Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 5- 9- 96 ABC DE SEVILLA A B C 53 LOS SECRETOS DE LA CERÁMICA Han sido recuperados ios azulejos del XIX y XX que pertenecieron al edificio de la antigua Universidad los sesenta y principios de los setenta a cargo de artistas como Antonio Morilla o Antonio Kiernam. Pero un nuevo resurgir, frente a lo más comercial, se está produciendo en los tejares de Triana. Prueba de ello es que uno de los premios de Hispania Nostra ha sido para la obra de cerámica que Alfonso Orce ha realizado para el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares: Este premio lo recogimos Francisco González de Canales y yo, en noviembre de 1995 de manos de S. M. la Reina. Habían concurrido al concurso artistas de diversos puntos de España Alfonso Orce espera que la Gasa de los artesanos donde tiene su taller, se salve de la piqueta para luego estudiarlos. Cuando a principio de los años 70 fue lamentablemente derribada la antigua Universidad con todos los beneplácitos oficiales, a pesar de su declaración como monumento histórico, los azulejos que en ella habían del siglo XVI fueron recuperados para la Casa de Murillo. No se supo entonces rehabilitar un edificio singular para acoger la nueva Escuela de Bellas Artes, la misma que años antes se había negado a que Enrique Orce, ya mayor, artista consagrado y con experiencia, impartiera clases en ella. El Coliseo España Hace algunos años, investigando para su tesis doctoral, Alfonso Orce encontró en un trastero de la Facultad de Matemáticas los azulejos que su abuelo realizó en 1929 para el Coliseo España. Fue una labor de recuento y clasificación en compañía del arquitecto Francisco González de Canales. Si algún día se quisiera reconstruir lo mas bello del Coliseo, es decir, su interior, no existiría ningún problema respecto a los materiales. Además de los azulejos ya localizados se conservan en la Facultad de Bellas Artes unos frescos de Hohenleiter, que rescató Francisco Arquillo; y por si fuera poco, la monumental lám- Algunas publicaciones Era uña época en la que aún no se había valorado lo suficiente a artistas como Manuel Rodríguez Pérez de Tudela, Manuel Arellano, Manuel Vigil Escalera, Enrique Mármol o José Macías, por citar sólo algunos de los más importantes. De Un tiempo a esta parte, la cerámica regionalista, la que parte de la estética de principios de siglo y tiene su momento culminante en 1929, comienza a estudiarse y puede decirse que hoy día está en auge, y a ello han contribuido algunas publicaciones como Ciudad de retablos. Arte y religiosidad popular del profesor Jesús Palomero o El Azulejo sevillano de Rafael Domenech. El ceramista Alfonso Orce ante uno de sus bocetos para, que ilumina actualmente la sala del Lope de Vega. Sólo habría que dejarse guiar por los planos, en poder de la familia de Aurelio Gómez Millán. Facultad de Bellas Artes dos años de su trabajo, clasificando y estudiando azulejos de los siglos XIX y XX que pertenecieron al antiguo edificio universitario. También en esta ocasión recibió la ayuda desinteresada de Francisco González de La antigua Universidad Canales. Fueron muchas horas de Pero su labor altruista no acaba recuento y acarreo, pues tenían que aquí. Alfonso Orce ha regalado a la saber primero qué material había En la Plaza de España se han hecho auténticas barbaridades Uno de los temas que más preocupa a Alfonso Orce, a la vista de lo que viene sucediendo en Sevilla, es el de las restauraciones cerámicas. Hoy existen en Sevilla personas preparadas para realizar estos cometidos. Él mismo sabe lo delicado que puede ser la recuperación de una pieza de cerámica, no sólo como artista que vive de la cerámica, sino como entendido en algo que ha estudiado en profundidad. A esto hay que añadir unos criterios conservacionistas que van unidos a su formación académica en la Facultad de Bellas Artes en la especialidad de Restauración. Por eso, Orce no entiende cómo muchas veces se deja de lado a especialistas sevillanos de reconocido prestigio en el exterior, y se recurre a gente de fuera. El ejemplo más sangrante- cuenta Orce- son las restauraciones que se hicieron en la Plaza de España en los años previos a la Expo. Fueron dos etapas. En la primera de 1987 se hicieron auténticas barbaridades, e incluso se sustituyeron paños enteros de azulejos. Pero lo peor vino después, en 1992. He podido examinar muchas de estas intervenciones y la mayoría dejan mucho que desear, son nefastas puede estar en la falta de presupuesto y el poco valor que algunas instituciones dan a la cerámica: Un cuadro se estudia, se presupuesta y se valora. La cerámica, no. También en otros lugares, como en el Museo de Bellas Artes, Alfonso Orce ha visto algunas actuaciones que no son buenas. Hay que volver al mortero antiguo, a la cal y arena, pues no hay nada peor para el azulejo que el mortero de cemento, ya que a la hora de despegarlo para su restauración o traslado aparecen muchas dificultades técnicas con el consiguiente riesgo para la obra. Entre los años 60 y 80 se empleó bastante el cemento Sustitución de piezas Por otro lado hay que tener en cuenta que hasta hace poco, se seguían unos criterios sustitutivos. Barnices inadecuados Es decir, que tanto en la Plaza de Alfonso ño entiende cómo se ha España como en la de América, a permitido el empleo de colores y lo largo de este siglo se han ido barnices inadecuados, que lejos de sustituyendo muchas de sus pieproteger las obras, la han oscure- zas originales. Algunas de estas cido: se sustituyeron muchas pie- obras son ya históricas y tienen su zas originales por otras sin valor, valor, como las que se realizaron a realizadas por talleres que ni si- finales de los años 50 en los tallequiera conozco. También he ob- res de Pedro Navia. Pero es que servado nuevas firmas encima de entonces no existían los criterios las auténticas. Todo esto supone conservacionistas de hoy. Por una lamentable degradación de eso es lamentable que en esta década de los noventa se haya acnuestro patrimonio histórico Una de las raíces del problema tuado con tan poco respeto Escuela de cerámica Para enseñar cosas como ésta y todo lo que entraña el mundo de la restauración cerámica, Orce propone la creación de una escuela especializada en cerámica en la que se puedan formar, con toda la garantía que merece, los futuros restauradores. Así se evitarían muchos desastres.
 // Cambio Nodo4-Sevilla