coauténtico arte del siglo X X ha sido el rio perfectamente teatral y la monumentali- ros, repartidos entre el foso y el dinamismo cine: una ventana a la que todos podemos dad de la Catedral de Alonso Cano como constante del espacio escénico. Entre todos asomarnos (y a la que otros se asomarán fondo más que apropiado, el montaje escé- han conseguido inyectar nueva vida a una siglos más tarde) para ver cómo era el nico ha contado con recursos tecnológicos de obra que, sobre los escenarios, ha demosmundo... o como queríamos que fuera. última hora y con un abultado contingente trado ser mucho más que una utopía. humano, entre artistas y técnicos. Una gran estructura metálica, tapando buena parte de Federico CASADO REINA Manuel I. FERRAND N Crítica de música La Atlántida emerge en Granada en toda s u brillantez
 // Cambio Nodo4-Sevilla