Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABC A B C DE SEVILLA JUEVES 5- 9- 96 LA TRIANERA SAGA DE LOS ORCE Sevilla. Pablo Ferrand En la calle Covadonga, una callecita que aún conserva el sabor de la cielo abierto se accede al estudio de Alfonso Orce, nieto del gran cevieja Triana, se encuentra la Casa de los artesanos muy cerca de ramista Enrique Orce. Lo primero que se percibe en el taller es la Alfarería, núcleo de la mejor cerámica trianera. Un amplio corredor flama que produce el indispensable horno. Un horno eléctrico, más- parte de él apuntalado- conduce al visitante a un pintoresco patio pequeño, y preciso que los que se utilizaban en época de su abuelo. que distribuye una serie de pequeños talleres. Por una escalera a Aquellos eran de ladrillo y utilizaban la leña como combustible. Eran unos hornos más difíciles de controlar- explica Alfonso Orce- pues a veces la cocción no llegaba a su punto exacto y otras veces se pasaba En la parte derecha, en lo que es propiamente el estudio, la atmósfera no puede ser más grata. Enrique se considera depositario de una tradición ceramista que le viene de familia y conoce a la perfección, porque además de artista es estudioso de la alquimia del barro, de muchos de los secretos de este arte milenario. Bocetos en papel muestran a menor escala el diseño y los colores de lo que serán retablos para cofradías y otro tipo de placas de azulejos. Luego habrá que prepararlos con su esmalte correspondiente, y a partir de aquí emEl famoso Studebaker realizado por Enrique Orce en 1924 pieza la labor de artista, del pintor que verá como unos tonos grisallas Cofradías ha donado a Medina de Rodríguez y Juan Rey, Alfonso le y un colorido más bien apagado co- Ríoseco, pueblo natal del arzobispo dedica un estudio especial al fabra vida y luminosidad gracias al de Sevilla. moso Studebaker de El Sport Se calor de la incandescencia eléctrica. trata de una magnífica obra realizada en 1924 por su abuelo Enrique El Studebaker en un estilo moderno para su época Los azulejos del arzobispo Alfonso Orce es doctor en Bellas para lo que fue una delegación de En una especie de caballete in- Artes. El Ayuntamiento le premió automóviles en la calle Tetuán. Esmenso, junto a una Virgen aún sin en 1995 por su tesis doctoral Enri- tos azulejos- cuenta Orce- los resterminar, Alfonso acaba de empezar el zócalo de una escalera, basán Los azulejos del Studebaker, una vez dose en el más puro estilo clásico trasladados, podrían ser el origen del Museo de sevillano: un Niño Jesús plácidamente recostado en una nube, sosCerámica que Sevilla necesita tiene una ramita, reposando la otra mano entre hojas de laurel. Al otro que Orce. El resurgir de la cerámica tauré en 1978. Convedría examilado, sobre el suelo, descansa ya ter- sevillana un trabajo aún sin edi- narlo de nuevo y no estaría mal minada una placa cerámica con el tar. Al igual que en el libro sobre trasladarlo a lo que podría ser el oriretrato del monseñor Amigo, que el cerámica publicitaria sevillana, del gen de un museo de cerámica, poConsejo General de Hermandades y que es autor junto a Juan Carlos niéndose en su lugar una copia Es una magnífica obra con matices expresionistas y con cierto aire bucólico, que forma ya parte deípaisaje urbano de la ciudad. Como ceramista, Alfonso Orce es autor de muchas obras cerámicas, un trabajo que le permite vivir pero que él considera muy mal pagado. Está orgulloso de su retablo para la Soledad de San Lorenzo y del que realizó para la fachada del estudio de Amalio eñ la plaza de Doña Elvira. Éste último es de los más fotografiados de Sevilla e incluso circula por ahí una canción egipcia que habla de la tolerancia de esta obra, ya que sus textos están en tres idiomas, para hermanar las tres culturas: cristiana árabe y judía. El resurgir de la cerámica Orce es optimista respecto al resurgir de la cerámica trianera. Cree en los pequeños artesanos que se han reconvertido tras la crisis y no duda en decir que la mejor cerámica del mundo sale del barrio trianero: Triana es el centro vivo de la cerámica española. Hay pequeños artesanos que están haciendo una buena cerámica y tienen a su cargo uno o dos aprendices. Pero también existen otros que andan algo despistados A Orce no le van los revivals de la cerámica del XVDI. Él parte de la cerámica regionalista, aquella cerámica neorrenacentista o neobarroca que hace resurgir su abuelo a principios de los años 50 y cuyo canto de cisne fueron esos de Dos obras recientes de Alfonso Orce: una placa de azulejos que el Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla ha querido donar al pueblo de monseñor Amigo, Medina de Ríoseco; y parte del zócalo de una escalera, aún sin terminar.